Coronavirus

Fernando Berrocal /Abogado y periodista /

El presidente Carlos Alvarado y sus ministros de Salud, Educación y Seguridad Pública, han hecho muy bien con el Decreto de Emergencia. Apoyo total.  

Estamos ante una pandemia infecciosa que mata y no respeta fronteras. Es universal. Afecta todas las edades, aunque el nivel de mayor riesgo lo tienen los seres humanos de más de 60 años y con problemas paralelos de diabetes, hipertensión, respiratorios y del corazón. Eso es lo que dice la ciencia.

A los costarricenses nos cuesta tomarnos las cosas en serio. Pero esta vez, debemos hacerlo. Nos va en ello la vida misma y la tranquilidad de nuestras familias y de la sociedad. Aquí nadie es inmune. Todos podemos ser víctimas.

Si nos tenemos que quedar en casa, nos quedamos en casa, por 15 días o un mes. Si hay que cerrar escuelas y colegios, se cierran. En Costa Rica, por el tiempo que sea necesario, se acabaron las aglomeraciones y los actos masivos y si hay que cerrar bares y restaurantes, se cierran y con la Fuerza Pública.  

Incluso, se dispuso aislar al país y cerrar las fronteras y los aeropuertos. Así de tajantes. Así de disciplinados. Así de obedientes. Así de firmes. Así debe ser.

Aquí nos fundimos todos en un solo haz de voluntades, con el presidente de la República al frente, dirigiendo al país y señalando el camino, en beneficio del país y de todos. Aquí somos un solo pueblo y un solo país. Sin divisiones.

Pero en donde más estrictos y fuertes debemos ser, es en el ámbito propio de cada uno. El coronavirus se combate en la individualidad de cada ser humano. En su disciplina. En sus cuidados y su higiene personal. Luchando por no ser receptores del virus y, sobre todo, de no transmitírselo a otros seres humanos.

Ese es el punto medular y central. Cada uno de nosotros es la clave y es el principal frente de batalla, hasta que no se disponga de una vacuna efectiva para acabar con el coronavirus. En eso está trabajando la ciencia y se logrará.

El Estado Costarricense y nuestro Estado Social de Derecho, están preparados para hacer lo que se tiene que hacer y se está haciendo. Aún así, si no paramos el contagio y la extensión de la pandemia desde nosotros mismos, nuestros hospitales y clínicas de las CCSS y nuestro Sistema de Salud podrían no dar abasto con la emergencia. Por ello… ¡Impidamos el contagio ¡Ese es el punto!

Esto también tendrá graves efectos en la economía. Los análisis más serios y responsables, internacionalmente, apuntan a que la economía globalizada entrará en una fuerte recesión y eso tendrá efectos negativos en Costa Rica.

Pero ahí, también, tenemos instituciones sólidas y responsables, como el INS y los dos Bancos del Estado, para que nuestro Estado Social de Derecho enfrente la recesión económica. Eso nos hace ser fuertes institucionalmente.

Hoy, la consigna es que cada uno de nosotros cumpla con su deber de cuidarse.

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).