Democracia o anarquía

Fernando Berrocal / periodista /

 Al rechazar las bases sindicales la opción del diálogo con el gobierno, el país entró en una situación bien compleja y difícil. Estamos perdiendo todos.

El presidente Carlos Alvarado habló fuerte y con determinación, el pasado domingo en Puntarenas. Dijo claramente que es “aquí y ahora”. No tenía ninguna otra opción. Frente al país, hizo lo correcto y lo que tenía que hacer.

Este asunto es “aquí y ahora”. Llevamos 20 años y cinco gobiernos, dos del PUSC, dos del PLN y uno del PAC, entrampados por la politiquería y la irresponsabilidad de no pocos que han jugado a su gusto con Costa Rica.

Por honestidad intelectual, hay que recordar el enorme esfuerzo en pro de una reforma fiscal justa y progresiva que propusieron la presidenta Laura Chinchilla y el fundador del PAC Ottón Solís y que fue boicoteado hasta por el entonces Diputado y actual Ministro de Información de este gobierno PAC-PUSC-FA.

O el desastre heredado y la irresponsable manipulación del gobierno anterior.

Esto no quiere decir que estoy de acuerdo con la pésima forma en la que se ha manejado este proceso, ni que esté de acuerdo con el insuficiente contenido del proyecto de ley que se debate en la Asamblea Legislativa. Como tampoco he estado de acuerdo con los excesos de la huelga y los bloqueos de carreteras.

Soy parte de esa gran mayoría ciudadana que ha estado, desde hace varias semanas, entre dos fuegos cruzados que no dialogan y que está cansada de esta crisis sin solución y aspira a que, de la Asamblea Legislativa, cuanto antes y por el bien de Costa Rica, salga un proyecto integral, progresivo y justo, en materia de impuestos y en materia de control del gasto público y salarios. Juntos o separados. Pero que se haga la reforma que necesita Costa Rica.

La bola está ahora en la Asamblea Legislativa. Servicios Técnicos debe indicarle al Plenario Legislativo cuál es el procedimiento legal correcto para no caer en inconstitucionalidades y para impulsar una solución razonablemente viable, a fin de que el Plenario Legislativo se transforme en Comisión Legislativa y que, a ese nivel, el proyecto de ley sea analizado, ratificado en los artículos que corresponda o modificado en lo que sea necesario… y votado en primer debate en el mes de octubre. Ese debe ser el plazo.  Además, todo está diagnosticado, escrito y dicho. En democracia se vota. Ese es un principio fundamental en un Estado de Derecho.

El presidente Alvarado dice que el Poder Ejecutivo seguirá dialogando con los sindicatos que así lo quieran. Muy bien. La ANEP, ANDE y otros sindicatos, dicen que seguirán en huelga. Esa es su decisión y su derecho. Pueden, de acuerdo a la ley, seguir manifestándose sin restricciones, pero el Ministerio de Seguridad Pública no debe permitir más bloqueos ni cierres en las carreteras.

Esta semana es crítica. Debe prevalecer el diálogo sobre la intolerancia, pero las urnas establecieron unos mandatos y esa es la voz del pueblo que es el soberano.

Lo otro es anarquía y eso, definitivamente, no es Costa Rica.