Internacionales

Canadiense pide muerte por falta de vivienda bajo ley de suicidio asistido

Después de que se aprobara la ley de eutanasia y suicidio asistido por un médico en Canadá, más de 31,000 personas pidieron la muerte.

FUENTE: GUIAME, CON INFORMACIÓN DE ADF INTERNACIONAL /

La ley de suicidio asistido en Canadá tomó un camino diferente al de la propuesta inicial. Después de varios años de decir que la práctica era «una forma humana de aliviar el sufrimiento de los pacientes con enfermedades terminales», sus defensores están viendo personas que buscan el «derecho a morir» por otras razones.  

La eutanasia directa y el suicidio asistido por un médico se legalizaron en junio de 2016, según Alliance Defendign Freedom (ADF). Los procedimientos se conocieron como “asistencia médica en la muerte” o MAID. 

Pero, los nuevos términos solo suavizan una realidad sombría y desvían la atención de la gente a lo que realmente significa â€œlegalizar la muerte â€ y hacer que el suicidio sea algo normal para la sociedad. 

‘Moralmente reprobable’

Según Grant Atkinson, autor del artículo publicado en la ADF sobre el tema: «El suicidio asistido por un médico es moralmente reprobable, pero el parlamento del país aprobó una nueva ley que decía que los ciudadanos podrían ser elegibles para el suicidio asistido por un médico, incluso que su muerte no se consideró razonablemente previsible”. 

El periodista explica que los candidatos a morir tenían que estar aquejados de “una condición médica grave e irremediable” y “estar en un avanzado estado de deterioro que no pudiera revertirse”. 

“Estas nuevas pautas hacen posible que las personas con discapacidades permanentes o dolor crónico sean elegibles”, dijo, citando el caso de Amir Farsoud de Ontario.

“Farsoud es un hombre de 54 años que sufrió una lesión debilitante en la espalda hace años y recibe un estipendio de $1,200 al mes del Programa de Apoyo para Discapacitados de Ontario. Incluso viviendo con otras dos personas, el dinero apenas le alcanza para sobrevivir”, compartió.

“En octubre, le dijo a CityNews que el alquiler y las facturas lo dejaban con alrededor de $7 por día para comida. Cuando se puso en venta la casa en la que vivía, empezó a pensar en lo impensable: optar por el suicidio asistido para evitar la pobreza”, continúa.

Momento de desesperación

Según Grant, el hombre realmente no quería morir, pero estaba desesperado por la posibilidad de quedarse sin hogar: “Sé que, en mi condición de salud actual, no sobreviviría de todos modos. No sería nada digno esperar”, argumentó el hombre.

“Farsoud dijo que no consideraría el suicidio si no fuera por su situación de vivienda. Pero por temor a no poder encontrar otro lugar asequible para vivir, aplicó a MAID y recibió la firma de un médico que confirmaba que cumplía con los requisitos”, reveló el periodista.

“Afortunadamente, Canadá requiere un mínimo de 90 días para evaluar la elegibilidad para el suicidio asistido de alguien que no tiene una enfermedad terminal, y también requiere la aprobación de dos médicos”, aclaró.

Amir Farsoud. (Foto: Reproducción/GoFundMe).

‘31.000 personas muertas en seis años’

La vida de Farsoud, sin embargo, dio otro giro. Durante el período de revisión de 90 días de su caso, su historia se compartió ampliamente en las redes sociales.

Un extraño inició GoFundMe, una plataforma de recaudación de fondos, y logró recaudar $60,000. Ahora Farsoud ya no piensa en el suicidio.

Se describe a sí mismo como una persona diferente: “No tenía nada más que oscuridad, miseria, estrés y desesperanza. Ahora tengo lo contrario de esas cosas”. 

Farsoud eligió la vida, pero no es el destino de todos los candidatos a la muerte . Â«En los primeros seis años del programa MAID de Canadá, más de 31.000 personas murieron por suicidio asistido por un médico o eutanasia», dijo Grant. 

También dice que algunos estados de EE. UU. están siguiendo el ejemplo de Canadá y acortando el período de espera crucial durante el cual personas como Farsoud pueden encontrar esperanza.

“En California, por ejemplo, el gobernador Gavin Newsom firmó una nueva ley en octubre de 2021, reduciendo el período de espera para el suicidio asistido por un médico de 15 días a 48 horas”, relató. 

Los abogados de ADF presentaron una demanda contra California desafiando esta ley, en representación de asociaciones médicas y cristianas.

Cultura de la muerte

El periodista de ADF explica que a los defensores del suicidio asistido les gustaría que la gente crea que Farsoud representa un caso aparte y que no debe usarse como argumento contra MAID.

“Pero en realidad, su historia subraya el resultado inevitable de una ley defectuosa y malvada y una cultura de la muerte â€, advirtió. 

“En lugar de brindar a los más vulnerables de la sociedad la atención de calidad y el apoyo que necesitan, el gobierno canadiense ha decidido que simplemente sería más fácil proporcionar medicamentos letales a pedido”, continuó.

“No hay nada compasivo o digno en el suicidio asistido por un médico. Una vez que dices que es mejor morir que vivir con una enfermedad, no es de extrañar que la sociedad empiece a ver la muerte como una alternativa a otros tipos de sufrimiento como la pobreza o la soledad”, añadió.

“Pero cada vida tiene valor, incluidas las vidas de los vulnerables, objetivos específicos del suicidio asistido por un médico . El caso de Farsoud pone de manifiesto esta verdad”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba