OPINIÓN

La valentía de Casiodoro de Reina en el siglo XVI

Fue perseguido persistentemente por la inquisición y por los espías de Felipe II, quien puso precio a su cabeza por sus ideas bíblicas.

Al conmemorar el 450 aniversario de la publicación de la ‘Biblia del Oso’ de Casiodoro de Reina. Sello de Correos (España), lo ubicó en una estampilla, reconociendo su mérito.

Carlos Araya-Guillén / Articulista /

Casiodoro de Reina (1520-1594), español, de la orden de los jerónimos, convertido al protestantismo, publica el 28 de setiembre del año 1569 en Basilea (Suiza), la primera traducción completa de la Biblia (2600 ejemplares), traducida al castellano desde los textos originales hebreo, arameo y griego.

Fue conocida como la Biblia del Oso, por su llamativa imagen de un oso en la portada disfrutando la miel de un panal.  

Fue publicada en la imprenta de Thomás Guérin y no en la del impresor Samuel Biener como se creyó durante años.

Perseguido persistentemente, por la inquisición y por los espías de Felipe II, quien puso precio a su cabeza por sus ideas bíblicas, causa que lo lleva a huir del monasterio de San Jerónimo Sevilla (España), antes de que pudiera ser encarcelado y quemado vivo.

Lo acompaña, entre otros monjes y amigos, Cipriano de Valera. Se refugia en Ginebra (1557).

Gracias a la protección del banquero Marcus Pérez, también converso al protestantismo, logró financiar su proyecto de traducir y publicar la Biblia en castellano para que, en España, la mayoría del pueblo que no hablaba el hebreo, el arameo, el griego y el latín, pudieran leer la Palabra de Dios sin intermediarios.

Su traducción logró que la lectura de las Sagradas Escrituras no fuera un privilegio de muy pocos españoles, sino un derecho de libertad personal de buscar a Dios por parte de los españoles, los judeocristianos conversos, los moriscos (descendientes musulmanes que vivían en España) y otros pobladores Ibéricos.   

Actualmente millones de personas en todo el mundo leen la Biblia traducida por Casiodoro de Reina.

Fue un verdadero e intrépido héroe al publicarla Biblia en lengua vernácula (en este caso el español), puesto que estaba severamente prohibido.

Arriesgó su vida en aras de la libertad religiosa y el conocimiento de la verdad bíblica. Con valentía cuestionó la hegemonía sobre la lectura e interpretación de los textos bíblicos que tenía la Iglesia. Fue amenazado, perseguido y acusado de hereje.

Por eso, cuando la inquisición descubrió, un envío de Biblias en español que hizo Casiodoro a España, desde otro país, en el año 1585, sentenció: “Biblia en español, cuviertas de ojas del calepino, se prohiven”. (cita original, se conserva la grafía).

Esto porque se ocultó la portada original y fue sustituida por una cubierta delantera perteneciente al conocido Diccionario, en aquella época, de Calepino. Las Biblias traducidas al español eran quemadas.

Casiodoro de Reina llevó una vida difícil, prófuga y huyendo de país en país, para no ser torturado y quemado vivo por el alejarse de la ortodoxia católica y  traducir al castellano las Sagradas Escrituras.  Tanto que, en el año 1562, en Sevilla, el Santo Oficio al no poder capturarlo quemó su efigie en un “auto de fe”.

Fue un hombre cristiano de brillante y sabia inteligencia. Una importante figura del renacimiento por la difusión de sus ideas humanistas, la defensa de la libertad de pensamiento y la tolerancia, principios esenciales de su vida.

Combatió con la fuerza de la verdad bíblica el rígido dogmatismo de la época. Abrió las puertas a un cristianismo fiel a las enseñanzas fundamentadas en la lectura directa de la Biblia.

Que este setiembre de 2022, mes de la Biblia, sea propicio para hacer memoria agradecida de Casiodoro de Reina, por su osadía de traducir la Biblia completa, por primera vez, al español.

Consciente de que podía ser torturado y quemado vivo, no sintió temor y actúo con decisión y firmeza para dar a conocer el evangelio de Jesús, sus buenas nuevas de esperanza, gozo y salvación para la humanidad.

(Los comentarios, artículos de opinión, de testimonio o de formación espiritual, así como las informaciones que reproducimos de otros medios, sean noticias o debates, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba