Una respuesta innecesaria

Luis Diego Zúñiga / Periodista /

La prensa y el Gobierno le dieron demasiado ruido a lo que dijo Nayib Bukele.

Si bien es cierto fue desacertado el comentario de Bukele y no fue bien asesorado, la cobertura mediática y la atención gubernamental se sobredimensionó.

Bukele es publicista, llegó al poder en El Salvador con una estrategia bien manejada en redes sociales.

Lo que hizo con ese comentario fue llamar la atención, no había que darle tanto brillo, luz y cobertura mediática. Formó un show político y la prensa, gobierno, personalidades como Maria Luisa Avila, entraron en su juego político. Hasta Everardo Herrera que es periodista de deportes entró en el juego de Bukele. Como decían los viejillos “a palabras necias oídos sordos”.

Las personas han enviado post por facebook por WhatsApp, por instagram en un pasado cercano elogiando a Bukele, Bukele el presidente que toma decisiones con firmeza, Bukele el que desde un inicio de la pandemia cerró las fronteras, el que de una suspendió el fútbol en El Salvador, que no le pide permiso a un pie para mover el otro, que ora, que toma en cuenta a Dios para todo.

Aplaudo esas acciones que ponga a Dios en primer lugar y se encomiende a e

Él, pero señores esto es política, la política es estrategia, la política son alianzas, la política es aliarse con los que hoy están de acuerdo conmigo aunque mañana no estén.

Lo que dijo Bukele fue disparatado, pero ganó que el mundo, no solo Costa Rica le diera oídos lo mismo Trump con el asunto del desinfectante.

Hay cosas que sencillamente la prensa debe ignorar, los gobiernos también.

El trabajo de presentación de Costa Rica con el manejo de la pandemia ha sido envidiable, hablan hechos no palabras, entonces para que hablar y defenderse en algo donde las palabras salen sobrando y se las lleva el viento. 

(Las opiniones y comentarios, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan la posición de este medio).