Victoria de Fabricio Alvarado en Limón trasciende el tema de proyección social

Róger Murillo / periodicomaranata.com/

Ante un reportaje realizado por el periódico La Nación de Costa Rica, en el que se interpreta que la razón principal por la que Restauración Nacional ganó contundentemente en Limón fue por la labor social de las iglesias evangélicas, nos dimos a la tarea de consultar otras opiniones.

Como todos recordaremos, Fabricio Alvarado obtuvo 60.279 votos en dicha provincia, lo cual representó el 42,42% . Antonio Álvarez de Liberación Nacional sacó 25.033 sufragios (17,62%) y Carlos Alvarado del Partido Acción Ciudadana llegó tan solo a 15.032 (10,58%). De los datos anteriores se infiere, que ni sumando los votos de Liberación y del PAC, le hubieran ganado a Fabricio, porque  apenas llegan a 40,065.

También cabe resaltar, que Restauración Nacional ganó tres de los cinco puestos a diputados que corresponden al Caribe, marcando un hito en la historia política de Costa Rica, por cuanto es la primera vez que un partido de línea cristiana logra tal cometido.

Desde la óptica de Restauración Nacional

Para César Zúñiga Ramírez politólogo y estratega principal  de Restauración Nacional, es evidente que en Limón hay un serio problema de desarrollo humano en virtud de que los gobiernos han abandonado la provincia y el limonense promedio se siente olvidado.

“Pienso que estos tres diputados que saca Restauración Nacional representan un grito al país, al gobierno de turno y a nosotros como partido. Es sin duda un mensaje de angustia pidiendo ayuda solidaria para llevar desarrollo a Limón”, expresó Zúñiga.

Dijo además a periodicomaranata.com, que las iglesias evangélicas y católicas han sido catalizadoras del abandono social de la población limonense. “Son ellas las que se han involucrado en resolver los problemas sociales de la zona, como violencia, pobreza, drogas y demás. Pero también, se han unido alrededor de la figura de Fabricio Alvarado a quien ven como una alternativa distinta”, manifestó el máster César Zúñiga.

En resumen agregó, que el resultado de esta primera victoria en la zona Atlántica es una mezcla de factores que van desde el abandono crónico de parte de los gobiernos, hasta el reconocimiento al esfuerzo que han hecho las iglesias cristianas para atender los serios problemas que enfrenta la sociedad limonense.

Mensaje manipulador

Para Jaime Rojas Venegas, técnico en gestión laboral y planificación estratégica, quien ha sido presidente y regidor municipal de Guácimo, el contenido del reportaje de La Nación es manipulador y degradante, por cuanto a su juicio pretende presentar a un ciudadano limonense que vota por interés.

“Si bien es cierto que la comunidad cristiana y católica han desarrollado una labor social excelente en Limón y que la gente ha visto con agradecimiento esta proyección , no es este el único factor. Más bien la población de la zona, al igual que en muchas regiones del país se ha volcado con una alternativa que defiende valores y es profamilia, algo que no ha tenido en  el actual gobierno”, comentó este exfuncionario de Japdeva.

Para don Jaime, el pueblo limonense votó  en contra del abandono que ha sentido por más de 20 años y que es un insulto a la inteligencia y parte de una campaña mal intencionada, que algunos analistas digan que se ganó en las costas porque representan  zonas poco educadas y con reducida conciencia sobre el voto. 

“Nuestra población votó convencida de lo que estaba haciendo, sin duda este sufragio representó una queja, un grito de descontento y un llamado de atención para volver a los valores tradicionales de la familia.  La gente de Limón es inteligente y preparada académicamente, muchos que trabajan con el Estado y con la empresa privada han sido formados en las universidades públicas y privadas, aquí hay colegios experimentales, está presente también el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), hay guías  bilingües excelentes para atender a los turistas, personal muy capacitado de Japdeva, Recope y las piñeras, que ha sido formado con las exigencias de las certificaciones internacionales, etc. Así que ahora no nos vengan a insultar desmeritando nuestro voto el cual fue por convicción y no necesariamente por una labor social como si fuese por interés”, enfatizó Rojas.

“No han  entendido nuestro voto”

Para Denis Barrios Gómez presidente de la Fraternidad de Ministerios de Limón,  los medios de comunicación y los otros partidos no han entendido todavía el voto  limonense.

“Ellos quieren presentarnos como si nuestro sufragio estuvo en función de lo social, no han digerido todavía que el país en forma general se inclinó a favor de los valores y principios de la familia tradicional. Nosotros votamos por convicción, la misma que tuvimos cuando participamos en la gran marcha por la familia, deberían de haberlo entendido. Restauración es un partido pequeño que no tiene recursos para darnos nada, como en otras ocasiones si lo hicieron los partidos tradicionales, que por ejemplo nos ofrecían sacos de cemento para que termináramos un templo, eso a cambio de votos, algo que nunca hicimos. Aquí fue diferente, la gente fue solita a votar, sin transporte ni interés alguno en ofrecimientos”, señaló don Denis.

Barrios si reconoció que la labor social que han hecho las iglesias católicas y evangélicas es loable a favor de los indigentes , apoyando también el esfuerzo de la alcaldía que construyó un recinto de ayuda para ellos donde las iglesias y grupos sociales colaboran.

Agregó además, que esta visión social también se ha extendido a la población aborigen de Talamanca, a las iniciativas mancomunados con el IMAS, Japdeva y algunas ONGs por ayudar a grupos poco favorecidos, al empeño de entes como el Foro del Caribe que obtuvo grandes  logros  económicos  para el hospital de Limón y muchos esfuerzos más en momentos de emergencia.

“Está claro que el trabajo social es un factor, pero esto es algo que hemos hecho durante muchos años y durante varios gobiernos de turno y administraciones municipales. Pero la razón del voto por Fabricio es más que eso y ya es  hora de que los medios de comunicación y la sociedad comiencen a entenderlo”, aseveró Denis Barrios.