La dieta baja en carbohidratos puede estar acortando su vida, según estudio

Por : Johanna a. Álvarez / El Nuevo Herald / jaalvarez@elnuevoherald.com

Nadie sabe a ciencia cierta qué hacer con los carbohidratos, esos polémicos alimentos que son malos de consumir y peor aún, de eliminar por completo.

Un reciente estudio financiado por el Instituto Nacional de la Salud se une al debate al llegar a la conclusión que una dieta baja en carbohidratos puede acortar la vida de una persona en unos cuatro años, según una publicación de la revista médica The Lancet Public Health.

El estudio, que analizó a 15,428 estadounidenses entre 45 y 64 años durante un período de 25 años, determinó que quienes sustituyeron el carbohidrato por proteínas y grasas derivadas de animales, como carnes de res, cordero, cerdo y pollo, son más propensos a morir temprano que quienes optaron por una dieta llena de vegetales, nueces, mantequilla de maní y panes integrales.

“Nuestra información sugiere que las dietas bajas en carbohidratos y basadas en animales, que prevalecen en América del Norte y Europa, podrían asociarse con una vida útil más corta y deberían ser desalentadas”, dijo Sara Seidelmann, autora principal del estudio en un comunicado de prensa, de acuerdo con USA Today.

Pero el estudio tiene también una mala noticia para los amantes de los carbohidratos: una dieta alta en estos alimentos puede acortar la vida de una persona en un año.

“Estos hallazgos reúnen varios aspectos que han sido controversiales. Demasiados o muy pocos carbohidratos pueden ser dañinos”, resumió Walter Willett, profesor de Epidemiología y Nutrición de Harvard T.H. Chan, y coautor del estudio.

“Lo que más cuenta es el tipo de grasa, proteína y carbohidratos”, agregó.

Para este estudio, se determinó que una dieta baja en carbohidratos es cuando al menos 40 por ciento de las calorías vienen de este tipo de alimentos. En contraste, una dieta alta en carbohidratos es cuando más del 70 por ciento de las calorías proviene de estos alimentos.