Internacionales

Trump proclama la santidad de la vida humana y retira la bandera arcoiris de las embajadas

Actuall/

Trump se hace querer. Aunque solo sea por c贸mo saca de quicio a lo peor de cada casa, ya habr铆a razones para tenerle ley. Trump ha declarado el d铆a de la 芦Santidad de la vida humana禄 en la conmemoraci贸n del fallo del Supremo que legaliz贸 el aborto en Estados Unidos.

Me pasa con Trump que no puedo acabar de darle por perdido. Es como ese novio sinverg眉enza que cuando una le va a dejar por imposible hace algo que te llega al alma. Ha hecho muchas tonter铆as, ha dejado de cumplir muchas promesas esenciales de su programa, su uso de las redes sociales es, como poco, cuestionable y no tiene exactamente los modales del Duque de Norfolk.

Pero se hace querer. Aunque solo sea por c贸mo saca de quicio a lo peor de cada casa, ya habr铆a razones para tenerle ley. Tantos progres no pueden coincidir por casualidad, algo bueno tiene que tener el hombre.

Y lo que tiene no est谩 en esa econom铆a que ha puesto como un cohete, ni ese modo de amagar y no dar -mucho, al menos- en las guerritas que el estamento militar y los neoconservadores est谩n empe帽ados en librar, ni siquiera en que se tome realmente en serio su promesa central de poner coto a la inmigraci贸n ilegal, ese c茅lebre muro con M茅xico que no se levantar谩 jam谩s. No, su papel m谩s importante es el de ser la muleta roja que se agita delante del toro para que embista鈥 Y se ponga en evidencia.

Viene a ser como si cada dos por tres sacara un PIN Parental. Ya saben que la iniciativa de Vox en Murcia no va a cambiar directamente gran cosa en el met贸dico lavado de cerebro de nuestros menores conocido como 鈥榮istema de ense帽anza鈥. Pero, en cambio, ha servido para que todos veamos las ganas que tienen nuestros mandarines de modelar sus cerebros a imagen y semejanza de los poderosos en el menor detalle y las perversiones que a menudo se ense帽an en estas actividades extraescolares.

Pues eso Trump lo hace una semana s铆 y otra tambi茅n. Las dos 煤ltimas tienen ya aullando a la progres铆a mundial y a la propia al borde de un ataque de nervios.

Para empezar, ha rescindido la pol铆tica habitual de la era Obama de permitir que la bandera  arcoiris  ondeara en las embajadas de Estados Unidos en otros pa铆ses junto a las barras y estrellas. Desde ahora, est谩 prohibido. Y aunque es una medida que tiene todo el sentido del mundo, no les quepa duda de que rabiar谩n.

驴Por qu茅 habr铆a de acompa帽ar bandera alguna a la de la naci贸n en un edificio que representa precisamente a esa naci贸n, y a ninguna otra cosa? Y, adem谩s, 驴por qu茅 la de un grupo minoritario del que se puede decir cualquier cosa menos que est茅 sufriendo discriminaci贸n o desventajas legales en Occidente?

 Si los LGTBI consiguen crear su propio pa铆s -algo m谩s que dudoso, por razones obvias de reemplazo generacional-, pueden hacer de esa su bandera nacional e izarla en todas sus embajadas, como tambi茅n pueden, sin llegar a esos extremos, lucirla en sedes y edificios particulares. Pero no ten铆a demasiado sentido ponerla al mismo nivel que la del pa铆s en los edificios que le representan.

Pero la segunda es a煤n mejor. Ha aprovechado el aniversario de Wade vs Roe, el infame fallo del Tribunal Supremo americano que convirti贸 el aborto provocado en un derecho constitucional para todo el pa铆s, para proclamar la 鈥楽antidad de la Vida Humana鈥. Con un par.

鈥淭oda persona, nacidos y no nacidos, pobres, abatidos, discapacitados, enfermos y ancianos, tiene un valor inherente鈥, empieza la proclamaci贸n. 鈥Aunque cada camino es diferente, ninguna vida carece de valor o es intrascendente; los derechos de todas las personas deben defenderse. En el D铆a Nacional de la Santidad de la Vida Humana, nuestra naci贸n reafirma con firmeza y orgullo nuestro compromiso de proteger el preciado don de la vida en cada fase, desde la concepci贸n a la muerte natural鈥.

Desde la concepci贸n -adi贸s aborto- a la muerte natural, fuera eutanasia. Este hombre es algo serio, aunque el Gobierno siga dando su libra de carne a esa multinacional del troceo fetal que es Planned Parenthood -que no paga impuestos- y aunque acabar con la lacra del aborto legal no est茅 en su mano.

Sencillamente que el presidente, la primera autoridad del pa铆s m谩s poderoso del mundo, diga esa sencilla frase -desde la concepci贸n a la muerte natural- cambia radicalmente el debate p煤blico y permite que nadie pueda decir que 鈥渆l asunto del aborto est谩 ya cerrado鈥.

Por supuesto, nunca va a estar cerrado. Por supuesto, todos los poderes de la tierra pueden comprometerse a mantener ese genocidio silencioso y no por eso vamos a dejar de luchar y llamarlo por su nombre y denunciarlo como la gran verg眉enza colectiva de nuestra civilizaci贸n. Pero, qu茅 quieren que les diga, tener a todo un presidente norteamericano de nuestra parte en esta lucha no nos va a hacer ning煤n da帽o.

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba