Universidad Católica con nueva graduación de profesionales

Róger Murillo/ periodicomaranata.com/

El pasado viernes 30 de noviembre en horas de la mañana, la Universidad Católica de Costa Rica (UCAT), en su sede central de Moravia, graduó a 165 nuevos profesionales en carreras como: Administración de Empresas, Ciencias de la Educación (con varios énfasis), Filosofía y Humanidades, Teología, Ingeniería de Sistemas, Derecho, Psicología y Cuidados Paliativos, entre otras. Sumando todas las graduaciones regionales, se entregaron aproximadamente 200 títulos.

Con grados como bachilleratos, licenciaturas y doctorados, esa mañana, se destacaron 24 entregas de Magna Cum Laude y 21 en Diez con distinción.

Después de la entrada de las autoridades universitarias y de los graduandos, el Pabellón Nacional y el Himno Nacional, el presbítero Manuel Rojas Picado inició la actividad, pasando de inmediato al estrado principal a Raudin Esteban Meléndez Rojas representante de los graduandos, quien obtuvo un Magna Cum Laude con su doctorado en Ciencias de la Educación.

En la mesa principal: Máster Sonia Alpízar, Dr. Fernando Felipe Sánchez y la Máster Rocío Fernández.

Meléndez quien tituló su discurso como “Mejores personas, mejores profesionales” (eslogan de la UCAT), expresó que ese día se cerró un ciclo y se abrió un nuevo espacio lleno de oportunidades y desafíos, para todos los futuros profesionales.

“En primer lugar, debo dar infinitas gracias a Dios, por hacernos merecedores de sus dones…la sabiduría, la inteligencia, la fortaleza, la salud, el consejo y la ciencia, para comprender la naturaleza de las cosas del mundo físico y a su vez, para entender su vínculo con lo trascendente”, expresó Meléndez Rojas.

Raudin Esteban Meléndez, con un doctorado en Ciencias de la Educación, fue el representante de los graduandos.

Este estudiante agradeció a las familias por toda la consideración y apoyo que “hoy se ve recompensado, con este triunfo académico del cual ustedes forman parte”, enfatizó.

El día más importante

Por su parte la máster Sonia Alpízar Castillo, directora General Académica, presentó a los nuevos graduandos al rector, al tiempo que hizo una pequeña reflexión ante el auditorio presente.

“Hoy es un día muy importante en la vida académica en esta Universidad…estos estudiantes han cumplido con todos los requisitos que establece el reglamento académico, para hacerse acreedores de los títulos que recibirán”, dijo la profesora Alpízar.

Ella manifestó, que con las facultades y las obligaciones que dichos títulos les confieren, la idea es que “puedan ser mejores personas, cristianos comprometidos en las tareas temporales y el servicio del Reino de Dios en la iglesia, profesionales competentes, ciudadanos ejemplares que contribuyan al desarrollo de la patria, desde sus respectivas profesiones y finalmente, dignos heraldos de la misión y visión de esta alma máter”, indicó doña Sonia.

Máster Sonia Alpízar, Directora General Académica, cuando presentó a los graduandos. 

Sentirse orgulloso de nuestra Universidad

Para el rector de la UCAT el doctor Fernando Felipe Sánchez Campos, una de las primeras reflexiones válidas para esta graduación fue hacer un llamado a ser agradecidos, en virtud de que difícilmente en la vida se logra algo importante sin ayuda de otros.

En función de tal concepto, el rector animó a los graduandos a buscar con la mirada a sus familias y profesores, al tiempo que pidió darles un aplauso por el apoyo recibido de parte de ellos.

El doctor Sánchez motivó a estos profesionales que estaban por graduarse, para que sigan estudiando en la UCAT y les recordó que todo lo que hagan en el futuro será un reflejo de la Universidad.

Les comunicó que con esta graduación, la Universidad Católica se acerca a los 11.000 egresados en estos 25 años.

“Deseamos que tengan conciencia social y que se sientan orgullosos de nuestra Universidad, porque además de tener convenios con otras universidades extranjeras, nuestra Institución tiene un lugar en la junta directiva en la Organización Latinoamericana y del Caribe de Universidades Católicas, formada por 102 entidades, al tiempo que ocupa la vicepresidencia en la Federación Internacional de Universidades Católicas, formada por 238 centros de estudios, siendo esta, la red más importante de universidades católicas en el mundo.

 

Dr. Fernando Felipe Sánchez, rector de la UCAT.

Comprender, transformar y sentir

El rector una vez más, recordó el pensamiento del Papa Francisco respecto al tema educativo, refiriéndose a varios aspectos.

Por ejemplo, al espíritu de trascendencia, lo cual significa que un título tiene tanto valor, como capacidad tenga cada uno de ponerlo al servicio de los demás, según dijo.

“Si con ese título usted no logra que otros crezcan, o que sus comunidades mejoren, entonces no le servirá de mucho, por cuanto si tenemos algo que no somos capaces de compartir, ese algo no lo poseo, ese algo me posee a mí”, indicó el doctor Sánchez Campos.

El otro concepto que mencionó fue el de transformar, lo que equivale al lenguaje de las manos.

“Con el conocimiento adquirido deben de transformar el lugar donde van, no se permitan el lujo de ser intrasendentes. No importa que los critiquen, la gente siempre hablará de alguien que hace algo, nunca censurará a aquel que no  hace nada. De manera que sean las obras las que hablen… o lo que es lo mismo, por sus frutos los conoceréis, como dice la Escritura”, recalcó.

Don Fernando comentó además, sobre el lenguaje del corazón, lo que significa que los profesionales graduados de la Universidad Católica tienen que tener pasión por lo que  realizan.

Recalcó que cada uno debe ser valioso en lo que hace, pero a la vez apasionado, sintiendo en su corazón aquello que se le encomendó.

También se refirió a la necesidad de tomar riesgos y tener cercanía con la gente.

“No permita que el título lo distancie de su familia y de sus amigos, o que a lo mejor ahora vaya a ver a sus semejantes por encima de los hombros. Debemos de tener empatía con la gente, que no se diga de usted ‘que sabe mucho, pero que es muy arrogante’, que habla bonito, pero que es  un grosero, o que expresen, ‘me gustaba más antes cuando no se había graduado’. Si eso fuera así, deben de saber que nuestras actitudes desmeritan un título”, enfatizó el rector de la UCAT.

Parte de los profesores que acompañaron a sus alumnos.

Podria interesarle:  Renán Calvo y su creatividad navideña.