Se nos adelantó don Juan Stam

Róger Murillo-periodicomaranata.com /

La madrugada de este sábado 17 de octubre, a los 91 años de edad, partió con el Señor el reconocido teólogo latinoamericano Juan Stam.

Este escritor, quien  nació en Paterson, Nueva Jersey en 1928, venía de una familia de origen holandesa.

Cursó sus estudios universitarios en la Universidad de Wheaton, Illinois (Bachillerato en historia 1950) y luego obtuvo ahí mismo una Maestría en Nuevo Testamento en 1955.

Don Juan siempre mantenía un excelente sentido del humor.

También en 1954, se graduó en el Seminario Teológico Fuller con un Bachillerato en Teología.

Después de  varios estudios de literatura y filosofía en la Universidad de Costa Rica (1957-1961), realizó su formación doctoral en la Universidad de Basilea, Suiza, en el año 1964 y efectuó estudios post-doctorales en la Universidad de Tubinga, Alemania.


Juan Stam y Doris Emanuelson, su esposa.

Naturalizados en Costa Rica

Se casó con Doris Emanuelson, en 1954, mismo año en que decidieron  venirse a Costa Rica.

En nuestro país, comenzaron su ministerio con un pastorado rural. Años después, decidieron naturalizarse como costarricenses.

Don Juan Stam, enseñó en universidades y seminarios en casi todos los países de América Latina, pero además lo hizo en la India, Holanda, Estados Unidos y Canadá.

Momentos en que el Dr. Enrique Guang, le entrega un doctorado Honoris Causa a Juan Stam, de parte de UNELA en el 2017.

UNELA le otorgó doctorado Honoris Causa 

En diciembre de 2017, la Universidad Evangélica de las Américas (UNELA), le entregó a don Juan Stam, un doctorado Honoris Causa.

El Dr. Stam comentó a periodicomaranata.com en esa ocasión, que se sentía muy emocionado por esta entrega que UNELA le realizó, al tiempo que recordó que estuvo ligado a esta universidad desde 1990, cuando tenía como nombre UNAZA y que luego se llamó Seminario de las Américas.

Don Juan, fue profesor por muchos años del Seminario Bíblico Latinoamericano, actual Universidad Bíblica Latinoamericana (UBL) y también fue educador en la escuela de Ciencias de la Religión de la Universidad Nacional de Costa Rica, así como en otras instituciones teológicas en San José.

Fue autor de muchos artículos y varios libros, en especial,  el comentario sobre Apocalipsis, de la serie Comentario Bíblico Iberoamericano.