Reforma funcional

Fernando Berrocal /Abogado y periodista / Ilustración: Correio Braziliense/

Aun los social demócratas y quienes creemos en un modelo económico keynesiano y desarrollista, aceptamos que el Estado Costarricense está urgido de una reforma estructural integral, desde el punto de vista de su funcionalidad, tamaño y eficiencia. No verlo así es un gran error.

Nuestro Estado es un jardín encharralado que necesita una poda integral.

Lo conforman 320 instituciones, comisiones y un sinfín de duplicidades y triplicidades, excesos de tramitología escrita, cruces y superposición de poder y autoridad y más de 300.000 funcionarios públicos.  Tenemos un estado elefantiásico e ingobernable. Un gigante de 320 cabezas.

Pero nos equivocaríamos si le entramos a esta reforma con el enfoque simplista de nada más disminuir la planilla pública. En estos momentos de gran desempleo y crisis económica y social, ese enfoque es inaceptable e inviable.

Desde hace mucho tiempo, el gobierno debería haber instalado formalmente y no de mentirillas, un constructivo diálogo formal con los partidos políticos, sindicatos, cámaras empresariales y representantes de los usuarios de los servicios públicos. Pero este gobierno no dialoga en serio con nadie que no sea de su grupo de interés económico y nos lleva ciegos y directamente, casi que en secreto, a negociar con el FMI. Un error estratégico imperdonable.

Tampoco se trata de ofrecer por la libre al FMI la venta de activos del Estado.

Primero y antes de esta negociación, se deberían haber construido consensos para eliminar Juntas Directivas, fusionar y cerrar instituciones y comisiones obsoletas, acabar con duplicidades y triplicidades, salarios y pluses desproporcionados y estrafalarios en los altos niveles, exceso de tramitología escrita, así como racionalizar y ajustar el gasto público y establecer integralmente el gobierno digital en todo el Estado Costarricense.

Hay un camino de ingeniería institucional para una inmensa poda estatal.

Además de hacer esa necesaria y urgente poda pública, habría que actualizar el concepto jurídico de autonomía, descentralización y desconcentración. Asimismo, establecer normas modernas sobre el control de los presupuestos municipales y rendición de cuentas a los alcaldes, como nuevos y fuertes protagonistas en la nueva vida política e institucional del país.

Estas reformas no son solo administrativas. Implican reformas constitucionales y legales. MIDEPLAN, con el apoyo técnico de la Contraloría y la Procuraduría, debería haber estructurado un documento base que resumiera viejas iniciativas y proyectos de reforma y que, a la vez, formulara nuevas ideas y propuestas alternativas e innovadoras de reforma y oxigenación funcional de la institucionalidad pública, aperturas, alianzas estratégicas, calidad, precio y alcance de los necesarios servicios públicos. Pero nada de eso se ha hecho.

Han fallado la Casa Presidencial y MIDEPLAN. Ahora estamos en la hora de la verdad y frente al FMI. Dirán, además y como excusa, que no tenemos tiempo.

Veremos que le propondrá al FMI el gobierno PAC. Lo que está en juego es el futuro de Costa Rica y así debemos asumirlo, conscientes de la situación extremadamente difícil que estamos afrontando como país. Esa es la realidad.

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).

       LIFE F.M.