Universidad Católica de Costa Rica celebró su 25 aniversario presentando el libro Laudato si’

Róger Murillo/periodicomaranata.com

Fotos: Adina Hernández/

La Universidad Católica de Costa Rica (UCAT) celebró el sábado primero de diciembre su 25 aniversario con la presentación del libro Laudato si’ (Alabado seas).

Este nombre está basado en la segunda encíclica del Papa Francisco presentada en el 2015, cuyo fundamento es la casa común, el lugar donde vivimos todos, o sea el planeta Tierra. Su contenido es una crítica fuerte al consumismo y al desarrollo irresponsable, con una propuesta a favor de una acción mundial rápida y unificada para combatir la degradación ambiental y el cambio climático.

Un día de celebración

El festejo de los 25 años comenzó con la colocación de dos reliquias del Padre Pío de Pietrelcina, en la capilla de la Universidad, las cuales fueron cedidas por Fray Carlo María Laborde del convento de los capuchinos menores en San Giovanni Rotondo, Italia.

Las actividades continuaron con una misa de agradecimiento, donde participaron las autoridades de la Iglesia Católica, entre ellas : Antonio Arcari, Nuncio Apostólico, Monseñor José Rafael Quirós, presidente de la Conferencia Episcopal y Arzobispo de San José y Monseñor Mario Enrique Quirós, Obispo de Cartago y Gran Canciller de la UCAT.

En una entrevista con el Arzobispo  José Rafael Quirós, expresó que la comunidad católica se siente muy satisfecha por la labor tan loable que ha desarrollado la Universidad durante estos 25 largos años.

“Uno de los objetivos de este centro universitario es formar excelentes profesionales, pero también buenos cristianos, por eso nuestro enfoque en el tema de los valores. La idea es que cada profesional que egrese de la UCAT pueda servir con generosidad de acuerdo a los principios cristianos”, aseveró el presidente de la Conferencia Episcopal.

El Arzobispo enfatizó en que esta universidad es totalmente confiable por su nivel académico y valores éticos, además porque cuenta con importantes convenios con otras entidades internacionales y profesores de muy alto nivel.

Don José Rafael se mostró muy entusiasmado por la presentación del libro Laudato si’  y señaló que es un privilegio que el Vaticano lo haya recomendado como libro de texto para otros centros de formación profesional.

Autoridades de la Iglesia Católica, que participaron en la colocación de dos reliquias del Padre Pío de Pietrelcina, en la capilla de la UCAT.

Agradecidos con Dios

El doctor Fernando Felipe Sánchez Campos rector de la Universidad Católica de Costa Rica, expresó su agradecimiento hacia  Dios al permitir a este centro universitario llegar a los 25 años, pese a las dificultades socioeconómicas del país.

“Llegamos al 25 aniversario y lo hacemos bien, con una universidad pujante que sigue creciendo, no solo en nuestra sede de Moravia, sino en Ciudad Neilly, San Carlos, Nicoya y muy pronto en Liberia, pero además con toda la motivación que nos da el respaldo y la credibilidad a nivel internacional”, apuntó el rector.

Manifestó su alegría al poder presentar en esta celebración el libro Laudato si’, que recoge las principales conclusiones y los puntos más relevantes del VII Simposio Fundación Ratzinger, realizado hace un año.

“Fue un Simposio organizado por el Vaticano y a la vez uno de los encuentros más sobresalientes en la historia de la Iglesia Católica en Centro América”, aseveró don Fernando.

Dr. Fernando Felipe Sánchez Campos, cuando se dirigía al público.

Sobre los bienes comunes de la humanidad

Para el economista Álvaro Umaña Quesada, doctor en ingeniería ambiental, quien fue uno de los expositores del VII Simposio,  este libro procura entre otros aspectos, analizar la  segunda encíclica desde la cosmovisión de los bienes comunes de la humanidad, que es el punto de vista del Vaticano.

“La economía se enfoca en los bienes privados, pero la encíclica en los bienes públicos de la humanidad, como la atmósfera, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el avance del clima tan descontrolado. Todos esos temas merecen una reflexión muy profunda y en este libro intentamos revisar las implicaciones políticas y económicas de estos aspectos”, apuntó el doctor Umaña.

Don Álvaro, quien fue ministro de Energía y Ambiente en la primera administración de don Óscar Arias, indicó que todos debemos ser custodios de la creación, donde “por ejemplo, el efecto invernadero tiene un costo que no se está cubriendo y que la humanidad es responsable de lo que le está sucediendo al planeta”, señaló.

Y agregó, “yo creo que el Papa le dio tanta importancia a este tema, porque estamos al filo de la navaja, pese a que algunos políticos se niegan a aceptar el consenso científico. La realidad es que todos  experimentamos cambios climáticos muy abruptos como las lluvias tan intensas que provocan destrozos,  mientras en zonas como Centro América hay dos y medio millones de familias que están bajo permanente amenaza de hambruna por la sequía, en lo que se ha llamado el corredor seco mesoamericano que va desde Guatemala, Honduras, El Salvador, parte de Nicaragua hasta un sector de Guanacaste, por citar un ejemplo”, dijo el doctor Umaña.

Dr. Álvaro Umaña, exministro de Energía y Ambiente.

Laudato si’, en síntesis

Durante la presentación del libro en forma oficial, el rector de la UCAT, Dr. Fernando Felipe Sánchez explicó que Laudato si’, sigue el pensamiento del Papa Francisco respecto a la ecología, pero es a la vez un llamado a construir el futuro del planeta, provocando una conversación sobre el desafío ambiental, porque es un tema que  debe interesarle a todos.

 El rector recordó que hace un año en el VII Simposio Fundación Ratzinger, se contó con 13 exponentes, 11 coordinadores de mesa, 24 países de América, Europa y Asia, además de una asistencia promedio de 700 personas en el auditorio.

Resaltó que había gente de la academia, organizaciones no gubernamentales,  organismos internacionales y de otras denominaciones religiosas, todo eso propició una verdadera conversación, según explicó.

Mesa principal, durante el 25 aniversario.

Laudato si’, está siendo usado como texto de clase y más que una encíclica verde, es una encíclica social que se nutre de aportes de la doctrina social de la Iglesia y el pensamiento de varios Pontífices”, dijo don Fernando.

Argumentó que la centralidad de la obra es el tema ecológico, pero que el libro no debe verse como eso nada más, por cuanto el abordaje es sistémico, comprensible, muy completo y va desde la parte ambiental, hasta la política, lo económico, social e incluye la cultura.

“En cuanto a las premisas del libro, podemos decir en primer lugar, que reconoce   el problema ecológico como algo real, urgente y global, donde no hay más tiempo para seguir evaluando, sino que hay que actuar ya. En segunda instancia los que dicen que cualquier intervención humana es dañina y aquellos que sostienen que no está pasando nada,  son polos extremos que no ayudan en nada a buscar soluciones. Hay que procurar un equilibrio. Y el tercer punto es que sin renunciar a decir las cosas como son, el libro intenta un acercamiento en clave de esperanza, o sea buscar soluciones. Aquí la frase clave del Papa es … No todo está perdido, porque los seres humanos capaces de degradarse hasta el extremo, pueden superarse, volver a elegir el bien y regenerarse ”, resumió el rector de la UCAT.

Portada del libro Laudato si’.

Observatorio Laudato si’

El doctor Fernando Felipe Sánchez, enfatizó que el mayor aporte de este libro y del Simposio, es la creación del índice de ecología integral humanista y para propiciarlo se ha creado el Observatorio Laudato si’, que será dirigido por el Presbítero Alexis Rodríguez.

“Nos dimos cuenta que cuando la encíclica habla de política pública, los países del mundo lo aplauden, pero nos preguntamos hasta dónde realmente las naciones responden a lo que el Papa está pidiendo. Por ello seleccionamos a un grupo de teólogos e investigadores sociales, para hacer un índice de medición mundial humano-ecológico, para que nos muestre cuánto se acercan o se alejan los países del contenido del Laudato si’. Eso nos dará un ranking que incluye a 127 naciones de cinco continentes, que representan al 93% de la población mundial”, dijo don Fernando.

Cebe destacar que por esta iniciativa la Universidad Católica de Costa Rica recibió el premio Ex Corde Ecclesiae, que es el máximo galardón que entrega la Federación Internacional de Universidades Católicas, que cuenta con 238 instituciones de todo el mundo.

  

Monseñor Mario Enrique Quirós,  Gran Canciller de la UCAT, tuvo amplia participación en todos los actos del 25 aniversario.

Podría interesarle: Universidad Católica con nueva graduación de profesionales.