Formación

Hasta que Cristo sea formado

El mensaje de los falsos maestros en la Biblia, era de imponer a los cristianos requisitos de la ley como parte del evangelio.

THD-Arq. Mario Cortés / Articulista/

El origen de este tema, no fue el ejercicio intelectual de la academia, aunque no se puede prescindir de ello.

Es un pensamiento personal, una confrontaci√≥n directa que el Se√Īor me hizo ante G√°latas 4:19 y que a medida que ahondaba en el tema me quedo claro que es valioso compartirlo, al menos una s√≠ntesis, con el prop√≥sito de que juntos como cuerpo de Cristo, seamos mutuamente edificados.

Empiezo indicando lo obvio y b√°sico, el vers√≠culo est√° no solo en el contexto de un cap√≠tulo sino de la Ep√≠stola, como un todo y esta nos ense√Īa que despu√©s de la salutaci√≥n, el ap√≥stol Pablo menciona el problema que exist√≠a con los G√°latas (1:6-9).

Lo anterior, posterior a que Pablo hab√≠a compartido el evangelio de la gracia, pero los cristianos de Galacia pusieron o√≠dos y aceptaci√≥n a otras ense√Īanzas que eran contrarias al evangelio apost√≥lico.

Pablo comienza su exhortación (v. 6), con sorpresa de que se hubieran alejado del evangelio.

La palabra griega methístemi (v. 6) tiene la idea de remover (la misma palabra se usa en Hechos 7:16 donde los huesos de los patriarcas fueron trasladados o removidos).

Los gálatas estaban a punto de dejar el evangelio apostólico, para trasladarse a otro. El cual era una falsificación del verdadero.

La palabra evangelio (euaggélion), significa buenas nuevas y son las que el apóstol mencionó en el v. 4.

El mensaje de los falsos maestros era de imponer a los cristianos requisitos de la ley (especialmente la circuncisión) como parte del evangelio.

El apóstol Pablo aclara que hay un solo evangelio (v. 7), pero el hecho de que algunos tenían en mente cambiar a los gálatas de sus creencias originales, lo que estaban haciendo era perturbar, provocando una sedición para estorbar lo que ellos habían alcanzado.

El método de cómo hacer esta perturbación, consistía en cambiar el evangelio.

Cuando esto se hace con el evangelio o con alguna parte de la Palabra de Dios, la fe es contaminada.

Que le cambien el evangelio es la peor tragedia que puede ocurrir a alguien. La pregunta inmediata ante tal afirmaci√≥n es ¬Ņc√≥mo ocurre esto?

Empezaremos indicando que el evangelio (verdadero o falso), tiene un dise√Īo con prop√≥sito y funci√≥n, as√≠ que, si cambias el dise√Īo, cambias el prop√≥sito y la funci√≥n.

¬ŅCu√°l es el prop√≥sito de Dios para con el ser humano?

Ser su imagen, por cuanto seg√ļn Genesis 1:26-27, la palabra ‚Äúimagen‚ÄĚ en el original es dem√ļt (semejanza).

Esta imagen es un arquetipo, es decir, un modelo original que sirve como pauta para imitarlo, reproducirlo o copiarlo, o prototipo ideal que sirve como ejemplo de perfección de algo.

Este concepto de imagen tiene una idea general y una espec√≠fica, en lo general, podr√≠amos indicar que ‚Äúporque somos la imagen de Dios, todo ser humano es valioso, por esto Dios decidi√≥ redimirnos por gracia‚ÄĚ, en lo espec√≠fico, todo redimido est√° predestinado (con destino previo) a Efesios 4:13:

‚Äúhasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un var√≥n perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo‚ÄĚ.

Y ¬Ņcu√°l ser√≠a la funci√≥n?

 ¬°Ser reflejo!  ¬Ņqu√© refleja?,  la imagen. La funci√≥n refleja o manifiesta la imagen.

Para entender c√≥mo se efect√ļa este cambio de dise√Īo original, lo mejor es ver Genesis 3:17.

Aqu√≠ empieza, con una oferta. La oferta debe aparentar ser ‚Äúverdadera‚ÄĚ y ser atractiva para que no solo capte la atenci√≥n, sino logre ser aceptada, para ello propone que los objetivos personales sean puestos en primer lugar, por encima del dise√Īo original de Dios para nuestras vidas. Santiago lo indica de este modo en Stg. 1:13-15

‚ÄúCuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni √©l tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia (epidsum√≠a: codicia, pasi√≥n, deseo) es atra√≠do y seducido. Entonces la concupiscencia, despu√©s que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte‚ÄĚ.

¬ŅQue se le pod√≠a ofrecer a alguien en el para√≠so, si lo ten√≠a todo, aparentemente, hasta una autoridad administrativa?, respuesta; ‚Äúser como dios‚ÄĚ.

Para lograr esto es necesario una sedici√≥n ya que el dise√Īo original pide obediencia, la implantaci√≥n del nuevo orden ser√≠a as√≠:

  • Desobediencia-cambio de autoridad.
  • Cambio de autoridad-cambio de funci√≥n
  • Cambio de funci√≥n, cambio de prop√≥sito.

Determinar quién es la autoridad legítima, es el Génesis de este proceso que busca sustituir lo original por lo falso.

 Al a ver de nuevo G√°latas 4:19, a la luz del contexto contempor√°neo y guardando el dise√Īo original en su prop√≥sito y funci√≥n, podemos decir que la pasi√≥n del ap√≥stol Pablo no era que √©l fuera el predicador m√°s reconocido, el m√°s prominente, que tuviera la red m√°s grande o el edificio m√°s inmenso y concurrido, la pasi√≥n de √©l era hasta que Cristo sea formado en el coraz√≥n de vosotros y la importancia de esto, se muestra en la intensidad superlativa de c√≥mo lo dice y lo procura al decir ‚Äúpor quienes vuelvo a sufrir dolores de parto‚Ä̬ī.

Gálatas 4:19, en su contexto nos deja entender que la estrategia y la guerra descrita líneas arriba, es la misma.

Pablo invierte un gran esfuerzo por ratificar quien es la autoridad legítima y como su propósito y función, no solo alcanzó a los Gálatas, sino como ha actuado en ellos en los capítulos 1 al 3 de manera general y en el 4 de manera más específica y personal.

El evangelio de la gracia es la verdad, lo autoritativo y Pablo se los dio a conocer a los g√°latas no como cosa de hombre, sino celestial (Gal 1:11-12).

Y les recuerda la legitimidad del pacto en el capítulo 3 y el beneficio alcanzado a través de él (Gal 3:26-29).

Al hacer esto, Pablo busca reenfocarlos en los propósitos y función originales, al afirmar la autoridad del Evangelio de la gracia En Cristo.

La sustitución de lo espiritual por lo carnal, es una batalla continua porque la carne es religiosa y es frecuente ver como esta se acomodada a formas y sistemas religiosos cuyo origen claramente antropocéntrico, de ahí que sus propuestas también lo sean, usando a Cristo como excusa, pero no como razón de ser.

El legalismo de los g√°latas solo es una manifestaci√≥n, pero no la √ļnica, Dios cuida el dise√Īo original con su prop√≥sito y funci√≥n, no lo pasa desapercibido nunca, de ah√≠ el trabajo de Pablo con dolores de parto por los g√°latas.

Pero tambi√©n vemos como los dem√°s ap√≥stoles buscan mantener a la iglesia enfocada en el dise√Īo original de Dios, un ejemplo de ello son las cartas a las iglesias en Apocalipsis.

 Dios est√° comprometido consigo mismo en formar el car√°cter de Cristo en sus redimidos, de ah√≠ que nadie deber√≠a compartir o predicar solo lo que sabe, sino predicar y ense√Īar lo que es.

Y nadie deber√≠a ser otra cosa que una manifestaci√≥n del car√°cter de Cristo, as√≠ es como llegamos a ser conocidos y llamados como ‚Äúcristianos‚ÄĚ, seg√ļn Hechos11:26, cristianos, ¬°peque√Īos cristos!

Estos fueron llamados cristianos no por profesar alguna posición teológica antropocéntrica perteneciente a alguna organización religiosa, o a un evangelio temático o terapéutico, fueron llamados cristianos por vivir la doctrina, no solo saberla.

Fue la formaci√≥n y manifestaci√≥n de Cristo en sus vidas lo que les gan√≥ el apelativo de cristianos, por eso estuvieron dispuestos no solo a vivir, sino a morir por Cristo. No predicaron, ni ense√Īaron religi√≥n, sino experiencia de vida En Cristo, no Con Cristo.

Esto es lo que Cristo ense√Ī√≥ y los ap√≥stoles remarcaron, un cambio de naturaleza y car√°cter, un cambio de prop√≥sito existencial que es trascendente, un cambio que es de adentro para afuera y no de afuera para adentro.

Tener claro esto nos mantiene enfocados en la meta a alcanzar por todo redimido, que Cristo sea formado en cada uno de nosotros.

Cuando hablamos de car√°cter ¬Ņde qu√© estamos hablando? Lo primero que tenemos que decir es que el car√°cter es algo que necesito cultivar y lo hago de manera intencional, el car√°cter es lo que brinda confiablidad, el car√°cter no es lo mismo que reputaci√≥n.

Tampoco es talento, ya que este es un don, un regalo de Dios, que si no se cuida puede ser confundido con car√°cter sobre todo si cae en caudillismo.

El carácter se prueba y forma en las dificultades, estas nos ayudan a tener una mente bíblica, peero también a aplastar el orgullo. Además nos ayuda a buscar a Dios en entrega absoluta, convirtiéndonos en discípulos y líderes maduros.

La b√ļsqueda intencional pasa no por alg√ļn m√©todo humano desarrollado en un sistema, sino por la entrega absoluta a la acci√≥n del Esp√≠ritu Santo que lo implementa en nuestras vidas ( 2 P:3-12).

El car√°cter de Cristo se evidencia en actos y convicciones concretas, de naturaleza doctrinal.

Pablo lo dejó muy claro en Gálatas 4:19, al sufrir dolores de parto, para que Cristo sea formado (morfóo) en cada uno de los redimidos y lo remarca en Hechos 20:18-21, al indicar que tiene un testimonio sólido y consecuente, que es humilde, compasivo.

Por eso es identificativo al punto de poder llorar con y por ellos, todo esto sin dejar de ense√Īar, amonestar y alertar, como parte de su llamado y el nuestro (Hechos20:28-31).

Al reflexionar en lo dicho, debemos preguntarnos si en lo personal y en lo ministerial, el norte, el objetivo, la raz√≥n de todo lo hacemos y decimos, est√° basado en que Cristo sea formado en cada uno de nosotros, guardando el dise√Īo original en su prop√≥sito y funci√≥n.

(Los comentarios, artículos de opinión, de testimonio o de formación espiritual, así como las informaciones que reproducimos de otros medios, sean noticias o debates, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).

 

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba