Reflexiones de una ciudadana

Gloria Navas  / abogada / periodicomaranata.com /

El país se encuentra frente a retos cruciales. No es necesario ahondar en el tema porque el juicio crítico es posible con la evidencia delante de nuestros ojos. Hemos iniciado un movimiento ciudadano cívico en defensa de nuestra moral y el futuro del país. No pretendemos actuar como Juana de Arco pero sí como habitantes de este magnífico terruño ahora carcomido por la corrupción a niveles públicos y por la desidia a nivel privado con nuestra indiferencia, a veces con aplicación de la teoría del vacilón y del pura vida. Somos una nación pacífica también y hasta cierto punto conformista. Sin embargo, estimamos que ha llegado el momento de salir de nuestro cómodo entorno para levantarnos con brío a defender lo nuestro: el orden, los principios democráticos de la República en medio de la selva oscurantista en la que hemos caído gracias a las erradas políticas aplicadas en la conducción del país en detrimento del bien común. Los ánimos están encendidos. Por ello debemos ser cautos, inteligentes y comedidos en nuestras decisiones. El rumbo debemos tenerlo de frente y diáfano. Debemos exigir y luchar para que nuestras pretensiones sean escuchadas y debidamente resueltas. No vamos a constituirnos en instrumentos que retiñen de los que no emana una melodía agradable a la vida y a nuestro futuro.

Un movimiento nacional pensamos, no es calentar los ánimos o la búsqueda de beneficios egoístas de la minoría los que nos conducen al caos final , sino una actividad colectiva sincera en búsqueda del equilibrio y el bien social. Por ello, la fijación de metas específicas en torno a los grandes temas debe definirse con prontitud. El tema fiscal es prioritario ante la crisis en que estamos envueltos. Criticamos el manejo del Plan Fiscal y la tremenda confusión gubernamental en sus planteamientos, cambios de criterio y voceros incapaces. Sin embargo, estamos conscientes de una reforma urgente y también coordinada en un plazo perentorio. El tema seguridad es prioritario porque Costa Rica se nos convirtió en un lugar violento y en nada beneficia a la seguridad ciudadana y al sector turismo. De igual forma es prioritaria la reactivación económica para la generación de empleo y competitividad. La educación pública debe ser reconsiderada, replanteada, motivada y ajustada a todos los mecanismos tecnológicos a nuestro alcance. De lo contrario seguiremos fomentando la gran desigualdad de oportunidades para las generaciones que van en camino. El tema ambiental debe ser reforzado y ni qué decir del mecanismo sancionatorio para los temas éticos de los que nos gobiernan. No debemos permitir, como lo señala don Luis Mesalles en su columna del día de hoy, que la sopa se nos arrale más y que solo unos cuantos se tomen el caldo.

La reacción nacional positiva es necesaria y hacia ahí vamos. Será necesaria la cooperación de todos porque la agenda nacional requiere de los cerebros y sabiduría de nuestra gente y de la participación ciudadana. Estamos en camino de organizar esa agenda nacional.

Concluyo indicando que a veces pienso que el reto es inalcanzable, pero creo que el ser humano cuenta con instrumentos poderosos, su inteligencia, la ideación de planes concretos con visión preclara y la bondad de espíritu. Pienso igualmente, en el Príncipe de Paz que vino a la tierra aparentemente desprovisto. Empero, con las armas del servicio y con una muerte vicaria triunfó. Con esas armas venció. Aunque a veces nos sintamos inadecuados.