Prestar atención a los profetas: entonces y ahora

Guy Brandon / Protestante Digital /

Poco ha cambiado en 3.000 años: decir a la gente que se comporta mal y que necesita cambiar nunca es popular.

Dado que las advertencias de los profetas bíblicos rutinariamente no fueron escuchadas, ¿qué nos dice esto sobre lo que debemos esperar de los profetas de hoy en día?

Los profetas del Antiguo Testamento fueron, como hombres, asombrosamente infructuosos en sus propias vidas. Medidos en términos de indicadores de desempeño clave obvios, como el arrepentimiento nacional, fueron casi todos fracasos abyectos.

Esa falta de resonancia entre sus audiencias ¿sugiere un propósito más amplio?

Una carrera vs. Los profetas independientes

Había más de un tipo de profeta. Estaban los “hijos de los profetas”, que parecen ser un grupo oficial de profetas vinculados al aparato del templo y/o la corte real.

Aunque originalmente habrían disfrutado de independencia, su proximidad al poder tuvo el efecto predecible y a lo largo de los siglos degeneraron en poco más que “Yes men” religiosos.

Su trabajo era esencialmente decirle al rey lo que quería oír. Uno de los mejores ejemplos se encuentra en 1 Reyes 21, cuando Josafat consulta a 400 profetas dóciles pertenecientes al Rey de Israel, antes de ir a la guerra contra Aram. “Ve”, respondieron, “porque el Señor lo entregará en la mano del rey”.

Parece que esta es la mejor manera de ser respetado y escuchado como profeta: aceptar que el que paga al músico o, en este caso, al profeta, es quien manda. La historia no los trató amablemente, aunque sus empleadores lo hicieran.

Luego están los profetas independientes que no están ligados al templo pero que experimentan un llamado para advertir al rey o a la sociedad sobre sus pecados y el inminente juicio. Sus libros constituyen una proporción significativa del Antiguo Testamento. 

Una vez más, 1 Reyes 21 es un buen ejemplo. Pero Josafat preguntó: “¿Ya no hay aquí un profeta del Señor al que podamos preguntar?” El rey de Israel respondió a Josafat: “Todavía hay un profeta a través del cual podemos preguntar al Señor, pero lo odio porque nunca profetiza nada bueno sobre mí, sino siempre malo. Es Micaías, hijo de Imla”. Fiel a las formas, Micaías profetiza la perdición y termina en prisión por el resto de sus días.

Es lo mismo en todo el Antiguo Testamento. El llamado de Isaías reconoce la realidad de que será ignorado (Isaías 6). Ezequiel experimenta la decadencia de Judá, con su ministerio que comienza en el exilio, y advierte de la destrucción de Jerusalén.

Dios le dice que no tema a la gente con la que hablará, y le advierte que el fracaso es claramente posible: “La gente a la que te envío es obstinada y terca”. (Ezequiel 2:4) Tal como profetiza, Jerusalén es destruida unos años después.

Un público poco comprensivo

Hablar con gente que no quiere escuchar es una tarea ingrata. Esta idea aparentemente se le ocurrió a Jeremías, quien, como Micaías, llevó a cabo su ministerio en la estrecha brecha entre una roca y un lugar duro.

Negar su llamada le causó una intensa angustia emocional, y tal vez física. Cada vez que hablo, grito proclamando violencia y destrucción. Así que la palabra del Señor me ha traído insultos y reproches todo el día. Pero si digo: “No mencionaré su palabra ni hablaré más en su nombre, su palabra está en mi corazón como un fuego, un fuego encerrado en mis huesos. Estoy cansado de retenerla; de hecho, no puedo”. (Jeremías 20:8-9).

Y así sigue. De hecho, Jonás, uno de los pocos profetas exitosos en el Antiguo Testamento, es atípico y su experiencia está tan en desacuerdo con la de sus colegas que muchos críticos creen que el libro es una parodia diseñada para satirizar la constante infidelidad de Israel.

Profetas modernos

Los profetas de Israel hablaron, pero sus audiencias no escucharon. ¿Qué hay de los “profetas” de nuestro propio tiempo, los que hablan hoy en día contra la injusticia? Esto podría incluir advertencias sobre casos específicos o colectivos de pecado; abuso y opresión, el medio ambiente, la política extremista, la guerra o la codicia, entre otras cosas.

Poco ha cambiado en 3.000 años: Decirle a la gente que se comporta mal y que necesita cambiar nunca es popular. Como los profetas de la Biblia, cualquiera que intente esto hoy en día es probable que sea ignorado o ridiculizado en el mejor de los casos, si no silenciado de varias maneras.

Dado lo poco que los israelitas escucharon a sus profetas, ¿cómo debemos ver el propósito de tal ministerio (lo consideremos o no un llamado divino)?

  1. Tenemos la responsabilidad

A Ezequiel le dijeron que si no entregaba su advertencia, la sangre de otros estaría en sus manos. En ese sentido, su ministerio no se trataba sólo de otras personas: se trataba de su propia integridad y culpa. Los profetas tenían la tarea de llevar un caballo al agua, no de obligarlo a beber.

  1. Un solo oyente es suficiente

Mientras que los israelitas en su conjunto ignoraron a los profetas, debemos asumir que una minoría los escuchó y cambió su comportamiento. Presumiblemente algunas personas actuaron y aquellos que estaban preparados para el exilio habrían estado agradecidos a Jeremías. Como resultado, se evitó cierta miseria humana.

  1. La profecía es para las generaciones futuras

El hecho de que todavía sigamos leyendo el mensaje de los profetas milenarios debería ser motivo de aliento. Sus palabras no eran sólo para sus oyentes inmediatos sino para miles de millones de futuros lectores de las próximas cien generaciones.

El cambio no ocurre de la noche a la mañana, y es un proceso que no se completará en este lado del mundo por venir. El hecho de que seamos los últimos en la línea de beneficiarios de los profetas bíblicos que fueron ridiculizados, encarcelados y asesinados por hablar, debería darnos una pausa para la reflexión en la oración.

Guy Brandon es el Director de Investigación del Jubilee Centre.

Este artículo se publicó por primera vez en el sitio web del Jubilee Centre y se ha reproducido con permiso.