Mitad de los cantones de Costa Rica con COVID-19

Róger Murillo/periodicomaranata.com/

Ya son 43 los cantones de Costa Rica que presentan COVID-19, sumando hoy jueves 26 de marzo, 30 casos adicionales, para un total de 231.

Así lo informó el doctor Daniel Salas, ministro de Salud en conferencia de prensa desde Casa Presidencial, quien agregó que el rango de edad se mantiene de 2 a 82 años, con 101 mujeres (44%) y 130 hombres (56%), de los cuales 209 son costarricenses y 18 extranjeros.

Explicó, que de las seis personas que están internadas, cinco están en cuidados intensivos.

Dijo, que hay ocho casos que están en análisis para ser dados de alta, lo cual significaría que ya el virus no está presente.

Los 30 casos de hoy, representan el mayor pico presentado en el país, desde el primer diagnóstico dado el 5 de marzo.

Mencionó, que Alajuela es la provincia que tiene más casos (45), seguido por San José con 16.

Autorizan a nuevos laboratorios

Don Daniel Salas también comentó, que el Ministerio de Salud dio la autorización a nuevas entidades para que realicen la prueba del COVID-19, las cuales se suman a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y a INCIENSA.

Ellos son los laboratorios: Labín, Paéz y San José, así como el Hospital Metropolitano y la Clínica Bíblica.

Parte de la condición que ha solicitado el Ministerio de Salud, es que en cuanto aparezca un caso confirmado, se reporte a las instituciones respectivas.

Don Daniel insistió, en que en estos momentos en que la “guerra” apenas comienza, la ciudadanía no puede bajar la guardia, por cuanto eso sería de mucho riesgo, ya que, si hubiese contagios masivos, podría colapsar el sistema de salud.

 Estafas de inescrupulosos

El ministro de Salud, don Michael Soto, denunció que personas inescrupulosas están visitando hogares haciéndose pasar por funcionarios del Ministerio de Salud, supuestamente para desinfectar el hogar, pero el objetivo es el robo.

Dijo que, indican que les van a hacer un donativo, pero los móviles son el ingreso a las viviendas.

Subrayó, que otros se hacen pasar por funcionarios de la Organización de los Estados Americanos (OEA), con el argumento que les harán ayudas económicas, a cambio de que les suministren datos personales.

También están los que se hacen pasar por representantes de empresas fiduciarias o de bancos del estado, los cuales supuestamente “están ofreciendo préstamos rápidos, para subsidiar la crisis”, pidiendo información familiar y claves de cuentas.