Turba pro-Trump invade el Capitolio; se detiene la certificación de los votos electorales

Por Nicholas FandosEmily CochraneEileen SullivanGlenn Thrush y Zolan Kanno-Youngs / The New York Times /

El caos se apoderó de Washington el miércoles cuando una facción de republicanos buscaba anular la victoria de Joe Biden, el presidente electo de Estados Unidos, y un grupo de partidarios leales al presidente Donald Trump entró al edificio del Congreso.

Una turba de partidarios del presidente Donald Trump irrumpió en el Capitolio el miércoles 6 de enero, lo que provocó que se detuviera el conteo de los votos electorales en el Congreso para confirmar la victoria del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, mientras la policía evacuaba a los legisladores del edificio.

Alrededor de las 2:15 p. m., mientras la Cámara de Representantes y el Senado debatían una moción de una facción de republicanos para anular los resultados de las elecciones, los procedimientos se detuvieron cuando la seguridad sacó al vicepresidente Mike Pence de la cámara del Senado y el edificio del Capitolio fue cerrado, con los senadores y miembros de la Cámara encerrados en sus respectivas cámaras. Poco después, la policía escoltó a los senadores y miembros de la Cámara de Representantes desde el edificio a otros cercanos, mientras los manifestantes se aglomeraban por los pasillos a pocos pasos de donde se reunían los legisladores, portando parafernalia pro-Trump.

El extraordinario día en Washington puso al descubierto las profundas divisiones tanto entre los dos partidos como dentro de las filas republicanas, el recuento ceremonial de los votos electorales que se realiza cada cuatro años en el Congreso se transformó en un espectáculo explosivo, con el presidente Trump avivando los disturbios.

“Esto es lo que ustedes provocaron, chicos”, gritó el senador Mitt Romney, republicano por Utah, mientras se desarrollaba el caos en la cámara del Senado, aparentemente dirigiéndose a sus colegas que encabezaban la acusación para impulsar las falsas afirmaciones de Trump sobre una elección robada.

Después de exhortar a sus partidarios a ir al Capitolio para mostrar su descontento el miércoles por la mañana, Trump trató más tarde en el día de aplacar la violencia.

“Por favor, apoyen a nuestra policía del Capitolio y a las fuerzas del orden”, tuiteó Trump. “Ellos están verdaderamente del lado de nuestro país. ¡Mantengan la paz!”.

En una escena de caos y confusión pocas veces vista en la historia de la capital, cientos de manifestantes pasaron por las barricadas de las vallas del Capitolio y se enfrentaron a los agentes de seguridad; con manifestantes que gritaban en el vestíbulo del segundo piso justo fuera de la cámara del Senado mientras los agentes de la ley se colocaban frente a las puertas de la cámara.

La representante Nancy Mace, republicana por Carolina del Sur, dijo que vio a los manifestantes “agrediendo a la policía del Capitolio”. En una publicación en Twitter, Mace compartió un video del caos y escribió: “Esto está mal. Esto no es lo que somos. Hoy tengo el corazón roto por nuestra nación”.

Otros legisladores republicanos, encerrados en el Capitolio, usaron sus canales de Twitter para instar a los manifestantes a ser pacíficos.

“Esto es un intento de golpe de Estado”, dijo el representante Adam Kinzinger, republicano por Illinois.

La policía disparó lo que parecían ser granadas de luz. En lugar de dispersarse, los participantes en la protesta vitorearon y gritaron, “sigan adelante, sigan adelante”. Uno de ellos gritó: “Esa es nuestra casa”, refiriéndose al Capitolio. Otros manifestantes gritaron repetidamente: “Hicieron un juramento”.

Mientras oficiales y manifestantes se enfrentaban afuera del edificio, los legisladores debatieron una impugnación a la certificación de los electores de Arizona, instalada en sus respectivas cámaras. El senador Mitch McConnell, republicano por Kentucky y líder de la mayoría del Senado, advirtió de una “espiral de muerte” para la democracia, mientras que el representante Jim Jordan, republicano por Ohio, enumeró una letanía de acusaciones de fraude electoral con pocas pruebas.

“No reconozco a nuestro país hoy en día, y los miembros del Congreso que han apoyado esta anarquía no merecen representar a sus compatriotas”, dijo la representante Elaine Luria, demócrata por Virginia.

Kevin McCarthy, el líder republicano de la minoría en la Cámara de Representantes, instó a los manifestantes a ser pacíficos.

Nicholas Fandos es reportero de noticias nacionales con sedee en Washington. Ha cubierto el Congreso desde 2017 y forma parte de un equipo que escribió las crónicas de la investigación al presidente Trump y su gobierno que llevaron a cabo el Departamento de Justicia y el Congreso. @npfandos

Emily Cochrane es reportera en la oficina de Washington, donde cubre al Congreso. Creció en Miami y se graduó de la Universidad de Florida. @ESCochrane

Eileen Sullivan es la corresponsal de Washington para noticias de última hora matutinas. Antes trabajó en The Associated Press en las fuentes de seguridad nacional y justicia penal. @esullivannyt

Zolan Kanno-Youngs es el corresponsal de seguridad nacional estadounidense, con sede en Washington. Cubre del Departamento de Seguridad Nacional, inmigración, temas fronterizos, delitos transnacionales y la respuesta del gobierno federal a emergencias nacionales y amenazas a la seguridad.