Sinceramente

Fernando Berrocal / Abogado y periodista /

1.- La actual y grave crisis fiscal, económica, social e institucional del país, no es responsabilidad del gobierno PAC-PUSC del presidente Carlos Alvarado. Esto es una herencia acumulada de los últimos 20 años y seis gobiernos (dos PUSC, dos PLN y dos PAC).

2.- Lo que sí es responsabilidad de este gobierno, elegido democráticamente hasta por cuatro años y que a nadie se le olvide, es el enfoque economicista y fiscalista y la situación de turbulencia y conflictividad que atraviesa el país, por un pésimo manejo político y de comunicación de la Casa Presidencial y por ausencia de diálogo con las otras fuerzas políticas y con la sociedad civil.

3.- La Casa Presidencial ha vivido a espaldas de la ciudadanía y tardíamente, bloqueada por cientos de transportistas y con los estudiantes en huelga contra el polémico y conflictivo ahora Exministro de Educación Pública Edgar Mora, el presidente Alvarado por fin reaccionó y le habló al país, el lunes pasado, aceptando dialogar y con un discurso de verdad equilibrado, sensato y realista.

4.- Esta reacción presidencial ciertamente es tardía y pone de manifiesto debilidades estructurales y de liderazgo en la Casa Presidencial inocultables.

5.- El ministro de la Presidencia Rodolfo Piza, cuya función principal es facilitar y articular el diálogo con la Asamblea Legislativa y con el universo legítimo de los sectores económicos y sociales del país, ha estado ausente y desaparecido.  Ha fallado estrepitosamente.

6.- El equipo económico del PUSC tiene una visión economicista, ultraconservadora y neoliberal y lo único que han logrado, hasta ahora, es medio resolver la situación de liquidez del Poder Ejecutivo, con el apoyo legislativo del PLN, el PUSC y el PAC. Ese enfoque es absolutamente insuficiente.

7.- La reactivación y el crecimiento económico no han estado entre las prioridades gubernamentales y la política social está al garete (más de 250.000 desocupados y 1.5 millones de personas en condiciones de pobreza).

8.- Tampoco hay ningún cambio de fondo en materia de seguridad ciudadana.  La delincuencia común, la criminalidad organizada, el sicariato y el poder de las mafias del narcotráfico, se han disparado a niveles alarmantes e históricos.

10.- El país está anarquizado y dos de cada tres jóvenes desean emigrar por falta de oportunidades y futuro. Esto es demoledor y se requieren profundas rectificaciones.

11.- En las redes sociales, demasiados loquitos llaman a la sedición y eso es un delito penal y una traición al sistema democrático. Otros, irresponsablemente, piden que la Fuerza Pública reprima de inmediato y en forma generalizada, en lugar de actuar con serenidad y autoridad en resguardo del orden público.

12.- El presidente Carlos Alvarado ha ofrecido mesas de diálogo. Hay propuestas sobre la mesa. Lo que procede es la pipa de la paz, levantar los bloqueos y las amenazas de una huelga general y dialogar sinceramente. Eso es vivir en democracia y en un Estado de Derecho. Esa es la vía costarricense.