Internacionales

Israel entre dos presidentes

 Teniente coronel (res.) / Dr. Mordechai Kedar /

Mientras el presidente electo Joe Biden comienza a formar su administraci贸n, Israel debe prepararse tanto para el per铆odo de transici贸n que conduce a la transferencia de poder el 20 de enero de 2021 como para los siguientes cuatro a帽os.

Una de las realidades a las que Israel tendr谩 que adaptarse durante la administraci贸n de Biden es que probablemente Barack Obama desempe帽ar谩 un papel, de manera oficial o no, como asesor sobre seguridad nacional o asuntos pol铆ticos. Esto significa que Israel necesita comenzar a tener conversaciones con miembros de la emergente administraci贸n de Biden en lugar de avanzar, en los 煤ltimos d铆as del mandato de Trump, para lograr objetivos que la administraci贸n de Biden no aceptar谩.

Se ha sugerido que Israel deber铆a aprovechar los meses restantes de la presidencia de Trump para extender la soberan铆a sobre partes de la Ribera Occidental. Hacerlo har铆a eco del enfoque de Barack Obama, quien durante su propia transici贸n fuera de la Oficina Oval en diciembre de 2016 apoy贸 la Resoluci贸n 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU totalmente antiisrael铆, rechazando la solicitud del entonces electo presidente Trump de que no lo hiciera.

Aplicar la soberan铆a israel铆 a partes de la Ribera Occidental [Cisjordania] durante los pr贸ximos dos meses sin coordinaci贸n con la entrante administraci贸n de Biden podr铆a perturbar tanto a esa administraci贸n que se podr铆a ejercer presi贸n para declarar ileg铆tima toda la soberan铆a israel铆 en la Ribera Occidental. La implementaci贸n de la soberan铆a podr铆a incluso resultar en la imposici贸n de sanciones estadounidenses a Israel (en relaci贸n con los asentamientos, la soberan铆a o ambos), una medida que ser铆a respaldada de todo coraz贸n por miembros del Congreso tales como Rashida Tlaib, Ilhan Omar y el senador Bernie Sanders.

Israel debe asimilar el hecho de que el Partido Dem贸crata de hoy no es el mismo partido que era hace ocho a帽os. Se ha vuelto extremista de alguna manera, un proceso que se intensific贸 dr谩sticamente en respuesta a la entrada de Trump a la Casa Blanca y se aceler贸 a lo largo de su mandato de cuatro a帽os en respuesta a sus pol铆ticas, tanto nacionales como extranjeras. Las posiciones pro-palestinas y anti-Israel se han multiplicado y aumentado su control sobre los distritos electorales dem贸cratas. Ya se est谩n escuchando voces que sugieren la reapertura de las oficinas de la Organizaci贸n de Liberaci贸n de Palestina en Washington y el traslado de las actividades de la embajada de Estados Unidos a Tel Aviv desde Jerusal茅n.

Pero el problema m谩s complicado con la aplicaci贸n de la soberan铆a en este momento concierne a los Emiratos 脕rabes Unidos, Bar茅in y Sud谩n, y tambi茅n (impl铆citamente) Arabia Saudita. Estos pa铆ses ver谩n una implementaci贸n israel铆 de la soberan铆a sin coordinaci贸n previa con ellos como evidencia de fraude israel铆, porque la excusa para normalizar las relaciones con Jerusal茅n fue el acuerdo de Israel de posponer indefinidamente la aplicaci贸n de la soberan铆a en la Ribera Occidental. Si Israel responde a la p茅rdida de Trump retir谩ndose inmediatamente de su compromiso de no hacer cumplir la soberan铆a, los nuevos amigos de Jerusal茅n sentir谩n que los ha enga帽ado. Ese sentimiento seguramente ir谩 en contra de los intereses israel铆es.

Durante el per铆odo interino antes de que Biden asuma el cargo, Israel debe comunicarse con los l铆deres de Emiratos 脕rabes Unidos, Bar茅in, Sud谩n, Arabia Saudita y Egipto con miras a establecer un bloque conjunto para comparecer juntos ante la nueva administraci贸n. Ese bloque presentar铆a un frente unido en estos temas: que Estados Unidos no se doblegue ante Ir谩n con respecto al expediente nuclear, que no levante las sanciones a Ir谩n y que no permita que Teher谩n interfiera en los asuntos de otros pa铆ses. Esta coalici贸n puede eventualmente dar o no la aprobaci贸n t谩cita a Israel para aplicar la soberan铆a a partes de la Ribera Occidental, pero Jerusal茅n no deber铆a continuar con ning煤n plan de este tipo sin una coordinaci贸n previa con estos pa铆ses. De hecho, la coordinaci贸n con los nuevos amigos de Israel en el mundo 谩rabe y musulm谩n es m谩s importante que la coordinaci贸n con la entrante administraci贸n de Biden, por vital que sea.

Durante los pr贸ximos dos meses, Israel puede alentar la b煤squeda de una soluci贸n al problema de lo que sucedi贸 con la Autoridad Palestina despu茅s de que Ham谩s la despedazara hace 13 a帽os, y antes de que la Autoridad Palestina, durante los ocho a帽os de gobierno de Obama, se convirtiera en un Estado terrorista fallido y corrupto basado enteramente en el odio a Israel.

Jerusal茅n deber铆a respaldar un plan para los Emiratos Palestinos en el que se construyan siete emiratos separados e independientes en las ciudades de Jenin, Nablus, Tulkarem, Qalqilya, Ramala, Jeric贸 y Hebr贸n 谩rabe en Cisjordania. Una vez que se establezcan los Emiratos Palestinos, Israel podr谩 aplicar la soberan铆a a las 谩reas rurales. Biden, Harris y Obama no podr谩n revivir la escler贸tica y autodestructiva Autoridad Palestina y los pa铆ses de la coalici贸n no derramar谩n muchas l谩grimas por su final.

Al acercarse a la administraci贸n Biden como un frente unido, Israel y sus cinco amigos en el mundo 谩rabe estar谩n en una posici贸n muy mejorada. Como dijo Esopo en el siglo VI a. C., unidos permanecemos de pie; divididos caeremos.

Tal alianza puede ser 煤til no solo en el tema iran铆 sino tambi茅n en otro tema clave: las aguas del Nilo. Han surgido tensiones entre Egipto y Etiop铆a por una presa que Etiop铆a construy贸 en el r铆o y que amenaza con cortar el flujo de agua a Egipto a niveles peligrosos.

Si esta alianza se basa en el escenario de Oriente Medio como grupo activo, probablemente se unir谩n otras naciones 谩rabes e isl谩micas. Los pa铆ses que podr铆an estar interesados 鈥嬧媠on Irak, Marruecos, Om谩n, Kuwait, Mauritania, Chad y N铆ger. A medida que la alianza crece es probable que su peso pol铆tico aumente a los ojos de la administraci贸n Biden, y todos los Estados miembros ser谩n beneficiarios, tanto de su cooperaci贸n interna como de su capacidad para presentar un bloque unificado a la administraci贸n estadounidense.

驴Es esto una utop铆a? Absolutamente no. Hace un a帽o ni siquiera hubi茅ramos so帽ado con la normalizaci贸n con Emiratos 脕rabes Unidos, Bar茅in y Sud谩n. Y si Trump deja el cargo el 20 de enero, tras el colapso del r茅gimen iran铆, ser铆a un diamante en la corona del legado de Trump.

Fuente: BESA  Centro Begin-Sadat de Estudios Estrat茅gicos

El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estrat茅gicos. Se desempe帽贸 durante 25 a帽os en inteligencia militar de las FDI, especializado en Siria, discurso pol铆tico 谩rabe, medios de comunicaci贸n 谩rabes, grupos isl谩micos y 谩rabes israel铆es, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba