Más allá de mis palabras…

Mario Aguilar/ periodista /

      Investigadores de la Universidad de California, Estados Unidos, demostraron que en una comunicación cara a cara, solo el 7 % del impacto del mensaje se atribuye a las palabras, mientras que el 38 % se debe al tono de voz y otros sonidos. Un 55 % se debe a los gestos y la postura del cuerpo.

Cuando establezcamos la comunicación con nuestro esposo o esposa, tengamos presente que nuestros gestos están reflejando el estado emocional. El cuerpo, el tacto, las características físicas, las vocalizaciones, la gesticulación, la manipulación de objetos y hasta el mismo entorno forman parte de la transmisión de un mensaje.

La frustración, el enojo, el asco, la tristeza, el desánimo, la sorpresa, el desprecio, el cansancio, la vergüenza, el miedo, son formas emotivas que se comunican mediante los gestos y la postura, sin necesariamente requerir de las palabras.

El movimiento, los gestos, posturas y expresiones faciales, transmiten un alto contenido sobre su personalidad. Las características físicas, el cabello, la piel, el olor, también son elementos transmisores.

Otro aspecto importante de la comunicación no verbal que usted debe considerar es su conducta táctil, la forma de palpar, golpear, acariciar. Debe manejar la altura de la voz y la fluidez de las palabras.

La gesticulación, la posición corporal y la mirada, pueden ser vitales en nuestra relación. Si los esposos no acostumbran mirar o tocarse, es posiblemente que se haya llegado a una condición de frialdad que requiere cambios importantes.

Veamos unos rápidos ejemplos: una sonrisa falsa de su parte puede transmitirle engaño, traición o deslealtad. Si se toca la barbilla está evaluando, al frotarse los ojos revela duda, al ocultar las manos manifiesta timidez o falsedad y una actitud a la defensiva se transmite con los brazos a la altura del pecho.

El contacto físico puede denotar un profundo interés del uno por el otro. Thais y yo, hemos entendido el poder del lenguaje no verbal, especialmente expresada en tomarnos las manos. Aún en los momentos más difíciles de nuestro matrimonio, nos hemos mantenido tomados de las manos, esto transmite unidad y créanme espero llegar así a la ancianidad.

Pero también el comportamiento no verbal puede ser utilizado para transmitir un mensaje distinto a lo real. Esposos que se besan en público, podrían estar pasando una verdadera crisis en su matrimonio, pero buscan mantener la apariencia.

Emplear el tono apropiado, los gestos correctos y mantener la postura adecuada, dará un significado especial a nuestra comunicación.