Nacionales

En Costa Rica: Milagro en el Hospital Calder贸n Guardia

R贸ger Murillo-periodicomaranata.com/

Ese mi茅rcoles de setiembre, al igual que todas las semanas el grupo de oraci贸n se prepar贸  poniendo a todos los pacientes en manos del Se帽or.

Despu茅s de ese lapso de clamor, los miembros del grupo de apoyo se fraccionaron para ir a cada piso a invitar a los pacientes para que vinieran al culto regular.

Le correspond铆a predicar al pastor Claudio Garro y en medio de su disertaci贸n volvi贸 a ver a una jovencita que estaba en silla de ruedas.

En la foto se aprecia la ni帽a en silla de ruedas, participando de la oraci贸n inicial.

-Quieres caminar hija?, le pregunt贸 a la ni帽a y ella le dijo que si.

-Pues, lev谩ntate y anda, le dijo don Claudio.

Y aquella ni帽a ipso facto tom贸 el desaf铆o de la Palabra de fe que se estaba predicando y se levant贸,  dando pasos con gran nerviosismo, pero a la vez  cada momento  se iba sintiendo m谩s segura.

Todos en aquella sala comenzaron a llorar, su madre  estaba demasiado emocionada y con l谩grimas,  al igual que  todos, alababan a Dios por aquel milagro.

La jovencita es abrazada por una persona del equipo de apoyo. El desenfoque es a prop贸sito, ya que el C贸digo de la Ni帽ez y Adolescencia, imposibilita la exposici贸n de menores.

Esta ni帽a de aproximadamente 15 a帽os, hab铆a recibido un proceso de radioterapia en otro centro hospitalario, el cual le hab铆a afectado las piernas, dej谩ndola en un estado de invalidez.

Por otra raz贸n, ella fue internada en el Calder贸n Guardia, pero por su inmovilidad en las piernas, ten铆a que estar en silla de ruedas.

Cuando el grupo de oraci贸n lleg贸 al cuarto piso donde ella estaba, su madre acept贸 llevarla al culto, sin imaginarse el milagro que el Esp铆ritu Santo har铆a.

Ese mismo d铆a, un paciente que estaba en la misma reuni贸n y a quien le ten铆an que amputar una pierna, al ver  lo  que Dios hab铆a hecho en aquella muchachita,  se anim贸 en fe y comenz贸 a confesar que tambi茅n recibir铆a un milagro.

La sorpresa, fue que el Se帽or  hizo un milagro en 茅l y luego los m茅dicos decidieron no hacer la amputaci贸n que le ten铆an programada. Esto lo supo el grupo de oraci贸n hasta la semana siguiente.

De verdad como dice la Palabra; 鈥 es pues la fe la certeza de lo que se espera y la convicci贸n de lo que no se ve鈥.

La persona que aparece en la silla de ruedas, tambi茅n se anim贸 en fe pidi茅ndole a Dios que su pierna no fuera amputada y Dios le hizo el milagro.

 

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Bot贸n volver arriba