Nacionales

Entre el gobierno del rey Acaz y el nuestro

Rigoberto Vega Alvarado / IINDEF/

El Rey Acaz fue un rey profundamente religioso, pero alejado de Dios. 

Fue el peor rey gobernante que tuvo Judá en toda su historia, sobrepasó en mucho a sus antecesores. Solo como un ejemplo en el relato de su vida, se menciona el siguiente hecho por este rey perverso y religioso, pero sin temor de Dios. Por supuesto un total contrasentido.

“…y aun hizo pasar por fuego a su hijo, según las prácticas abominables de las naciones que Jehová echó de delante de los hijos de Israel ….” (2 Reyes 16:3)

Esto describe la participación del rey Acaz en la adoración a Moloc. El dios pagano (o, demonio, con más exactitud). Moloc era adorado calentando una estatua de metal representando al dios hasta que estaba ardiendo, y entonces colocaban a un niño vivo en las manos estiradas de la estatua, mientras los tambores ahogaban los gritos del niño hasta que este moría quemado.

Si esto nos horroriza y nos causa estupor, además de un profundo sentimiento de rechazo, yo tendría que decir que lamentablemente hoy día  no es en las manos de una estatua de hierro donde se están poniendo a nuestros niños y a nuestras nuevas generaciones para ser muertos y destruidos  -muertos moral y espiritualmente- sino que también en cuanto a sus principios,  valores y nuestras tradiciones culturales folklóricas y autóctonas.

Toda esta destrucción de la niñez producida por el rey Acaz ayer, igual sucede hoy con el beneplácito de dos actores sociales, a saber:

  1. Nuestros Acaz modernos y actuales o sea nuestros gobernantes
  2. El segundo actor, nosotros como ciudadanos y actores sociales quienes además somos y nos declaramos creyentes religiosos.

 Â¿Por qué digo esto?, porque debo de recordarles, que  ningún gobierno o gobernante hasta el día de hoy en Costa Rica se ha impuesto a la fuerza sino que un pueblo, libre , soberano y democrático los ha elegido y se ha decidido por ellos aun sabiendo de antemano de sus posiciones ideológicas en el campo de la moral y los principios y los valores. 

Lo más preocupante es que además de ser todo lo anterior – hablando de ese pueblo que los ha elegido también- es que ese pueblo se declara profundamente cristiano, sea católico o sea evangélico.

No se vale ahora que ese inmenso pueblo cristiano y su laicado de católicos y evangélicos, vengan ahora a pedir pronunciamientos en contra de los gobernantes y sus actuales actos por parte  de los líderes y de las instituciones oficiales que los representan, quienes claramente advirtieron  estos peligros tanto así, que ambas instituciones fueron sancionadas legalmente, más sin embargo el laicado prefirió el camino de ignorar a sus líderes y optaron por poner a los actuales gobernantes, religiosos si, pero alejados de Dios también.

No sé que causa más dolor vergüenza y estupor, si el rito de antaño del rey de Judá quien escudándose en su religiosidad y su dios Moloc, o la práctica asquerosa de hoy de nuestros gobernantes modernos y progresistas religiosos, sí, pero sin temor de Dios también.

 Gobernantes, quienes escudándose en la ideología de género, la igualdad y los derechos humanos, están poniendo a nuestros hijos y a nuestra sociedad en las manos de la inmoralidad sexual y el libertinaje, para quemarlos así a fuego lento bajo el adoctrinamiento de una ideología inmoral y aberrante.

Por supuesto que no estoy de acuerdo con ninguna de las situaciones acaecidas ni con la de antaño y mucho menos con la actual, no obstante en nuestro caso, ese fue el gobierno que el pueblo eligió libre y soberanamente y como bien vive diciendo Rodolfo Piza  â€¦ “a golpe dado no hay quite… y lo que toca es … a Dios rogando y con el mazo dando”.

Mientras tanto, sigamos orando por nuestros gobernantes y nuestra Costa Rica amada y querida .

Puede leer también: «Matrimonio homosexual en México es una moda»

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba