¡Traición inaceptable!

Melvin Núñez /Diputado/

El presidente de la República, Carlos Alvarado, vetó mi proyecto para la pesca sustentable de camarón. Lo hizo en la oscuridad de la noche del viernes 30 de octubre, fecha que recordaremos por una traición inaceptable a nuestra provincia, que vive sumida en la pobreza y en la que escasean las oportunidades de empleo.

Con justificada razón, el Concejo de Puntarenas lo declaró no grato y el Alcalde de Esparza se negó a participar en las mesas de diálogo. Y es que se debe ser muy cínicos para venir a plantear un diálogo después de cerrar la puerta a una oportunidad de generar 5.000 empleos, directos e indirectos.

Cuando presenté el proyecto que se tramita bajo el expediente 21478 lo hice con la ilusión de que nuestra gente tuviera más oportunidades de trabajo, lo hice pensando en la madre peladora de camarón que no tiene cómo llevar sustento a la mesa, lo hice para paliar un poco el hambre de pescadores sumidos en la miseria. La esperanza era grande cuando logramos formular la iniciativa con la firma de 41 diputados y diputadas.

El proyecto logró pasar dos votaciones en la Asamblea Legislativa, las mentiras de grupos y diputados opositores, así como la revisión constitucional. Ofrecimos una alternativa al abandono en que el Partido Acción Ciudadana ha tenido a la provincia de Puntarenas. No contamos con que un gobierno inconsciente, ajeno a las necesidades y preocupaciones de los puntarenenses nos daría una puñalada por la espalda.

Hemos librado la lucha con fundamentos técnicos y científicos, pero topamos con una red de falsedades y con un gobierno que, amparado en una desfachatez impresionante, vetó el proyecto y le dio un golpe de gracia a la ilusión de centenas de familias.

Actualmente, sectores y grupos, están viendo las implicaciones gravísimas del veto presidencial cuyo fundamento podría incluso afectar a otras actividades. Particularmente, seguiré dando la lucha por el resello de nuestro proyecto, sabiendo que en la acera del frente tenemos una fracción oficialista poco creíble.

La noche del oscuro veto mezclaron en mí una serie de sentimientos y emociones: dolor, tristeza, frustración, rabia, decepción, enojo. Debo aceptar que me sentí profundamente triste por todas esas familias que viven de la pesca y comercialización del camarón.

También debo reconocer que me produjo un enorme malestar—hasta la fecha—de que en el mismo mensaje presidencial se anunciara que se iban a buscar alternativas. Como si siete años de abandono a los camaroneros no hubieran sido suficientes. Pero la respuesta salta a la vista, en seis años de gobierno PAC no han hecho absolutamente nada ni por los pescadores, ni por esta provincia olvidada.

Pero Puntarenas se levantará y la perla brillará. Ya sabemos que el gobierno nos ha traicionado, nos dio la espalda, pero estamos hechos de una madera diferente. A la traición presidencial le pagaremos con el pundonor de un pueblo que se levanta con la firme determinación de salir adelante.

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio)