Reino Unido ratifica ley que permite abortos con síndrome de Down después de 24 semanas

Por Michael Gryboski / Christian Post Reporter /

Un tribunal superior del Reino Unido falló en contra del desafío de un activista político con síndrome de Down de revocar las leyes del país que permiten los abortos tardíos por motivos de discapacidad.

Dos jueces que representan al Tribunal Superior de Justicia, Queen’s Bench Division, emitieron un fallo el jueves en el que confirman la legalidad de interrumpir embarazos después de 24 semanas si el niño corre el riesgo de nacer con una “discapacidad grave”. Los jueces rechazaron la afirmación de que la ley viola el derecho internacional de los derechos humanos.

“La dificultad fundamental … es que la Corte Europea nunca ha decidido que un feto, ni siquiera una posviabilidad, sea portador de los derechos de la Convención”, concluyó el Tribunal Superior.

“El hecho de que tanto la legislación nacional como los tribunales, y el propio Tribunal Europeo, hayan reconocido que puede haber circunstancias en las que el feto tenga intereses que el Estado tiene derecho a proteger no conduce a la proposición de que disfruta de los derechos previstos en el artículo 2. ”

El año pasado, Heidi Crowter presentó una demanda contra el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido por permitir el aborto de bebés hasta el nacimiento si se les diagnostica síndrome de Down.

Crowter y otros dos demandantes argumentaron que la ley del aborto violaba la Convención Europea de Derechos Humanos, especialmente el artículo 2, que declara que “el derecho a la vida de todas las personas debe estar protegido por la ley”.

Los magistrados razonaron que los temas planteados en la demanda son “muy sensibles y en ocasiones controvertidos” porque “generan fuertes sentimientos, en todos los lados del debate, incluidas sinceras diferencias de opinión sobre cuestiones éticas y religiosas”.

“Esta Corte no puede entrar en esas controversias”, afirma el fallo. “[I] t debe decidir el caso sólo de acuerdo con la ley”.

Los jueces argumentaron además que algunas familias no son capaces de cuidar a niños con discapacidades severas.

“[L] a capacidad de las familias para proporcionar a un niño discapacitado un ambiente de apoyo y cariño variará significativamente”, afirmaron, y agregaron que la prohibición de tales abortos obligaría a las mujeres “por el temor de la ley penal a dar a luz a niños que no ser amado ni querido “.

Después de que se dio a conocer la decisión de la corte, Crowter lo calificó como un “día triste”, pero dijo que tiene la intención de continuar la lucha legal contra la ley del aborto.
“Los jueces podrían pensar que no me discrimina, el gobierno podría pensar que no me discrimina, pero les digo que me siento discriminada”, dijo en un comunicado.

En cuestión estaba la Ley del Aborto de 1967, que restringe en gran medida los abortos después de las 24 semanas de embarazo, pero los permite si el feto tiene un “riesgo sustancial” de tener una “discapacidad grave”.

“La ley actual es injusta. Me hace sentir que no debería existir y que estaría mejor muerto a los ojos de la ley”, dijo Crowter a The Sunday Telegraph el año pasado.

“La política básicamente dice que es normal que un bebé con síndrome de Down sea interrumpido hasta el nacimiento … Me siento increíble al saber que el caso será escuchado en el Tribunal Superior”.

En octubre pasado, a Crowter se le unió en la presentación de la denuncia legal Máire Lea-Wilson, la madre de un niño con síndrome de Down y el niño, identificado solo como “A” en documentos legales.

“La sentencia de hoy de la Corte Suprema dice efectivamente que mis dos hijos no son vistos como iguales a los ojos de la ley y estoy increíblemente triste y decepcionado de que la corte haya decidido no reconocer el valor y la valía de las personas con síndrome de Down, como mi hijo. Aidan “, dijo Lea-Wilson en un comunicado.

Los argumentos del caso se escucharon en julio ante el juez Lord Rabinder Singh y la jueza Nathalie Lieven del Tribunal Superior.

Paul Conrathe, el abogado que representa a los demandantes, dijo que sus clientes buscarán permiso para apelar ante el Tribunal de Apelaciones.

“La sentencia no reconoce el impacto dañino que la legislación del Reino Unido sobre el aborto tiene sobre la salud mental y el bienestar de las personas con síndrome de Down”, dijo en un comunicado compartido por el órgano de defensa.

ización No nos oculte. “Al permitir que los bebés con síndrome de Down sean abortados hasta el nacimiento, a diferencia de los bebés neurotípicos, la ley envía un mensaje poderoso de que las vidas de las personas con síndrome de Down son de menor valor”.