Casi dos décadas de servir en los centros hospitalarios

Adina Hernández /

Miriam Alfaro Barquero tiene 66 años de edad, de los cuales 19, los ha dedicado a servir en el grupo de apoyo del Hospital México y los últimos siete, los ha alternado haciendo lo mismo en el hospital de Heredia, toda esa labor en forma voluntaria, en apoyo a Asocriip, una asociación cristiana que ministra el evangelio dentro de los centros hospitalarios de Costa Rica.

Todo comenzó hace mucho tiempo, cuando por circunstancias de la vida tuvo que darle asistencia a una amiga que tenía sida y que estaba internada en el Hospital Calderón Guardia, la cual había sido abandonada por su propia familia, precisamente por la condición de salud que tenía.

“Recuerdo que después que mi amiga murió, yo quedé  traumatizada con el tema de los hospitales y que no quería saber nada de eso, pero una vez llegó una profeta de Limón a una casa de otra amiga y yo estaba ahí. Cuál fue mi sorpresa, que en medio de un tiempo de oración, ella se volvió a mi y me dijo ‘a ti te demando que vuelvas a los hospitales, porque ese es tu llamado’ y desde entonces me involucré en el grupo del Hospital México y ha sido una gran bendición ver el respaldo de Dios con infinidad de testimonios, algo que he disfrutado mucho”, dice doña Miriam.

Aunque parte del objetivo del grupo de apoyo es orar por la sanidad física, para ella la prioridad es la parte espiritual.

“Si la persona se sana, puede ser que salga del hospital y nunca más vuelva e inclusive quizá ni se acuerde de lo que Dios le hizo. O a lo mejor muera y en tal caso no irá a Su presencia, pero si logramos que entregue su vida a Cristo, se llevará el principal regalo y sobre todo tendrá la seguridad de la vida eterna, por eso para mí antes de orar por la parte física, procuro que cada paciente  haga las paces con Dios”, enfatizó .

Doña Miriam, quien vive en La Aurora de Heredia, es madre de cuatro hijos y asiste a la iglesia Casa de Misericordia Bethesda, pastoreada por Ronald Arias.