Diputado propone que se acaben las “pensiones de hambre

-Eduardo  Cruickshank propone aumentar pensiones  no contributivas con dineros de pensiones de lujo

-Pide a Presidente usar ₡11.000 millones que se recortaron a las pensiones de lujo, para aumentar las pensiones que recibe la gente más pobre.

Alexis Chacón / periodista parlamentario/

El diputado, Eduardo Cruickshank, del Partido Restauración Nacional, pidió al Presidente de la República que aumente las pensiones que reciben las personas más pobres, con recursos que se recortaron el año pasado a las pensiones de lujo.

Cruickshank envió este miércoles una carta al Presidente Carlos Alvarado y a la Ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, para solicitarles que ₡11.000 millones que se recortaron a las pensiones de lujo, hasta agosto del 2018, sean incluidos en un próximo presupuesto extraordinario para aumentar las transferencias al Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares, destinados a dignificar las pensiones del régimen no contributivo.

“Es contrario al principio de solidaridad, que inspira todo nuestro régimen democrático, que existan pensiones de 78 mil colones por mes. Este es el monto que se otorga a los pensionados por el régimen no contributivo y constituye un monto insuficiente para atender sus necesidades más básicas. Así como se redujeron pensiones de 12 y 14 millones de colones por mes, también deben aumentarse pensiones que están dentro del umbral de pobreza”, apuntó el diputado Cruickshank en su carta.

Las pensiones del régimen no contributivo están dirigidas a las personas más vulnerables del país; son pensiones para adultos mayores de 65 años, personas inválidas, viudas en desamparo, huérfanos e indigentes.

Cruickshank habló también del tema en el Plenario Legislativo y aplaudió las acciones para ponerle tope a las pensiones de lujo; pero advirtió que es insuficiente para cubrir las necesidades básicas, el dinero que reciben las personas que tienen pensiones no contributivas, sobre todo ahora que con la reforma fiscal estas familias deberán pagar impuesto a la canasta básica y a las medicinas.

“Una pensión de 78 mil colones por mes, no es una pensión, es solo una dádiva más a quien debe pedir limosna para sobrevivir y esto es igual de vergonzoso e indignante que las pensiones de lujo”, concluyó el diputado Cruickshank.