Formaci贸n

Existen lobbies antifamilia en Europa: son muy poderosos

Muchas de esas organizaciones聽se presentan en nombre de la libertad聽y del individualismo, pero聽promueven el relativismo, la divisi贸n de la familia y la crisis de identidad.

Pablo J. Gin茅s / Religi贸n en Libertad / Ilustraci贸n: Robolgo / Revista Com煤n /

FAFCE (www.fafce.org) es la Federaci贸n de Asociaciones Cat贸licas de Familia en Europa (usa el acr贸nimo en franc茅s), una organizaci贸n fundada en 1997 para llevar la voz de la familia ante las instituciones europeas e internacionales y tambi茅n para inspirar el desarrollo de redes de familias.

Cuenta con 34 organizaciones miembro de 20 pa铆ses (incluyendo 3 espa帽olas), tiene un estatus participativo en el Consejo de Europa y es parte de la Plataforma de Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea. Tambi茅n es candidata a formar parte del ECOSOC (Consejo Econ贸mico y Social de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas, en el que participan asociaciones).

FAFCE se basa en la Doctrina Social de la Iglesia Cat贸lica y promueve la belleza de la familia, su riqueza y la dignidad de cada uno de sus miembros. Su Secretar铆a General tiene la sede en Bruselas. Animan a las asociaciones cat贸licas defensoras de la familia a coordinarse en Europa a trav茅s de FAFCE.

Las elecciones en el Parlamento europeo implican un cambio relevante en la composici贸n de fuerzas pol铆ticas. Los partidos liberales, poco interesados en pol铆ticas familiares, se han debilitado. El Partido Popular Europeo y las derechas alternativas han crecido.

Hay muchos retos y temas para plantear a los pol铆ticos, algunos de ellos novatos en el Europarlamento (tras las elecciones, suelen ser nuevos la c谩mara la mitad de los europarlamentarios).

En una carta abierta a los nuevos diputados, FAFCE les ha planteado 5 campos de acci贸n

– Demograf铆a
– La familia como inversi贸n
– Equilibrio trabajo-familia
– Protecci贸n de la infancia
– Ecolog铆a integral

Vincenzo Bassi, Presidente de FAFCE, ha respondido a las preguntas de Religion En Libertad sobre c贸mo es la defensa de la familia en las instituciones Europeas.

– 驴Existen lobbies anti-familia en el Europarlamento y otras instituciones europeas?

– S铆, existen. Y son muy poderosos. Hemos visto mucho su influencia y su coordinaci贸n en Bruselas. Tambi茅n est谩n presentes en los Estados miembros.

Muchas de esas organizaciones se presentan en nombre de la libertad y del individualismo, pero promueven el relativismo, la divisi贸n de la familia y la crisis de identidad de la persona humana. Sabemos que tienen muchos recursos y son muchas organizaciones. 

En tama帽o, s贸lo en capital humano [trabajadores y colaboradores] tienen hasta 10 veces m谩s que la FAFCE.

– 驴Qu茅 buscan esos lobbies anti-familia?

– Divide y vencer谩s: esto es lo que promueven. Buscan dividirnos, empezando por la familia y siguiendo con la divisi贸n de cada uno, de nuestra propia identidad y cuerpo dados por Dios.

Quieren transformar al hombre en mero consumidor, una idea que se enfrente a la visi贸n popular que es de la familia.

– En Espa帽a existen asociaciones profamilia, asociaciones de padres, asociaciones cristianas… 驴qu茅 pueden hacer para ser m谩s eficaces a nivel europeo?

– Es fundamental estar presentes en Europa y tener una voz. Es muy bueno que las asociaciones profamilia est茅n muy presentes en su terreno, en su pa铆s, pero no basta, tambi茅n hay que estar aqu铆 en Bruselas.

La FAFCE tiene esta tarea de representarlas a todas. Tenemos ya tres asociaciones espa帽olas que forman parte de nuestra Federaci贸n con estatuto de observador: el Foro de la FamiliaEnraizados en Cristo y la Sociedad y la ACdP (Asociaci贸n Cat贸lica de Propagandistas).

Esta 煤ltima asociaci贸n acaba de ingresar y cuenta con integrarse en la FAFCE como miembro de pleno derecho el a帽o que viene. Estamos muy orgullosos de representarlos a todos.

– Hay gente que piensa que Europa y sus leyes quedan lejos…

– Durante la campa帽a se ha dicho que hoy la mayor parte de las leyes de un pa铆s llegan desde Europa. Europa tiene un impacto real en nuestro d铆a a d铆a. Antes solo era en temas de competencia exclusiva de la UE.

Ahora, cada vez m谩s, nos estamos metiendo en terreno pantanoso, tocando temas de soberan铆a nacional, incluyendo asuntos morales y 茅ticos. Esto es muy peligroso.

禄El caso m谩s obvio fue la propuesta de muchos partidos, incluyendo de Espa帽a, de pedir que el aborto se inscriba como derecho en la Carta Europea de Derechos Fundamentales [lea aqu铆 sobre esa votaci贸n]. Jur铆dicamente sabemos que esto no es posible. Pero, hoy en d铆a, parece que el consenso pol铆tico manda.

 La respuesta no es estar 芦en contra de Europa禄. Necesitamos Europa, pero una Europa anclada en su origen popular, que habla con las comunidades.

No queremos una Europa que solo crea normas y leyes que no son entendidas por los pueblos. Pero s铆 queremos una Europa que aplica la subsidiaridad y que une a sus comunidades.

Lo que falta es el esp铆ritu popular que inspiraba a los padres fundadores del proyecto europeo. As铆, distinguimos entre el populismo y el esp铆ritu popular. El pueblo no significa individuo, sino comunidades de familias.

– 驴Tienen miedo en FAFCE de que se usen normativas europeas contra el libre debate de ideas sobre la familia?

– No hay que tener miedo. Hay que ser astutos y, sobre todo, incansables. No podemos quedarnos dormidos en los laureles, porque lo pol铆ticamente correcto puede quitarnos la libertad.

La libertad de expresi贸n, de religi贸n y de conciencia es algo que nos vemos obligados a defender a diario en la teor铆a y en la pr谩ctica. Por eso hay que hablar, y hablar mucho. Desde el respeto, pero tambi茅n desde la verdad.

– El documento Europa S茅 T煤 Misma de los obispos europeos, la Conferencia de Iglesias (CEC) y los parlamentarios ortodoxos piden a la UE un di谩logo regular con las iglesias (Tratado de Lisboa, 3,17), porque ni se las invita ni se las escucha…

– S铆, hay que insistir con todos los grupos pol铆ticos, pedir que respeten este di谩logo institucional, sin excepci贸n. Hay que pedir coherencia con lo del 芦respeto a la diversidad禄. Hay que defender el pluralismo. Esto es esencial.

Creo que, con el globalismo de hoy en d铆a, los cristianos somos los 煤nicos verdaderos garantes del pluralismo: donde todos est谩n de acuerdo, nosotros somos diferentes. Y temas como los de la vida y de la familia son buenos ejemplos.

 Hay que seguir estando presentes y confiar. Yo sugerir铆a eso, no dejar de estar, aunque eso requiera recursos. Para eso, las Iglesias necesitan el apoyo de las familias cristianas en Europa. Cada uno tenemos que convencernos de esta necesidad y aportar cada uno el granito de arena que podamos.

– 驴Qu茅 cosas pueden hacer mal los nuevos europarlamentarios contra la familia?

– Lo peor que puede hacer un diputado es no hablar de la familia con la verdad por delante. Hay que reconocer la funci贸n esencial de la familia en la sociedad.

No podemos hablar de ni帽os como si fueran champi帽ones que crecen solos en el campo. No podemos hablar de soluciones si no hablamos de la familia, que es la c茅lula primaria de la sociedad.

 No podemos hablar de dignidad humana ni de derechos de los trabajadores, sin hablar de la familia. Lo mismo con la soledad, el cambio digital, la ecolog铆a y la salud mental.

La familia es el centro y sin la familia no hay soluciones. Por ello, si ignoramos a la familia, ignoramos la realidad. Nosotros intentamos evitarlo hablando de la familia con todos los que nos quieren escuchar, sin filtros.

– 驴Qu茅 pueden hacer por la familia en Europa los peri贸dicos digitales, los blogs, los influencers, los podcasts, youtubers, etc…?

– Pueden hacer much铆simo hablando de la familia. La familia es la base fundamental de la sociedad. No es una ideolog铆a, es una realidad. Necesitamos que los medios den protagonismo a la familia. 

Las redes familiares promueven la solidaridad entre generaciones y evitan la pandemia de aislamiento que tenemos en nuestras sociedades.

 Recomiendo a los que trabajan en los medios que contacten con nuestra oficina para utilizar nuestra experiencia, alzando la voz de la familia en estos momentos tan importantes.

RETOS DE LA FAMILIA EN EUROPA seg煤n Vincenzo Bassi, presidente de FAFCE:

 Invierno demogr谩fico: 芦Nos estamos congelando en un invierno demogr谩fico. Las tasas de natalidad han ca铆do en picado y la pandemia de la soledad se ha extendido por todo el continente. Necesitamos que nuestras instituciones europeas dediquen recursos y capital humano a comprender sus causas profundas, as铆 como a invertir en una primavera demogr谩fica para el continente. Sin solidaridad intergeneracional, no podemos empezar a hacer frente a los numerosos retos que tenemos ante nosotros. Para ello hay que dar prioridad a las familias y a los ni帽os, sin los cuales no hay futuro禄.

– Defender el domingo, d铆a com煤n de descanso: 芦Es posible tener una Europa en la que los trabajadores seamos productivos y tambi茅n podamos disfrutar de un valioso tiempo en familia. 

Las madres y los padres necesitan un equilibrio entre la vida laboral y familiar, por el bien de sus hijos, de ellos mismos y de la sociedad en general.

Las madres embarazadas, en particular, deben gozar de protecci贸n legal y tener la posibilidad de poner en pr谩ctica su creatividad y esp铆ritu emprendedor, adem谩s de la maternidad. Tambi茅n debe promoverse el derecho a la desconexi贸n, estableciendo el domingo como d铆a com煤n de descanso禄.

– Ecolog铆a a favor de la familia, no contra los ni帽os: 芦El problema no son los ni帽os, sino el consumismo. No hay ecolog铆a sin persona; no hay persona sin familia. Por tanto, no hay ecolog铆a sin las familias y las comunidades de familias en el coraz贸n de la transici贸n禄.

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba