Internacionales

Ya no más “Unidos Contra Israel”: el nuevo mundo árabe

Aurora Israel /

Los Estados árabes ya no son un bloque único que se opone a Israel, sino que están divididos en dos coaliciones. Uno está del lado de Irán; el otro está en contra. Israel, que en el pasado se percibía como el problema, se ha convertido en parte de la solución.

Durante muchos años se ha aceptado comúnmente que existe un «mundo árabe». Ese mundo tenía una institución unificadora en la Liga Árabe, un órgano de liderazgo en la Cumbre Árabe y una agenda más o menos unitaria centrada en el deseo de ver desaparecer a Israel y que un Estado palestino ocupara su lugar.

Ese último elemento pertenece ahora al pasado. Desde hace varios años, el llamado «mundo árabe» ha dejado de ser lo que era. Lo que existe hoy son dos coaliciones hostiles que luchan entre sí con gran tenacidad y sin sensibilidad a las bajas que están sufriendo ambos bandos.

Una de estas coaliciones incluye Irán, Irak, Siria, Líbano, Yemen, Qatar y Gaza, y cuenta con el apoyo externo de Turquía, Rusia y China. En su contra se encuentra una coalición opositora formada por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Egipto, Jordania, Marruecos, Sudán e Israel, apoyada desde el exterior por Estados Unidos. Los Estados árabes restantes se encuentran en algún lugar entre las coaliciones.

Israel se ha sumado a la coalición de Arabia Saudita porque, y solo porque, ha demostrado en los últimos años que es el único país del mundo capaz de infligir, una y otra vez y con una frecuencia promedio de una vez a la semana, golpes severos a las fuerzas iraníes o a milicias pro-Irán en Siria. La coalición saudí ha notado con interés que, con la excepción de un solo caso, Teherán parece tener miedo de devolver el golpe a Israel. Israel está así disuadiendo efectivamente a Irán.

A modo de comparación, hay que recordar que en septiembre de 2019 Irán atacó las instalaciones de producción de petróleo de Arabia Saudita y paralizó una parte considerable de la industria petrolera del reino. ¿Escuchamos sobre una respuesta saudí? De hecho, ¿hemos oído hablar de la respuesta de algún país a los ataques de Irán a los petroleros en el Golfo Pérsico o el Mar Rojo? ¿Es Riad capaz de disuadir a Teherán ahora que el ejército saudí ha fracasado en su intento de destruir a los hutíes en Yemen?

En la actual situación, con Irán recolectando países árabes como ropa vieja, Israel, que en el pasado se consideraba “el problema”, se ha convertido en parte de la solución. Resulta que hay cosas más importantes para algunos países que una resolución del «problema palestino». Esto significa que los mayores perdedores de la profunda división en el mundo árabe son los palestinos, y con ellos todos los que creían que Israel sería percibido como el enemigo final de los árabes hasta que el problema se resolviera a satisfacción de los palestinos. Ahora que el «mundo árabe», tal como se construyó una vez dejó de existir, el «problema de Israel» se ha convertido en una cosa del pasado.

Hay varias razones para la marginación de la cuestión palestina. La primera es la escalada del problema iraní al nivel de una amenaza existencial, mientras que el problema israelí-palestino no es una amenaza existencial para nadie. El segundo es el comportamiento palestino a lo largo de los años, y particularmente en los últimos años. Los residentes de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos recuerdan bien que Yasser Arafat respaldó a Saddam Hussein cuando este último se apoderó de Kuwait en 1990. Los saudíes también están enojados porque los palestinos violaron el Acuerdo de La Meca de febrero de 2007, que se suponía iba a poner fin a la ruptura entre Fatah y Hamás (Hamás es una rama de la Hermandad Musulmana, la némesis de los saudíes). También están indignados de que los palestinos estén dispuestos a aceptar la ayuda de Irán.

Mientras tanto, los procesos profundos están en funcionamiento. La generación más joven de árabes no experimentó la “Nakba palestina” y no forma parte de su memoria histórica. La «Primavera Árabe», que precipitó el colapso de regímenes y economías y el surgimiento del Estado Islámico, arrojó a millones de árabes a una gran angustia y a una emigración masiva, a una vida de refugiados, pobreza y sufrimiento lejos de sus casas. La creencia de los palestinos de que esos árabes deben luchar por la «liberación de Palestina» no es una de sus principales preocupaciones.

En cuanto a la conducta palestina, este es un caso interesante. Uno de los críticos más duros de Israel es Jamal Rian, el cerebro detrás de Aljazeera y su principal presentador de noticias. Nació en Tulkarem, se mudó a Jordania y se convirtió en un destacado activista de los Hermanos Musulmanes. Recientemente se reveló que el padre de Rian era un comerciante de tierras que, antes del establecimiento de Israel, vendía grandes extensiones de tierra a los judíos. ¿Qué árabe quiere ser un «tonto» y luchar contra Israel para liberar, para Jamal Rian, tierras que su padre vendió a los judíos, en una transacción que precisamente no perjudicó económicamente a su hijo?

Otro factor que va en contra del espíritu palestino es el enorme aumento en el uso de las redes sociales. Hoy en día, cualquier árabe puede ver la verdad sobre Israel sin necesidad de depender exclusivamente de los medios de propaganda de su gobierno para obtener información. La traducción automática le permite «leer» sitios web en hebreo incluso si no entiende una palabra de hebreo. Esto hace que sea mucho más difícil para los palestinos seguir vendiendo “el problema” como solía hacerlo. De hecho, muchos árabes deletrean intencionalmente ahora «el problema» de una manera que expresa desprecio por el mismo.

El mundo árabe de 2020 se diferencia del de 2000 en muchos aspectos. No es el delirante “nuevo Oriente Medio” que imaginó Shimon Peres, sino todo lo contrario: una región violenta, fracturada, plagada de Estados fallidos y afligida por asesinatos en masa. Pero estos desafortunados acontecimientos funcionan a favor de Israel. Es cierto que todavía hay un odio que no es pequeño entre los árabes hacia los judíos y el Estado judío que debe ser reconocido y combatido, y todavía hay cientos de miles de cohetes rodeando y amenazando a Israel. Sin embargo, la tendencia es clara.

La paz y la normalización entre Israel y Emiratos Árabes Unidos y Baréin significa el colapso de las viejas teorías, lo que permite que el Estado judío sea aceptado como miembro, no como enemigo, en la coalición «correcta».

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos, BESA. Se desempeñó durante 25 años en Inteligencia Militar de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] especializado en Siria, discurso político árabe, medios de comunicación árabes, grupos islámicos y árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba