Internacionales

La OMS declara el fin de la COVID-19 como emergencia internacional de salud

鈥淟a fase de emergencia ha terminado, pero la covid no鈥, dijo una funcionaria de la OMS. La decisi贸n cambia poco en la pr谩ctica pero es un momento significativo.

Fuente :  Stephanie Nolen / The New York Times /

La Organizaci贸n Mundial de la Salud anunci贸 el viernes que pon铆a fin a la emergencia que declar贸 por la COVID-19 hace m谩s de tres a帽os, un hito en el proceso err谩tico del fin de una pandemia que ha dejado un saldo de millones de personas fallecidas en todo el mundo y ha trastornado la vida cotidiana de formas antes inimaginables.

鈥淐on gran esperanza, declaro el fin de la COVID-19 como emergencia internacional de salud鈥, declar贸 el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Sin embargo, los funcionarios de la OMS advirtieron que la decisi贸n de levantar la emergencia no significa el fin de la pandemia y alertaron a los pa铆ses que no tomen esta decisi贸n como una raz贸n para desmantelar los sistemas de respuesta contra la covid.

Maria Van Kerkhove, la l铆der t茅cnica en covid de la OMS, dijo que la organizaci贸n quer铆a ser lo m谩s clara posible, pues saben que la gente se preguntar谩 c贸mo pensar sobre la pandemia en el futuro. 鈥淟a fase de emergencia ha terminado, pero la covid no鈥, dijo.

As铆 que, en t茅rminos pr谩cticos, la decisi贸n de terminar con la emergencia cambia poco. Muchos pa铆ses ya han puesto fin a sus estados de emergencia por covid y han abandonado casi todas las restricciones de salud p煤blica aplicadas para controlar el virus.

Estados Unidos dar谩 por finalizado su estado de emergencia por covid el 11 de mayo. Pero la supresi贸n de la designaci贸n de la OMS 鈥攐ficialmente denominada 鈥渆mergencia de salud p煤blica de importancia internacional鈥濃 es un momento significativo en la evoluci贸n de la relaci贸n humana con el nuevo coronavirus.

Srinath Reddy, quien dirigi贸 la Fundaci贸n de Salud P煤blica de la India durante la pandemia, afirm贸 que la decisi贸n de levantar la emergencia era apropiada, debido a los altos niveles mundiales de inmunidad a la covid, inducidos por la vacunaci贸n o la infecci贸n, o por ambas.

鈥淵a no posee el mismo nivel de peligrosidad鈥, dijo, y a帽adi贸 que la covid 鈥渉a alcanzado un nivel de equilibrio, un cierto tipo de coexistencia con el hu茅sped humano鈥.

Reddy dijo que el fin del estado de emergencia tambi茅n debe apreciarse como un momento de logro humano y una 鈥渃elebraci贸n de la ciencia鈥.

鈥淓s importante reconocer que lo que ha hecho que el virus cambie su car谩cter no es solo la biolog铆a evolutiva鈥, dijo, 鈥渟ino tambi茅n el hecho de que lo hemos inducido a ser realmente menos virulento, mediante la vacunaci贸n, los cubrebocas, una serie de medidas de salud p煤blica鈥.

En todo el mundo, hasta el 3 de mayo se hab铆an notificado a la OMS 765.222.932 casos confirmados de covid, incluidas 6.921.614 muertes.

Sin embargo, estas cifras son muy inferiores al n煤mero real de v铆ctimas de la pandemia. 鈥淪abemos que el n煤mero real es varias veces mayor, al menos 20 millones鈥, dijo Tedros.

Hace un a帽o, la OMS afirm贸 que en los dos primeros a帽os de la pandemia hab铆an muerto 15 millones de personas m谩s de las que habr铆an muerto en 茅pocas normales, una cifra que pon铆a de manifiesto hasta qu茅 punto los pa铆ses hab铆an subestimado el n煤mero de v铆ctimas.

En Egipto, el exceso de muertes fue aproximadamente 12 veces mayor que la cifra oficial de covid; en Pakist谩n, la cifra fue ocho veces mayor.

Los pa铆ses en v铆as de desarrollo se llevaron la peor parte de la devastaci贸n, con el fallecimiento de casi ocho millones de personas m谩s de las previstas en pa铆ses de renta media-baja para finales de 2021.

鈥淟a COVID-19 ha sido mucho m谩s que una crisis de salud: ha causado una grave inquietud social鈥, dijo Tedros, quien describi贸 econom铆as paralizadas, fronteras cerradas, escuelas clausuradas y millones de personas que sufren en aislamiento.

鈥淟a COVID-19 expuso y exacerb贸 las fallas pol铆ticas dentro y entre las naciones鈥, dijo. 鈥淗a erosionado la confianza entre personas, gobiernos e instituciones impulsada por un torrente de mitos y desinformaci贸n.

Ha dejado al descubierto las desigualdades lacerantes de nuestro mundo, pues las comunidades m谩s pobres y vulnerables fueron las m谩s afectadas y las 煤ltimas en recibir acceso a vacunas y otras herramientas鈥.

Los l铆deres de la OMS que se dirigieron a los medios sobre el fin de la emergencia calificaron como emotivo el momento.

鈥淣o ten铆a que ser as铆鈥, dijo Van Kerkhove. 鈥淣o podemos olvidar las im谩genes de las UCI de los hospitales desbordadas, las im谩genes de guantes m茅dicos llenos de agua tibia sosteniendo las manos de nuestros seres queridos que fallecieron, y trabajadores de la salud que se encargaron de que no murieran solos. No podemos olvidar las piras de fuego o las fosas comunes que se cavaron鈥.

La covid, dijo Van Kerkhove, sigue propag谩ndose: la OMS registr贸 2,8 millones de nuevos casos en todo el mundo y m谩s de 17.000 muertes entre el 3 y el 30 de abril, las cifras m谩s recientes disponibles.

Dado que muchos pa铆ses han reducido las pruebas de detecci贸n de la covid, es probable que estas cifras tambi茅n representen un importante subregistro.

La declaraci贸n de emergencia de la OMS fue una orientaci贸n crucial cuando se hizo el 30 de enero de 2020, en un momento en el que solo se sab铆a que 213 personas hab铆an muerto por el virus. Se帽al贸 al mundo que este nuevo virus representaba una amenaza fuera de China, donde surgi贸, y dio a los pa铆ses un respaldo cr铆tico para imponer medidas de salud p煤blica potencialmente impopulares o conflictivas.

El virus que salt贸 a los humanos a finales de 2019 demostr贸 ser un adversario impredecible, mutando r谩pida y significativamente de maneras que le permitieron resurgir y devastar pa铆ses justo cuando pensaban que lo peor hab铆a pasado.

Una brutal oleada de la variante delta asol贸 la India apenas unas semanas despu茅s de que el primer ministro Narendra Modi presumiera de lo bien que lo hab铆a hecho el pa铆s en su respuesta a la covid.

La variante 贸micron, aunque menos virulenta, se propag贸 con una facilidad enga帽osa que la convirti贸 en la cuarta causa de muerte en Estados Unidos en 2022, y en una de las principales causas de muerte en muchos otros pa铆ses.

Las primeras vacunaciones a gran escala comenzaron el 8 de diciembre de 2020, menos de un a帽o despu茅s de que se notificara a la OMS el primer caso de la enfermedad, un extraordinario triunfo de la ciencia.

Pero al proceso colaborativo de desarrollo de la vacuna le sigui贸 un periodo sombr铆o de acaparamiento y nacionalismo; un a帽o entero despu茅s, cuando la poblaci贸n de los pa铆ses industrializados estaba recibiendo la segunda y tercera dosis de la vacuna, solo el cinco por ciento de la poblaci贸n del 脕frica subsahariana hab铆a sido vacunada.

Githinji Gitahi, director ejecutivo de Amref Health Africa, afirm贸 que hab铆a llegado el momento de levantar la emergencia.

鈥淓l peligro de mantenerla para siempre es diluir la medida: es necesario que conserve su fuerza鈥, dijo. La declaraci贸n ayud贸 a movilizar recursos para 脕frica, dijo, pero no hizo nada para contrarrestar la funesta experiencia de lo que llam贸 鈥渋njusticia de las vacunas鈥.

Amref sigue trabajando para apoyar la vacunaci贸n en 35 pa铆ses africanos; en todo el continente, la cobertura es ahora del 52 por ciento.

La pandemia tambi茅n tiene un legado positivo, dijo Gitahi, porque impuls贸 el mayor nivel de cooperaci贸n jam谩s visto entre los pa铆ses africanos, incluida la creaci贸n de un grupo de trabajo de la Uni贸n Africana para coordinar la adquisici贸n de vacunas.

La respuesta contra la covid ha llevado a una mayor capacidad e inversi贸n en muchos pa铆ses africanos en 谩reas como la secuenciaci贸n gen贸mica y la vigilancia de enfermedades.

La decisi贸n de la OMS no fue bien acogida por todos los expertos en salud. Margareth Dalcolmo, neum贸loga e integrante de la Academia Nacional de Medicina de Brasil, quien fue una de las expertas m谩s destacadas de ese pa铆s en orientar a la poblaci贸n sobre la covid, afirm贸 que era demasiado pronto para levantar la emergencia, dado que a煤n quedan tareas urgentes como la investigaci贸n de las variantes de la covid y el desarrollo de vacunas multivalentes.

La designaci贸n de emergencia de salud p煤blica mundial tambi茅n sirve de impulso para que las naciones con menos ingresos accedan a tratamientos y ayudas, afirm贸.

El 3 de mayo, la OMS public贸 un plan actualizado de gesti贸n de la covid, cuyo objetivo es orientar a los pa铆ses sobre c贸mo lidiar con la covid en los pr贸ximos dos a帽os, en la transici贸n de la respuesta de emergencia a la prevenci贸n y el control de la covid a largo plazo.

En la inauguraci贸n de una reuni贸n de expertos de la OMS celebrada el jueves en Ginebra, Tedros inform贸 al comit茅 de que, en cada una de las 煤ltimas 10 semanas, el n煤mero de muertes semanales por covid notificadas hab铆a sido el m谩s bajo desde marzo de 2020.

Como consecuencia, la vida ha vuelto a la normalidad en la mayor铆a de los pa铆ses y los sistemas de salud se est谩n reconstruyendo, afirm贸.

鈥淎l mismo tiempo, persisten algunas incertidumbres cr铆ticas sobre la evoluci贸n del virus, que dificultan la predicci贸n de la futura din谩mica de transmisi贸n o estacionalidad鈥, dijo. 鈥淟a vigilancia y la secuenciaci贸n gen茅tica han disminuido considerablemente en todo el mundo, lo que dificulta el seguimiento de las variantes conocidas y la detecci贸n de otras nuevas鈥.

Adem谩s, el acceso a los tratamientos para la covid que salvan vidas sigue siendo muy desigual en todo el mundo, a帽adi贸.

Dalcolmo afirm贸 que levantar la emergencia mundial no debe considerarse un hito, sino una advertencia. 鈥淭贸mense esto como una alerta, un momento para empezar a estar preparados para la pr贸xima pandemia鈥, dijo, 鈥減orque sabemos que los virus respiratorios van a aumentar鈥.

Stephanie Nolen cubre la salud global. Ha informado sobre temas de salud p煤blica, desarrollo econ贸mico y crisis humanitarias desde m谩s de 80 pa铆ses.

 

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba