En Costa Rica: Grupo de pastores claman por volver a las “raíces” doctrinales

Róger Murillo-periodicomaranta.com/ Fotos: Comité organizador.

El pasado sábado cinco de octubre, en horas de la mañana, en el auditorio de la iglesia Ciudad de Dios, ubicada en Hatillo,  se realizó la actividad denominada “Reconstruyendo los muros y edificando vidas”, cuyo lema principal fue “Nehemías manos a la obra”.

Así lo explicó a periodicomaranata.com el pastor Irving Hernández, quien dijo que cuatro meses atrás, Dios comenzó a inquietarlo con este proyecto, con el objetivo de buscar una reflexión en el liderazgo costarricense, sobre la necesidad de volver a las raíces doctrinales bíblicas que la Iglesia tuvo décadas atrás.

“Me da la impresión, de que muchos de nosotros nos hemos extraviado un poco de las sendas antiguas que nos presenta la Escritura Sagrada, creando nuestros propios reinitos, sin visión de unidad y compañerismo, algo que nos caracterizó en el pasado”, afirmó Hernández.

Don Irving, comentó que existe una seria preocupación en un buen porcentaje del pastorado costarricense, sobre aspectos que se están predicando y que no tienen respaldo bíblico, lo cual produce mucha confusión en la gente. Lo que a la vez refleja una Iglesia con poco fundamento, que quizá requiere ser reconstruida, como en los tiempos de Nehemías.

“Nos urge volver a tener una Iglesia sana, con buena doctrina, por cuanto pareciera que nuestras ‘murallas’ están deterioradas, por lo tanto, requerimos que el Señor levante Nehemías contemporáneos”, enfatizó.

El pastor Enrique Vargas tuvo una importante reflexión.

Reconocimiento a pioneros

Irving dijo a nuestro periódico, que al Comité Organizador compuesto por Juan de Dios Calderón, Gerardo Soto y Alex Alvarado (como asesor), le pareció pertinente invitar a pioneros de la obra, para que tuvieran unas breves palabras y dieran su opinión sobre la obra de Dios de la actualidad, comparándola con la época que ellos vivieron. Esto fue muy enriquecedor y edificante.

Mencionó que, no pudieron llegar todos los invitados, pero se contó con la participación de los esposos Pedro e Ivette Murillo de Santidad Pentecostal, además de don Enrique y Rosalba Vargas, de Asambleas de Dios.

Don Pedro Murillo, instó al pastorado a volver a las “sendas antiguas”.

Acto de humillación

Agregó que una parte muy especial de esta convocatoria, fue el momento en que a todos los invitados se les instó a tener un acto de humillación y perdón delante del Espíritu Santo.

El pastor Irving Hernández, en el tiempo de la humillación y perdón.

“Todos nos humillamos y pedimos perdón a Dios por los pecados que como Iglesia hemos cometido, por los errores pastorales que estamos teniendo y por la falta de unidad ministerial. Es nuestra esperanza que el Señor tenga misericordia de nosotros y que oiga nuestro clamor, porque quizá si nos uniéramos de verdad y clamáramos juntos como un solo cuerpo, Costa Rica no estaría viviendo las angustias económicas, políticas y sociales que está pasando, porque muchos de nosotros aparentamos unidad, pero en nuestro fuero interno no la estamos viviendo y a veces pareciera que no nos interesa”, enfatizó Hernández, quien agradeció a Faro del Caribe que la actividad fuese transmitida en vivo para todo el país y allende nuestras fronteras.