Oriente Medio registra los niveles más altos de persecución confesional

AsiaNews /

Son las conclusiones del duodécimo informe sobre “Restricciones globales a las religiones” del Pew Research Center. Disminuyen los ataques de los grupos terroristas, pero las restricciones y limitaciones impuestas por el Estado o los organismos gubernamentales están en aumento. Los cristianos siguen siendo el grupo religioso más perseguido del mundo: en al menos 153 países, sufren ataques de diversa índole.

En el último año, la persecución de los gobiernos contra las religiones registró un récord inédito a nivel global. Al mismo tiempo, el terrorismo confesional ha seguido disminuyendo, alcanzando un nuevo mínimo histórico. Son las conclusiones que se extraen del 12º informe anual sobre “Restricciones mundiales a las religiones” elaborado por los expertos del Pew Research Center. El estudio examina 198 naciones y territorios; las zonas de mayor criticidad se encuentran en Oriente Medio, donde la persecución es mayor. 

El informe se basa en datos recogidos en 2019, los últimos disponibles antes de la pandemia de Covid-19. Mide la hostilidad social y las restricciones al culto establecidas por ley. Por ejemplo, una nación puede tener un bajo nivel de violencia social relacionada con la fe, pero un poder judicial que impone fuertes restricciones al culto, y viceversa.

Publicado hace pocos días, el reporte constata un descenso de los atentados terroristas, de los asesinatos por motivos religiosos y de la violencia ejercida por turbas y grupos que atacan por cuestiones de credo religioso. Entre las naciones con altos niveles de hostilidad social se encuentran India, Irak, Israel, Pakistán, Sri Lanka y Siria. Las únicas dos naciones “europeas” consideradas de muy alto riesgo son Turquía y Rusia, siendo esta última el único país de mayoría cristiana.

Los cristianos siguen siendo el grupo religioso más perseguido del mundo: en al menos 153 países o territorios son víctimas de discriminación, abusos o ataques selectivos por parte de entidades vinculadas al Estado u otros grupos religiosos. En cuanto a los musulmanes, hay 147 países en los que son blanco de hostigamientos o ataques. Cabe remarcar que en 2007-cuando se publicó el primer estudio anual de Pew- los cristianos eran objeto de acoso o ataques por parte de los organismos de gobierno en 79 países o territorios. En menos de 15 años, esta cifra prácticamente se duplicó. Entre los 25 países más poblados del mundo, Egipto tiene el peor historial de Oriente Medio y el Norte de África en cuanto a violencia y persecución perpetrada por el Estado y los organismos oficialistas o grupos religiosos. En lo que respecta a persecución gubernamental, Irán y Turquía figuran en la categoría “muy alta”.

En una escala de uno a diez, la media mundial de restricciones gubernamentales al culto es de 2,9. Sin embargo, la cifra de Oriente Medio está muy por encima de las demás regiones, con una puntuación de 6. La segunda región más restrictiva es Asia-Pacífico, con una puntuación de 4,1. Si se analiza la violencia relacionada con la sociedad y los grupos étnico-confesionales de la región, la cifra es de 1,7 globalmente. También en este caso, Oriente Medio tiene un valor significativamente más alto, con 3,8. Europa le sigue de cerca con 2,1. Si se amplía el alcance de la encuesta a Internet y a las infracciones en línea, hay al menos 28 países con políticas restrictivas, que representan el 14% del total. De ellos, 10 se encuentran en Oriente Medio. 

A nivel mundial, el 22% de los países entran en la categoría “alta” o “muy alta” en cuanto a persecución de tipo social o de grupos religiosos extremistas. Por último, hay un récord de abusos y violencia por parte del gobierno: el 29% de las naciones figura en la categoría “alta” o “muy alta”.