OPINI脫N

El ciego Bartimeo

 Marconey Araya / articulista/
 
La esperanza que Jes煤s hab铆a despertado en el mendigo ciego Bartimeo era imparable. Nadie pod铆a acallar aquel grito.
Cuando oy贸 que quien pasaba por all铆 era Jes煤s, encontr贸 su oportunidad y comenz贸 a dar voces y gritos… pero el grito o los gritos de los pobres molestan a los que creen estar integrados en la sociedad. Dice el texto que 鈥渕uchos le reprend铆an鈥 驴acaso estar铆an los disc铆pulos de Jes煤s entre aquellos que quer铆an callar aquel grito? Pero Bartimeo no hac铆a caso, no pod铆a obedecer… era su gran oportunidad, declararse en rebeld铆a contra los que quer铆an acallar su grito.
 
Jes煤s se detuvo. 脡l no pod铆a pasar de largo. Jes煤s hoy tambi茅n est谩 detenido al lado de los sufrientes y necesitados del mundo. Somos nosotros, los que nos decimos ser sus seguidores, los que no nos detenemos ante este grito.
脡l nos dio ejemplo. Ejemplo que si no seguimos puede hacer que caminemos por el mundo con una fe muerta, eliminada por los excesivos rituales insolidarios, hip贸critas como sepulcros blanqueados por fuera.
Detenernos como lo hizo Jes煤s. Es lo que creo, que deber铆an hacer los creyentes ante el grito de los marginados y necesitados del mundo. Es una pena que ese grito sea silenciado y que se haya resignado.
Hoy, m谩s de medio mundo en pobreza, permanece callado y resignado… quiz谩s porque no ha encontrado eco a su grito. Se les ha destrozado la garganta y el coraz贸n… pero Jes煤s  par贸. Jes煤s se detuvo para sorpresa de la multitud. Nunca fue sordo al grito de los necesitados . Nunca pas贸 de largo.. 
 
Los creyentes del mundo, los disc铆pulos del Maestro, nos deber铆amos parar ante el grito de los necesitados y oprimidos del mundo. Y cuando ese grito no resuena como una gran sirena atronadora, nosotros deber铆amos iniciar el grito para que ellos, tocados por la esperanza, se pusieran a gritar junto a nosotros.
Un grito de esperanza, un no a la injusticia y al desigual reparto, un no al robo de dignidad de tantas personas en el mundo.
Los cristianos deber铆amos ser inconformistas, con un inconformismo positivo, transmisores de esperanza… hasta contagiar a los necesitados del mundo para que no caigan en la resignaci贸n. Alguien tiene que detenerse y reflexionar. 
 
Jes煤s ya no est谩 corp贸reamente entre nosotros, pero nos asiste con su Esp铆ritu. Nos corresponde a sus seguidores pararnos al lado del lacerado, del apaleado y tirado a los m谩rgenes del camino, y hacer visible la presencia de Dios en esta tierra. 
 
驴Soy yo de los que se detienen ante el grito de auxilio del pr贸jimo sufriente, o soy de los que tratan de callarlo?.
 

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba