Solo pregunto: ¿Para dónde vamos en Costa Rica? ¿Hacia dónde nos llevan y quiénes?

Dr. Jorge  Gómez Varela / Presidente  Federación Alianza Evangélica Costarricense /

Después de los últimos acontecimientos, enfrentamientos políticos, hondas de constantes cambios sociales y de otra índole, me surgen varias preguntas. ¿Qué tipo de sociedad estamos formando para la próxima década y basada en que tipo de relaciones?   ¿Estaremos cayendo en un relativismo sin límites?

 Ahora con los cambios de nombre y con las miras a que no se anote en la cédula de identidad el sexo, pregunto, ¿llegará el momento en que los padres no pondrán definitivamente darle un nombre a sus hijos al momento de su nacimiento?  

¿Le podrán nombrar niño o niña, o solo se podrá decir mi criatura, o también estará mal decir me nació una criatura?

¿Cómo se podrá nominar, sin caer en una censura legal, para darle una identidad a lo que la madre concibió? 

¿Serán los mismos niños y a qué edad se considerará pertinente, que deban elegir su propio nombre, por cuestión de lo que auto denominarán su propio género?  ¿Quién los podrá guiar a decidir lo que posiblemente son? ¿Podrá la criatura, o como se nos autorice llamarle, cambiar su nombre cuantas veces lo considere necesario? ¿Podrá hacerlo, en algunos casos, solo por cuestión de capricho cuantas veces lo considere necesario o simplemente quiera hacerlo?

¿Hasta dónde podrán llegar los docentes, sin faltarle el respeto a sus estudiantes? ¿Cómo hará un docente con 20 personas pequeñas en su clase, si se llega a permitir que cada uno se denomine con el nombre que quiere, se sienta a gusto o lo considere una necesitad eminente, sin que esto tenga un límite de veces para cambiar su nombre, por lo menos en forma práctica, aunque no tenga en el momento un carácter legal?

¿Se podrá cambiar de nombre por semana, por mes para los casos de aquellos que no necesiten un trámite legal, porque así lo determine un tribunal por cuestiones de la necesidad de una auto determinación de la persona?  

¿Llegará a ser el cambio de nombre una cuestión de auto percepción, cuestión de capricho, impulsividad, necesidad emocional, conveniencia o hasta motivaciones mal intencionadas o por cualquier otra razón?   ¿Suena esto a fábula o novela?  Por favor, no lo vea así, porque creo que entonces no despertaremos a la realidad que ya estamos viviendo. 

Muchos de los menores y muy menores de edad enfrentan conflictos internos de todo tipo, que emocionalmente los hace dudar y estar a disgusto de muchas cosas, inclusive de si mismos.  Esto puede ser normal en la maduración del ser humano.  Por esta razón, necesitamos una buena educación, fundada en elementos sólidos.  Por tanto, cuando se pierden los fundamentos creacionales, científicos, biológicos y en mi criterio hasta elementos lógicos, podríamos estar cayendo en una dirección subjetiva, ambigua y pueda que hasta destructiva para la sociedad, porque donde no hay límites, la sociedad cae en el caos. Es preocupante caer en una sociedad meramente relativista e impulsiva.

Me considero respetuoso de los que piensan diferente y de la perspectiva que cada uno tenga de si mismo, aunque no necesariamente esto significa que la persona tenga la razón en su manera de verse a si mismo, sea un adulto y con mayor razón los pequeños en edad.  Cada persona tiene derecho de verse como quiera, sin que este derecho incida en las sanas relaciones interpersonales.  Por otro lado, todos debemos tener normas y límites marcados por fundamentos sólidos y probados para dirigir a nuestra sociedad. ¿Hasta dónde la auto percepción es totalmente legítima para mí o la sociedad?

 La fatorexia es el término usado para las personas que se ven delgadas cuando no es así; es decir, se auto perciben delgadas cuando en realidad están excedidas de peso.  La anorexia es la auto percepción inversa a la que acabo de mencionar.  Entonces, en algunos casos no todo lo que uno percibe de sí mismo es una realidad.  Por esta razón, insisto que es muy importante tener fundamentos profundos y lo más objetivos posible para poder alcanzar algunas definiciones. 

Por ejemplo, el cromosoma X o Y contenido en los espermatozoides del padre, no son de auto percepción.  Esto tiene un fundamento científico.  De la fusión del óvulo de la madre, que contiene el cromosoma X, con el cromosoma X o Y del espermatozoide del padre, se formará una única célula que podrá contener el par XX, en cuyo caso se gestará una niña, o bien, el par XY, gestándose un niño, por lo menos así lo definimos. 

Es decir, el sexo es un hecho objetivamente determinable, independientemente de las preferencias sexuales de cada persona.  Las preferencias sexuales de auto percepción podrán ser respetadas, pero ¿solo es importante conocer como la persona se auto percibe? ¿Debe la sociedad desconocer los parámetros de la formación con las personas que se relaciona, en este caso biológicos o científicos de aquellos con quienes convivimos?

¿En el seno de nuestra sociedad y las relaciones interpersonales, en diversos niveles y contextos, debe existir el derecho de saber con quién estamos inter actuando? ¿Podrán algunos, mal intencionados, aprovecharse para ocultar su verdadera identidad y dañar a otros?  Si hablamos meramente del cambio de nombre, por cuestión de identidad usemos el “conocido como”. 

Es decir, por ejemplo, si el nombre de una persona es Fabián Gómez Acuña y ahora quiere llamarse Elizabeth Gómez Acuña.  Su nueva identificación legal sería Elizabeth Gómez Acuña “conocido como” Fabián Gómez Acuña.  El hecho de que una persona se quiera cambiar de nombre, no significa que la sociedad no tenga el derecho de conocer legalmente su nombre anterior.  Esto no significa, que deba caerse en la discriminación.  Es únicamente una cuestión de practicidad, legalidad y lógica relacional.  Las relaciones interpersonales no pueden llegar a ser tan interpersonales.  Los seres humanos tienen derecho y la libertad de escoger el tipo de relación que quieren tener con otros.  Por esto, entre mayor derecho a la información, mayor democracia.

Claro que se debe ser respetuoso de todos.  Pero, ¿estaremos perdiendo la perspectiva de la esencia de la humanidad y de sus valores? ¿Estaremos perdiendo la noción de que la libertad y la relatividad deben tener  un límite para que podamos socializar saludablemente?

Le puede interesar: “Entre el gobierno del rey Acaz y el nuestro”/ Rigoberto Vega.