Internacionales

Se aviva el debate sobre la educaci贸n sexual en las escuelas de EEUU

 CBN News / Associated Press /

Los sectores que quieren restringir la educaci贸n sobre la orientaci贸n sexual y la identidad de g茅nero en las escuelas p煤blicas de Estados Unidos dicen que su objetivo es involucrar a los padres en la educaci贸n de los ni帽os y asegurarse de que se usa material apropiado para su edad.

Pero en los agitados debates que se suceden en las juntas escolares y las legislaturas estatales se escucha mucho el argumento de que lo que se busca es impedir que los ni帽os sean 鈥済roomed鈥 (preparados), un t茅rmino usado a menudo para describir la forma en que los delincuentes sexuales inician sus contactos con sus v铆ctimas.

El uso de esos argumentos, dicen los opositores a estas leyes, refleja el esfuerzo de los conservadores para convertir la educaci贸n en un tema de campa帽a electoral, asociando ciertos materiales y maestros con la pornograf铆a e incluso la pedofilia.

Esta tendencia es parte de las guerras culturales que hay en el pa铆s, en las que legisladores conservadores tambi茅n se han opuesto a la 鈥渢eor铆a cr铆tica de la raza鈥 y han propuesto leyes que exigen a las escuelas que publiquen en las redes sociales los materiales que usan en las clases para que los padres los puedan ver.

El gobernador de la Florida Ron DeSantis, un republicano de proyecci贸n nacional y potencial candidato a la presidencia en el 2024, est谩 a la vanguardia de ese movimiento. El lunes estamp贸 su firma en una ley que proh铆be la instrucci贸n sobre orientaci贸n sexual e identidad de g茅nero desde el jard铆n de infantes hasta el tercer grado. Al hacerlo, apunt贸 contra 鈥渓os pol铆ticos liberales鈥 y los activistas que resistieron la ley, diciendo que 鈥渁poyan la sexualizaci贸n de los chicos en el jard铆n de infantes鈥.

鈥淎poyan el que las escuelas faciliten la 鈥榯ransici贸n鈥 de los alumnos hacia un 鈥榞茅nero diferente鈥, sin el conocimiento de los padres鈥, manifest贸.

DeSantis no lleg贸 a usar la palabra 鈥済room鈥 (preparar), pero su secretaria de prensa Christina Pushaw dijo en Twitter que la legislaci贸n, descrita por sus opositores como la ley del 鈥淣o Digas Gay鈥, es m谩s bien una medida 鈥渃ontra el grooming鈥.

El uso de esa expresi贸n busca distorsionar el objetivo de los maestros 鈥渜ue expresan su aceptaci贸n de las personas LGBTQ o tal vez cuentan sus propias historias… para que todos los alumnos sepan que est谩n representados en la escuela鈥, declar贸 Casey Pick, experto en activismo y asuntos del gobierno del Trevor Project, una organizaci贸n sin fines de lucro que apoya servicios para los j贸venes LGBTQ.

Cuando la Associated Press le pregunt贸 por qu茅 us贸 esa expresi贸n, Pushaw dijo en un email que 鈥渘unca dije que todos los groomers son LGBT, que todos los LGBT son groomers ni nada de esa naturaleza鈥. No dio m谩s detalles.

En Tennessee, el cantante de m煤sica country John Rich declar贸 ante la legislatura que los bibliotecarios de las escuelas que defienden libros controversiales sobre la identidad de g茅nero y que incluyen personajes LGBTQ 鈥榩reparan鈥 a los chicos para insensibilizarlos en relaci贸n con los abusos sexuales y la pornograf铆a鈥.

鈥溌縌u茅 diferencia hay entre un maestro, un bibliotecario que pone uno de estos libros en el escritorio de un alumno y un tipo en una camioneta blanca que a la salida de la escuela se acerca a los chicos y les dice 鈥榲engan ni帽os, que les leo un libro鈥?鈥, pregunt贸 Rich el mes pasado. 鈥淟a diferencia es que (los chicos) pueden salir corriendo cuando se acerca la camioneta鈥, agreg贸.

Choice Remarks, un blog que apoya el derecho de las escuelas a decidir qu茅 material usan, comparti贸 en su p谩gina de Facebook un art铆culo que plantea que las escuelas est谩n sexualizando a los menores.

鈥淟os groomers los van a preparar鈥, advirti贸 la organizaci贸n en comentarios que acompa帽aban el art铆culo. 鈥淟a soluci贸n es que las escuelas decidan鈥 qu茅 material se puede usar.

Cuando el Departamento de Educaci贸n del Estado de Nueva York recomend贸 en un tuit la novela gr谩fica de Maia Kobabe 鈥淕ender Queer: A Memoir鈥 (G茅nero queer: Una biograf铆a), le llovieron cr铆ticas en las redes en las que se lo acusaba de ofrecer material 鈥減ornogr谩fico鈥 a los ni帽os y de 鈥渁cecharlos鈥 y 鈥減repararlos鈥. El departamento retir贸 el tuit.

De Santis y otros pol铆ticos y padres conservadores que critican el uso de textos con material expl铆citamente sexual en las escuelas dicen que son los padres, no los maestros, los que deber铆an abordar estos temas con sus hijos.

El principal objetivo de la ley de la Florida, seg煤n el representante republicano Joe Hardin, patrocinador del proyecto, es 鈥減ermitir que los padres se involucren en las vidas de sus hijos鈥. Al finalizar la ceremonia del lunes en la que DeSantis firm贸 la ley, apareci贸 en el podio un cartel con la consigna 鈥淧roteja a los ni帽os/Apoye a los padres鈥.

Catherine Oakley, directora de la Campa帽a por los Derechos Humanos (Human Rights Campaign), organizaci贸n defensora de los derechos de la comunidad LGBTQ con sede en Washington, dice que los conservadores explotan el temor a materiales desconocidos, libros y debates que tienen lugar en las aulas para impulsar medidas que aumentan la 鈥渧igilancia鈥 de los maestros, bibliotecarios y otros educadores.

Estos grupos 鈥減arten de la noci贸n de que la orientaci贸n sexual y la identidad de g茅nero son algo que se impone a los chicos鈥, declar贸 Oakley. 鈥淪e basan en una postura errada acerca del origen de la identidad de una persona LGBTQ鈥.

Los esfuerzos por limitar la ense帽anza en torno a la orientaci贸n sexual y la identidad de g茅nero traen a la memoria las campa帽as de la d茅cada de 1970 de organizaciones religiosas de extrema derecha que dec铆an que las personas que se identificaban como LGBTQ trataban de 鈥渃onvertir a los chicos鈥, seg煤n Sophie Bjork-James, profesora de la Universidad de Vanderbilt que investiga a la derecha religiosa y el movimiento nacionalista blanco. Ese argumento ayud贸 a contener el avance de las campa帽as a favor de los derechos civiles de las minor铆as sexuales, afirm贸 Bjork-James.

Brittany McBride, directora adjunta del programa de educaci贸n sexual de Advocates for Youth, agrupaci贸n sin fines de lucro que promueve la salud sexual y los derechos de los adolescentes, opina que hay un esfuerzo coordinado para generar malestar en los distritos escolares de todo el pa铆s, que en 煤ltima instancia limitar谩 la educaci贸n que pueden recibir los ni帽os.

鈥淟a incomodidad de los adultos siempre parece tener mayor prioridad que los derechos y las responsabilidades de una sociedad para ofrecer a los j贸venes la informaci贸n que se merecen鈥, dijo McBride.

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba