Analistas revisan causas de derrota de Fabricio Alvarado

(II parte del análisis de las pasadas elecciones en Costa Rica)

Róger Murillo /periodicomaranata.com/

Ya han pasado varios días de la derrota del Partido Restauración Nacional (RN)  en las urnas electorales costarricenses y es bueno hacer una revisión tranquila, con la mente fría y procurando poner los pies sobre la tierra.

En primera instancia hay que  dejar  algo claro, sin Fabricio Alvarado este partido apenas hubiera logrado alcanzar un diputado por la provincia de San José y eso,  a miles costos.

De lo anterior se desprende un gran tema para analizar eventualmente, el surgimiento de un nuevo líder en esta agrupación, que es la cara que el pueblo conoce, el hombre de los debates, los discursos y las conferencias de prensa. El comunicador de verbo fácil, el carismático y sobre todo un hombre que demostró que la gracia de Dios estaba con él y que transmitió eso a las más de ochocientas mil personas que votaron por Restauración Nacional (RN).

Pero a la vez, surgen otras incógnitas para ser dilucidadas más adelante: ¿Qué pasará con este partido en el futuro?, ¿Volverá Fabricio dentro de cuatro años ya con más madurez?,¿Tendrá el ánimo para exponer su familia, que fue amenazada de muerte y que le podría pasar otra vez lo mismo?, ¿Valdrá la pena tanto desgaste espiritual, físico y emocional?,  ¿Debe el liderazgo actual de RN, hacerse a un lado y dar el paso a una nueva generación liderada por Fabricio?, ¿Tiene el partido una plataforma firme para mantenerse unido de verdad en su estructura interna?,¿Qué pasará con los otros partidos políticos, como Alianza Demócrata y Renovación Costarricense, acaso deben formar filas todos en un nuevo proyecto político?

Bueno, de momento no tenemos esas respuestas, pero mientras tanto, en esta segunda entrega sobre el análisis político de nuestra campaña electoral, resumamos  algunas opiniones.

Para Ronald Alfaro del Centro de Investigaciones Políticas de la Universidad de Costa Rica (CIEP), en una entrevista con NC11, uno de los aspectos interesantes de esta campaña fue la alta indecisión de los votantes, que en un momento estaban con un partido y luego se pasaban a otro, esto no solo se dio en la primera ronda, sino que también ocurrió en la segunda.

Para Alfaro, Fabricio que tuvo un resultado extraordinario en la primera etapa, no logró remontar en la segunda porque Restauración no sostuvo el voto logrado en las zonas que fueron su reducto en la etapa anterior.

Según este analista, hubo falta de sostenibilidad entre el discurso de la primera ronda comparado con el de la segunda etapa, donde faltó un tema fuerte para explotar.

Expresa que, en los últimos estudios del CIEP-UCR, realizados semanas antes de las elecciones del primero de abril, ya se percibía que muchos de los partidarios de Liberación, PUSC, PIN y Republicano, se inclinaban hacia el lado del PAC.

A su juicio, al principio a Carlos Alvarado no le iba bien con el discurso de la continuidad y comenzó a desmarcarse del presidente Luis Guillermo Solís, uniéndose a sectores más críticos al gobierno como el que representa Ottón Solís, y eso le dio buen resultado.

Agregó, que a la población poco le importó todas las críticas a los temas de corrupción que se le hicieron al PAC.

Por su parte Esteban Mora especialista en redes sociales,  en una entrevista con otro medio de prensa, indicó que la labor de Restauración Nacional se cayó en las redes sociales para la segunda etapa, si se compara  con lo que hizo en la primera ronda donde fueron muy fuertes.

Mora destacó la labor de Coalición Costa Rica, que fue todo un movimiento dentro de la campaña del PAC y se convirtió en el brazo al  que le correspondió el trabajo en las redes sociales.

Falta de unidad en Restauración

Por su parte el abogado Juan Luis Calvo, quien se mostró muy indignado con la actitud de la sociedad costarricense al haber optado por la continuidad del PAC, afirmó que “sin duda este pueblo tiene el entendimiento entenebrecido, lo cual refleja una  profunda crisis moral y espiritual del mismo”, indicó.

Aseveró como causas de la derrota, primero, la falta de unidad a lo interno del partido, que debe darse en lo estructural, más que en lo coyuntural y que permita desarrollar un proyecto preconcebido y no armado en el camino.

Segundo, la inexperiencia del partido, su estructura y el candidato, para estar en estas latitudes de pelear una presidencia.

“No pudimos articular todas las fuerzas y la inspiración para concretar un liderazgo que pudiera unir al país bajo una misma bandera nacional, todo eso pese al gran esfuerzo que se percibía en nuestro candidato, que sin duda fue un guerrero que nos representó con mucha valentía, aunque tuviese que sacrificar su propia familia, lo cual no es justo”, dijo este abogado.

Nuestro entrevistado mencionó una tercera causa de la derrota, la orquestación de todos los sectores contra Fabricio, especialmente el trabajo de La Nación, Telenoticias, el Semanario Universidad y las universidades públicas y privadas, sectores muy poderosos económicamente que se vinieron también en contra del sector evangélico.

El cuarto punto que expresa Juan Luis, es la exhibición exagerada que hace La Nación del caso de la Virgen de los Ángeles, por parte de un representante del neopentecostalismo, a quien colocan como sombra del candidato, lo cual golpeó la débil unidad pendiente de un hilo que se había creado entre católicos y evangélicos, que se ve reflejada fielmente en la provincia de Cartago con porcentajes muy distantes entre los dos candidatos. “Sin duda La Nación hizo un buen trabajo, mostrando una forma muy baja de hacer periodismo”, dijo don Juan Luis.

Y agregó “hay que reconocer el gran triunfo de tener 14 diputados, algo que años atrás jamás lo hubiéramos imaginado, ahora hay que corresponder con la responsabilidad que les designó el pueblo. Lo ideal es llevar buenos asesores y excelentes jefes de despacho, para que no nos pase lo del Frente Amplio, que después de tener una buena cantidad, por su mal trabajo, el pueblo solo  eligió un legislador en esta campaña”.

El precio de ser un partido nuevo

Según el Lic. Carlos Araya Guillén, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), quien tiene varias décadas de estar en la política y que estuvo colaborando un poco en la etapa final con RN, él estaba seguro de que Fabricio Alvarado ganaría y  no  esperaba el giro que dio la campaña a última hora, cuya causa fue sin duda el tema de La Negrita.

A lo anterior, don Carlos agrega otros aspectos, primero el hecho de ser un partido nuevo, que no se había preparado para una posibilidad real de pelear la presidencia, por lo tanto, carecía de maquinaria electoral y de un buen programa de gobierno desde los inicios, el cual cuando se presentó ya era muy tarde.

El segundo aspecto que menciona don Carlos,  es  la falta de experiencia política, lo cual produjo un celo hacia todo aquel que se acercaba a ayudar.

“Había que formar un comando de integración para todo aquel que llegaba a colaborar, no se podían desperdiciar los esfuerzos, mucha gente no sabía a dónde ir para ofrecer sus servicios”, comentó Araya Guillén.

La tercera razón del fracaso de RN, según don Carlos, fue que el Partido no aprovechó para utilizar a las figuras más significativas de otros partidos que se estaban uniendo a RN, para hacer contactos con los líderes comunales de esas mismas agrupaciones y ponerlos al servicio del partido.

“Hubo gente clave que le dio la adhesión a RN y que debió estar a la par de Fabricio, para que la gente lo creyese, ya que ellos dieron el apoyo y no volvieron a aparecer en escena, esto incluyendo al presidente de Restauración don Carlos Avendaño, quien nunca aparecía a la par de  Fabricio, lo cual no se veía nada bien. En cambio, en el PAC figuraban todos junto al candidato”, aseveró el Lic. Araya Guillén.

 “También afectó las declaraciones del candidato a la vicepresidencia sobre el tema de discriminación, la falta de experiencia a la hora de negociar los puestos en las adhesiones -ya que nadie quiere trabajar si no le ofrecen nada-  la ausencia en las redes sociales en la segunda ronda, el no tener  “malicia indígena” y cuidarse de un infiltrado en la reunión de pastores en el Templo Bíblico y el papel de los medios de comunicación en contra de Fabricio”, dijo este exdiplomático.( Lea mañana, la opinión de otros líderes). 

Lea también la primera entrega de esta serie: “La historia de un David contra unos gigantes”