Presidente de la FAEC sale con un mensaje esperanzador de Casa Presidencial

Róger Murillo-periodicomaranata.com / Foto: Archivo.

La reunión realizada el pasado miércoles entre funcionarios de la Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC) y el presidente de la República Carlos Alvarado, quien estuvo acompañado del ministro de Salud Daniel Salas, fue realmente esperanzadora para el sector cristiano, en virtud de que ya se le pidió a esta institución ir elaborando un protocolo de acción, para un eventual proceso de apertura de las iglesias en forma paulatina.

La información la suministró a periodicomaranata.com, Rigoberto Vega,  presidente de la FAEC, quien manifestó que el mandatario les dijo que de seguir como va la curva de contagios en Costa Rica -que de momento presenta un buen grado de desaceleración- muy pronto se darán nuevos lineamientos en todos los sectores, tomando en cuenta  por supuesto a la comunidad cristiana.

Vega agregó, que hay una serie de aspectos que se tienen que incluir en este protocolo que la FAEC debe presentar al Ministerio de Salud a la mayor brevedad, donde se contemplará una capacitación para nuestros líderes en este tema y proseguir con lo que ya se venía haciendo como: el lavado de manos al ingresar al templo, mantener la distancia entre los miembros, evitar los saludos convencionales, tomar en cuenta los protocolos de estornudo y tos, pero seguramente se incluirán otras aristas, como por ejemplo, que los cultos sean más cortos.

El mensaje final de dicha reunión fue, tener un poquito de paciencia, con la esperanza de tener muy pronto buenas noticias para la comunidad cristiana de parte de nuestras autoridades.

El objetivo de este encuentro, no solo fue darle un informe a la Casa Presidencial sobre la manera en que las diversas iglesias están colaborando con todas las instrucciones gubernamentales, así como la labor social que se está realizando con las personas y familias más vulnerables, sino también percibir las eventuales decisiones de las autoridades, sobre todo con la posibilidad de ir abriendo las puertas de las congregaciones, aunque sea con grupos pequeños.

“Seguiremos a la orden de nuestras autoridades, dispuestos a apoyar en todo lo que esté a nuestro alcance para amortiguar esta pandemia y continuamos en una comunicación sostenida con ellos, esperando mejores noticias cuando la Casa Presidencial y el Ministerio de Salud lo consideren pertinente. De momento hay que esperar un poco más, presentar este borrador de protocolo para ver si lo aprueban y seguir clamando a Dios por nuestro país, como hasta ahora lo hemos hecho”, manifestó Rigoberto Vega.