Partidos cristianos de Costa Rica en decadencia (II parte)

Róger Murillo / periodicomaranata.com/

Para el pastor y abogado Juan Luis Calvo, los partidos de línea cristiana en Costa Rica carecen de un liderazgo inspirador que logre aglutinar una estructura de personas capaces  a su alrededor, las que  puedan luego atraer  a  las bases sociales y fuerzas vivas de su entorno.

Para él, se sigue pecando de ser agrupaciones pequeñas, controladas unipersonalmente, manipuladas al antojo de su fundador, que no superan los esquemas monotemáticos y que apenas dan ciertos visos de abordar otros aspectos de interés nacional.

Al procurar dar un repaso por cada partido político, expresó que Renovación Costarricense (PRC) está herido de muerte, llevando el lastre del cuestionado comportamiento ético de uno de sus  ex diputados del cuatrienio anterior, que hizo su función bastante mal y que para colmo llevaba el crédito de pastor, lo cual dejó muy mal a la Iglesia cristiana.

Señala que otro aspecto negativo en este partido, es que sus actuales dirigentes no quisieron subirse las mangas y ponerse las botas de trabajo de campo e intentaron conseguir votos desde sus escritorios, o quizá usando la plataforma legislativa, todo lo contrario de lo que hacía su fundador.

“Orozco era un político piso de tierra, que iba casa por casa, que compartía  un  humilde plato con gente pobre y que abrazaba en forma sincera a cualquiera. Eso hizo grande a Renovación en su momento, e inclusive todavía en muchas regiones del país don Justo sigue siendo una persona muy querida por esas actitudes para la clase desposeída socialmente, pero quienes  quedaron en lugar de él, están acabando con el partido, porque no quieren ponerse el overol de ese tipo de trabajo”, afirmó Juan Luis.

Al comentar sobre  Alianza Demócrata Cristiana (ADC), con Mario Redondo al frente, expresó que tiene una propuesta importante para el desarrollo del país y es un líder inteligente, pero que su propia figura que es muy institucionalizada como político de muchos años de experiencia, en parte provoca que su imagen no sea tan atractiva para las nuevas generaciones.

Respecto a la decisión del señor Redondo,  de haber dado su apoyo a  Fabricio Alvarado en la segunda ronda electoral y al hecho de que ello le pueda pasar la factura posteriormente al verse involucrado con un partido como Restauración Nacional  (PRN),  ahora tan cuestionado,  el Lic. Calvo afirma que en ese momento  era lo que debía hacer, ya que cualquier partido político o candidato a la presidencia habría deseado tener la asesoría de don Mario, en razón de que no solo es un consejero de gran experiencia, sino que también tiene una clara visión de los problemas que afronta hoy el país y las posibles soluciones a los mismos. “Lo que hizo fue algo sincero y pronto se desmarcará de las supuestas ilícitas acciones de ese partido, sin problema alguno”, comentó.

Al referirse a los problemas dentro Restauración Nacional que es lo más fresco que está en la palestra política, este abogado aseveró que la división que se había advertido entre Fabricio y Avendaño a lo largo de la campaña política, solo era un asunto de tiempo para que saliera a la luz pública y así fue.

“El dueño del partido tenía la casa de campaña en Moravia y el candidato presidencial en la Sabana, se percibía una falta de comunicación entre ellos y una desarticulación en sus acciones, de lo que cualquiera podría deducir que una de las personas que menos tenía interés en que Fabricio fuera presidente estaba dentro de su propio partido”, indicó este abogado.

Pero agrega, que eso tan solo fue una parte de las situaciones internas, la otra es que quizá Fabricio se sintió presidente antes de tiempo. Sus asesores lo “confiscaron”, impidiendo el acceso  de muchas personas, líderes comunitarios y organizaciones que se ofrecieron a ayudarlo  y consecuentemente  con esa actitud, lo alejaron de aquello que lo había catapultado en la primera ronda: la cercanía con la gente.

 “Junto con la aludida desarticulación, el candidato se volvió inaccesible, la gente llamaba para ofrecer colaboración y no había a dónde acudir y cuál puerta tocar, se sentía desatendida y comenzó a desanimarse. Ese factor  influyó mucho para perder esas elecciones”, aseveró Juan Luis.

Opina que todo lo que está ocurriendo ahora, aumenta la frustración que vivió el sector después de los pasados comicios, pero ayuda a comprender también porqué se perdieron los mismos, por cuanto un partido dividido no puede prevalecer.

“Hay personas que piensan que todo lo ocurrido pudo ser calculado, algo así como guardar facturas pendientes de pago que en  algún  momento se iban a cobrar, dado que en tiempo de campaña se mantuvo un inquietante silencio, a sabiendas de que por el lado de Fabricio no había tanta experiencia en esas lides y se podían cometer imprecisiones sin ninguna mala intención, mismas que pudieron haberse evitado con tiempo, pero que ahora provocan que algunos estén al frente de un caso que amenaza hasta con una condena penal, y eso  se ve muy mal en un partido que predicó el postulado de manos limpias”, dijo Calvo.

Respecto a la situación actual de Fabricio Alvarado, considera que ya no tiene la fuerza de antes  ni existe el motivo que lo puso en la cúspide, tampoco goza del mismo empuje en las redes sociales, además de que ha sido muy golpeado por estas acusaciones  y si se sale del PRN para formar un nuevo partido, es “terminar de morirse”, indicó.

Sobre las repercusiones que está teniendo todo esto de Restauración en el sector cristiano general, Juan Luis piensa que hay un alto porcentaje del liderazgo nacional y de los fieles de la Iglesia que se han “resfriado”, de  tal forma que ya no quieren nada con la actividad política, dado los acontecimientos actuales, y que lo más recomendable es que desaparezcan todas esas agrupaciones que han dañado tanto al sector cristiano en estos momentos. “Definitivamente se requiere una nueva forma de hacer y participar en política”, señaló.

 

La ropa sucia se lava en casa

Para el pastor y ex diputado Guyon Massey, Costa Rica igual que otros países de América Latina, ha tenido una interesante participación de líderes cristianos que han venido incursionando en el campo político.

De ahí que en forma  paulatina se han cosechado casi dos décadas de experiencia desde el primer diputado que llegó a la Asamblea Legislativa, hasta los 14  de esta última elección.

Por lo tanto, no se vale que se tire por la borda todo el esfuerzo que se ha hecho durante este tiempo, por un mal manejo de líderes que han olvidado la razón por la cual fueron electos y sobre todo que ignoran preceptos bíblicos como el de Primera de Corintios 6:1  que dice : “Se atreve alguno de ustedes, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a un juicio ante los incrédulos y no ante los santos? De lo que se infiere según Massey, que la ropa sucia se debe de lavar en casa y no fuera.

“No se ve bien que nos pongamos en manos de los incrédulos, que son implacables. En casa podemos encontrar por lo menos un poco de misericordia, pero los otros están deseando que cometamos un solo error para caernos encima con todo el escarnio posible, en esto se nota la falta de sabiduría al facilitar el caldo de cultivo y que los enemigos del evangelio hagan fiesta con nosotros”, enfatizó don Guyon.

Este pastor afirma que la ilusión de tener 14 diputados, de pronto se empieza a ver manchada por malas actuaciones, como  denunciarse entre ellos, lo cual pareciera vaticinar una historia triste, por cuanto lo que comienza mal suele terminar igual.

“La realidad es que Jesús lo dijo con claridad, que una casa dividida no puede prevalecer, por eso es imperativo que autoridades de la Iglesia procuren intervenir con urgencia antes de que se pierda toda la coyuntura que se ha hecho durante todos estos años por el mal manejo de unos pocos que solo demuestran falta de sabiduría y humildad”, aseveró.

La necesidad de un simposio político

Para el pastor Massey si bien es cierto que la Iglesia no puede instrumentalizarse políticamente, si es necesario llamar a cuentas a estos representantes y también que escuchen el consejo de otras personas que han tenido cierta experiencia política, aun cuando sean de otros partidos.

Por ello ve la necesidad de hacer un Simposio Político, donde se les de enseñanza a estos diputados de como se debe actuar ante ciertas situaciones, sin que se manche el testimonio del sector cristiano.

“Aquí es necesario revisar la figura del caudillismo negativo que ha sido el común denominador de nuestros partidos de línea cristiana, donde las personas son dueñas de los mismos, hacen lo quieren, toman sus propias decisiones e inclusive utilizan su familia y eso hay que revisarlo para bien de la imagen de cada agrupación. Paralelo a eso hay que evaluar la forma en que se han venido realizando las asambleas cantonales y provinciales, porque a veces uno percibe que se hacen nombramientos dedocráticamente y eso hay que detenerlo”, dijo Massey.

Agregó que parte del tema que se debe retomar es la posibilidad de una nueva y única instancia política en lugar de tantos partidos, donde cada uno baje su propia bandera para elevar la de una propuesta más amplia, con un plan de gobierno y una carta ideológica bien definida, como la que ya se había establecido en el “Proyecto Mi país”, que llevó mucho tiempo de trabajo y de estudio pero que no se ha logrado un acuerdo en firme de parte de los representantes de los partidos.

 

Se perdió la credibilidad

Para el Lic. Justo Orozco, fundador del Partido Renovación Costarricense (PRC), la Iglesia en forma general y la sociedad han perdido la credibilidad en los partidos cristianos, producto de muchas acciones que han dañado la imagen que tanto costó levantar de la comunidad cristiana.

Indicó que es lamentable que muchos de los conflictos se den por problemas financieros, donde con mucha antelación la Sagrada Escritura había presentado aquella fuerte advertencia de que “ la raíz de todos los males es el amor al dinero”.

“Por ejemplo, los primeros conflictos que tuvimos con nuestros últimos dos diputados en la Asamblea Legislativa fue porque se negaron a dar el 5% de su salario para el sostenimiento del partido, cuando era algo que ya se había acostumbrado por años y que estaba en los estatutos. Así comenzaron las fricciones, por temas económicos y esto no debe ser así”, expresó este ex diputado.

El otro punto  clave para él, es que los pastores no deberían involucrarse más en política, ya que se ha tenido muy malas experiencias con ellos.

El tercer aspecto que mencionó es que para insertarse en las arenas políticas hay que tener recursos económicos y que en su caso, las nuevas figuras que estaban en Renovación Costarricense procuraban que él (Justo) siguiera financiando el proyecto, pero los demás no querían poner dinero y “sin cacao no hay chocolate, por eso preferimos retirarnos y que ellos siguieran solos. Así  no asistiríamos al entierro del partido”, afirmó.

Para el fundador del PRC este partido ya está muerto y en lo particular él  no volvería a la política, a menos que fuera como un asesor o colaborador externo, o consejero para aprovechar su experiencia.

Respecto al Partido Alianza Demócrata Cristiana (ADC), expresó que Mario Redondo era el candidato más preparado y que se percibía que tendría un lugar protagónico entre las tres opciones de línea cristiana, pero que fue ignorado por la masiva inclinación que tuvo la comunidad cristiana hacia Fabricio después de la opinión consultiva y eso hizo que no sacara ni un diputado, lo cual ubica a la agrupación en cuidados intensivos.

Al referirse a Restauración Nacional y los conflictos internos que está viviendo, aseveró que quizá lo primero que hay que hacer es no involucrar a la familia dentro de una cúpula de poder, porque eso se ve muy mal.

“Ni la iglesia local, ni un partido político,  deben de ser una empresa familiar. No se ve con buenos ojos  insertar a la familia en un Comité Ejecutivo de un partido que uno preside, esto por el bien de la misma agrupación  debe erradicarse. Yo en Renovación Costarricense (PRC), cuando estuve al frente, procuré mantener a mi familia alejada para evitar comentarios”, señaló Orozco.

Respecto a todos los demás temas que ha ventilado la prensa sobre Restauración, considera que deberían haberse discutido internamente, como dice la Palabra : “si tu hermano tiene algo contra ti, llámalo aparte y dícelo”. 

“Pero ellos lo hicieron al revés, primero se recurrió a instancias como la fiscalía y  la prensa, eso la sociedad así como el electorado se los va a cobrar. Hoy son 14 diputados gracias a Fabricio, pero esta historia jamás se va a repetir. En las próximas elecciones si sacan uno o dos logran mucho, porque a lo mejor este partido también entró ya en una debacle de muerte por esas malas actitudes y eso se hubiese evitado si se actúa más cristianamente y con un poquito de humildad”, comentó.