Universidad Católica entregó doctorado Honoris Causa al ex rector Arnoldo Montero

Róger Murillo / periodicomaranata.com/

La Universidad Católica de Costa Rica (UCAT), entregó el pasado viernes ocho de junio, un doctorado Honoris Causa al ex rector de esta Institución doctor Arnoldo Mora Martínez.

El acto le correspondió al rector Fernando Felipe Sánchez y a Monseñor José Francisco  Ulloa, el cual fue parte del programa de la primera graduación de la UCAT de  este 2018 y también de la inauguración de la Galería Honoris Causa en el marco de los 25 años de la Universidad.

Don Arnoldo fue secretario general del Consejo Superior de Educación (CONESUP), coordinador del grupo de funcionarios redactores de la ley sobre educación superior parauniversitaria de 1980, coordinador del equipo redactor del reglamento sobre la educación universitaria privada y durante 1994 – 2010, rector de la Universidad Católica.

En el lapso en que fue rector de la Universidad,  fue gestor de las sedes regionales de San Carlos, Nicoya, Ciudad Neilly, Pérez Zeledón y del Centro Educativo San Francisco de Asís.

Mostrando la condecoración que le entregó Monseñor Ulloa.

Desde mayo de 1999 por su iniciativa y con el respaldo de la Junta Administrativa de la UCAT, fue miembro adherente del Sistema Nacional de Acreditación de Educación Superior (SINAES), con lo que dio inicio a la acreditación de varias carreras de la Universidad Católica.

Durante su tiempo como rector, don Arnoldo mantuvo varios pilares muy definidos: formación profesional científico-tecnológico de alto nivel, formación humana, formación ética, integración del saber y compromiso social.

Fue también director del Instituto Pedagógico de Religión y del Instituto  Parauniversitario Católico.

Don Arnoldo  subió al estrado principal, acompañado de su hija Margarita Montero.

Muy agradecido

Después de recibir el doctorado, don Arnoldo tuvo unas palabras de agradecimiento a la UCAT por tal reconocimiento y dijo que tanto su familia como él, se sintieron muy honrados al saber la noticia.

“Para mi esta designación corona con los más altos quilates de oro académico, humano y profesional, una vida dedicada a la educación y una etapa de 15 años y medio pletórica de experiencias con estudiantes que escogieron la Universidad para formarse en ella. Yo dedico este galardón a mi esposa que ha sido inseparable en todas las acciones de mi vida y también a toda mi familia”, dijo don Arnoldo.

Respecto a su experiencia profesional dentro de este campus universitario, señaló que siendo rector se esforzó por crear una academia auténtica, animada por el espíritu de Cristo.

“Siempre pensé que en una Universidad Católica la excelencia académica debía ser el más alto concepto de la excelencia humana y que la búsqueda y la consolidación de esta identidad católica y de esta identidad humana, fueron un norte constante de mi gestión, ya que yo pensaba que el ser católico en la Universidad, debía ser de verdad y no solo de nombre”, expresó el doctor Mora.

Y agregó; “me esforcé por tener una oferta de calidad para los estudiantes, que justificara no solo su esfuerzo humano y económico, sino que asegurara su desempeño laboral con prestancia y eficacia. Eso propició el hecho de que la Universidad Católica esté entre las primeras universidades privadas que  integran el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior”.

Don Arnoldo dijo que la educación es un proceso transformador que no acaba y que solo se justifica cuando instituciones como la Universidad Católica, se esfuerzan en forma auténtica, en preparar buenos profesionales para el bien del país.

Acompañado de su esposa doña Jeannette Ortega y su hija Margarita Montero.