En el marco de su 25 aniversario Universidad Católica realizó su primera graduación 2018

Róger Murillo / periodicomaranata.com/

La Universidad Católica de Costa Rica (UCAT), realizó el pasado viernes ocho de junio, la graduación de 187 alumnos, acto que se efectuó en el gimnasio de la institución donde también asistieron familiares de los estudiantes.

La actividad contó con la participación del rector Dr. Fernando Felipe Sánchez Campos, Monseñor José Francisco Ulloa Rojas, emérito de la Diócesis de Cartago y el MSc. Alexis Rodríguez Vargas, director de Vida Estudiantil, Extensión e Internacionalización de esta universidad.

La oración inicial le correspondió a Monseñor Ulloa, quien aprovechó la oportunidad para exhortar a los graduandos a pensar en la Costa Rica del futuro.

“A ustedes les toca conservar y promover los grandes valores que recibimos de nuestros ancestros, por eso les animo para que nunca sean conformistas y más bien sigan con gran empeño y dedicación para llegar a ser los mejores profesionales del país”, manifestó.

Y agregó, “la Universidad los va a juramentar, pero no para que se vayan de aquí, porque nadie se va del Alma Mater, aquí queda el corazón de cada uno, el espíritu que han puesto en este esfuerzo, al igual que los 11.000 profesionales que ha graduado esta institución durante estos 25 años, de la cual no solo me siento uno de los promotores, sino también un egresado. Por eso, esto para mi  no es una despedida sino un hasta luego, por cuanto los vamos a estar esperando”.

Por su parte el Máster Alexis Rodríguez al presentarles a los graduandos al rector para ser juramentados, tuvo unas palabras de felicitación para ellos al tiempo que destacó dos aspectos, el don y la responsabilidad.

“Cuando en el contexto de la Iglesia Católica se menciona nuestro nombre, lo entendemos de doble manera,  en primer lugar como regalo que se nos da y en segundo,  la  responsabilidad que asumimos. Ustedes son hombres y mujeres que reciben un don, un don a través de la educación, pero que también asumen una responsabilidad para con nuestro país”, aseveró el Presbítero Rodríguez.

Posteriormente  dirigiéndose al rector, expresó; “estos estudiantes han cumplido con todos los requisitos que establece el reglamento académico para hacerse acreedores de los títulos que hoy recibirán, por lo tanto le ruego juramentarlos de manera que asumiendo las facultades y las obligaciones que dichos títulos les confieren, puedan ser mejores personas, cristianos comprometidos con las tareas,  mejores ciudadanos competentes y ejemplares, que contribuyan al desarrollo de nuestra patria desde sus profesiones  y finalmente dignos heraldos de la Misión y la Visión de esta Alma Mater”.

 

En la mesa principal, Dr. Fernando Felipe Sánchez, Monseñor  José Francisco Ulloa y el MSc. Alexis Rodríguez.

Seguimos creciendo

El doctor Fernando Felipe Sánchez durante su participación expresó a los estudiantes, que su representada seguirá haciendo su mayor esfuerzo para seguir creciendo en todos los campos posibles.

Respecto a las filiales dijo que en Ciudad Quesada se buscará muy pronto una sede más amplia, en Ciudad Neilly se invirtieron muchos millones de colones  en la nueva sala de cómputo y el aire acondicionado, en Nicoya se trasladarán a otras instalaciones con nueva sala de cómputo y biblioteca bien acondicionada, a la vez que en Liberia el próximo año se buscará un nuevo edificio.

En la parte académica señaló  que la Universidad sigue objetivos muy claros, como una mayor presencia de los directores de carreras en cada una de las sedes, actualización de toda la malla curricular, evaluación constante de profesores y directores, así como un programa de identidad católica bien robusto.

También comunicó que a partir de este mes de junio, el Instituto Parauniversitario Católico entra de lleno a ser parte de la UCAT, bajo la dirección del rector y que la Universidad Católica como organizadora del pasado simposio internacional sobre ecología, recibió un reconocimiento de parte de la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC).

Aseveró que las conclusiones del mismo se plasmarán en un libro que será entregado al Vaticano en cuanto esté listo.

“Recientemente hemos sido nombrados con uno de los 15 espacios en el Consejo Directivo de la FIUC, en donde América Latina y el Caribe solo cuentan con dos campos y el otro lugar lo tiene la Universidad Católica de Chile, aquí hay que tomar en cuenta que esta Federación dirige 226 universidades, por lo tanto, este reconocimiento es para nosotros todo un honor”, comentó don Fernando.

El rector  mencionó, que se han logrado firmar acuerdos internacionales con más de 24 universidades del mundo y que el 26 de junio tendrán la visita en la UCAT de don Mario Ortiz, director de asuntos internacionales de la Universidad Católica de Washington -sede oficial de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos- quien vendrá a disertar sobre como aprovechar más las relaciones internacionales.

Resaltó la inauguración de la  galería Honoris Causa, con el reconocimiento al Dr. Arnoldo Montero Martínez, ex rector de la Universidad Católica, acto que se realizó durante esta graduación. (Ver nota aparte).

Cabe destacar que la UCAT ya había entregado un doctorado honoris causa también a Monseñor Román Arrieta Villalobos en 1998 , a la doctora Floria Jiménez  en el 2009 y a Monseñor Antonio Troyo en el 2012.

Rector Fernando Felipe Sánchez, durante su alocución.

Si no hay pasión no hay éxito

El doctor Sánchez exhortó a los estudiantes, a propiciar un sentido de trascendencia, de manera que todo egresado de la UCAT debe dejar huella donde esté, sea en  el trabajo o la comunidad, sin espacios para el egoísmo.

Se refirió a tres lenguajes, el de la cabeza, señalando que “hay que pensar con rigurosidad, porque  aquí nadie les regaló nada, para lograr este título tuvieron que esforzarse, por cuanto el pecado capital de nuestra institución es el facilismo”, dijo.

“El otro lenguaje es el de las manos, eso que aprendieron hay que ponerlo en práctica para cambiar el mundo y el tercer lenguaje es el del corazón, de nada nos sirve un profesional si no tiene pasión, sin pasión no hay éxito. Ustedes han sido llamados para ser líderes, pero deben aspirar a ser reconocidos no por lo que saben, sino por lo que hacen y transmiten”, enfatizó el rector.

Parte de los graduandos durante su juramentación.