OPINIÓN

Earendel afirma la existencia de Dios

Dr. Carlos Araya Guillén /

Dice la palabra de Dios en el Salmo 19:1 (RVR 1960) que “Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento proclama la obra de sus manos”.

Este verso escrito por el rey David hace más de 3,000 años nos revela que Dios es glorificado en su existencia, su grandeza, su poder, majestad y esplendor.

También en la realidad material de su presencia divina en una estrella ignorada por miles millones de años.

Hace pocos días el Telescopio Hubble de la NASA logró captar la estrella EARENDEL a una distancia de casi 13 mil millones de años luz desde la tierra, es decir, la luz de esta “estrella de la mañana” (significado de su nombre) viajó por el espacio ese largo período de tiempo hasta llegar a nuestro planeta.

El hallazgo es sorprendente. Supone no solo la posibilidad de estudiar los orígenes del universo y la temprana formación de estrellas, sino que también confirma la existencia de una mente (sustancia) inteligente (acto puro) capaz de crear, sistematizar, ordenar y moldear realidades físicas que sobrepasan el entendimiento humano.

Asimismo, nos muestra un ajuste fino de la creación de Dios. Las leyes físicas están presentes en todos los más remotos rincones de nuestro universo. No son fruto del azar ni una casualidad. La misma teoría del Big Bang no niega la realidad de Dios, por el contrario, en la singularidad del cosmos, en su expansión cotidiana y en la complejidad de su matemático funcionamiento, está revelada la mano del Altísimo escribiendo que nada es aleatorio. 

Aleluya, alabemos a Dios en su majestuoso firmamento. Ayer, hoy y siempre los cielos nos recuerdan tus maravillas señor Dios de los Ejércitos. Amén.

(Los comentarios y artículos de opinión o de formación espiritual, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).

 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba