Una mujer de 82 años logra frenar la eutanasia de su marido: «Tiene un estado de ánimo suicida»

Ana Fuentes / Actuall /

Se trata de la primera vez que se suspende judicialmente la aplicación de la eutanasia en Canadá, donde es legal desde 2016. A sus 82 años, Katherine ha recurrido al asesoramiento de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia en Canadá, que ha asumido su defensa legal.

Canadá está viviendo estos días uno de los mayores desafíos a su ley de eutanasia, que fue aprobada por primera vez en el mes de junio de 2016. Se tata del caso de una mujer, Katherine, cuyo apellido de casada no se ha difundido por orden judicial para mantener en el anonimato la identidad de su esposo, que ha llevado a los tribunales el intento de eutanasia contra su marido.

Se trata de la primera vez desde que se legalizara la eutanasia en el país que un juzgado detiene la ejecución de la solicitud de una persona para que se le provoque la muerte bajo el paraguar legal de la ley de eutanasia.

 Katherine, de 82 años, argumenta que su marido no tiene la capacidad para tomar una decisión irreversible de ese calado porque sufre de ansiedad e hipocondría y tiene ideas «delirantes» sobre su condición médica. El marido padece una enfermedad pulmonar obstructiva crónica y al parecer se le ha diagnosticado algún tipo de demencia.

En declaraciones a CTV News, la mujer afirma que su marido «está siendo empujado por su propia mente a querer terminar con su vida. Tiene un estado de ánimo suicida«. La mujer lamenta que, después de 48 años casados, ha permanecido apartada de su marido desde el 31 de julio, desconoce su paradero y no atiende a sus llamadas de teléfono.

La titular del juzgado de apelación que revisa el caso, ha pospuesto sin fecha su decisión sobre la suspensión de la ejecución de la eutanasia decretada por un tribunal inferior, pero ha señalado el 24 de septiembre para la vista oral del recurso.

Estaba previsto que la muerte provocada del marido de Katherine se realizara el pasado 3 de agosto, después de que encontrara médicos favorables a esta práctica que firmaran un informe que ajustara su caso a la ley, despúes de que el pasado mes de abril dos de los tres médicos que fueron consultados entonces no apreciaron capacidad para tomar la decisión ni riesgo de muerte inminente, como exige la ley.

«¿Hasta qué punto una persona podrá seguir buscando un médico hasta que encuentre a alguien que le diga lo que quiere escuchar… incluso después de que se le haya negado porque no cumple con los criterios?» se pregunta el abogado de Katherine, Hugh Scher, en declaraciones a Life Site News.

La Coalición para la Prevención de la Eutanasia es la entidad encargada de la defensa legal de Katherine. Su president, Alex Schadenberg, se pregunta «cuántas otras personas han muerto por inyección letal en Canadá que de hecho tenían delirios sobre sus condiciones de salud que no eran del todo precisas».