Reflexiones: La Conciencia

Yoser Barrantes / Diseño gráfico: Diócesis de Palencia /

Si usted considera que hay hechos correctos e incorrectos, mi querido amigo, es porque cree en lo moral y en lo inmoral.

Romanos 2:15 afirma que el saber discernir entre lo correcto y lo incorrecto, fue implantado por Dios en el corazón del hombre.

A esa capacidad de discernimiento le llamamos conciencia.

Y como es evidente que el humano no es innatamente bueno, debemos hacer uso de ella para uniformar nuestra moral con la moral divina.

Para que sepamos elegir en medio de la maraña social, en la que a lo bueno se le llama malo y viceversa.

Recordemos que no todo lo legal es moral. Y que siempre habrá un juez implacable llamado conciencia, dictando veredicto sobre nuestras acciones.

Por eso, no anestesiemos la conciencia, más bien despertémosla.