Condenable y repudiable agresión a Obispos, Nuncio y periodistas

Fuente: 100% Noticias /

Las turbas y paramilitares orteguistas agredieron y golpearon al Cardenal Leopoldo Brenes, Monseñor Silvio Báez, Monseñor Miguel Mántica, al Nuncio Apostólico Waldemar Stanilaw Sommertag, y otros Obispos que llegaron esta mañana a la Basílica de Diriamba para dar acompañamiento a las víctimas de la represión del Gobierno.

Los delincuentes ingresaron al templo a la fuerza y armados comenzaron a agredir y golpear a los Obispos, y periodistas.

“Por medio de la violencia todo se encamina a un callejón sin salida. Hoy más que nunca la iglesia estará al lado del pueblo”, aseguró Monseñor Báez, quien fue herido con un arma blanca en su brazo derecho.

“Estamos dispuestos a dar la vida por aquellos que no tienen voz. Tenían todo preparado. Tenían preparado una turba”, dijo el padre Edwin Román, también agredido.

Monseñor Miguel Mantica denunció que turbas del gobierno robaron su celular. Sus cuentas en redes sociales y correo electrónico quedaron abiertas.

 

Asediado por una turba enardecida que quería ingresar a la Basílica San Sebastián en Diriamba, fui herido, golpeado en el estómago, me arrebataron las insignias episcopales y agredido verbalmente. Estoy bien gracias a Dios. Se liberó la basílica y a quienes allí estaban Monseñor : Silvio José Baéz.

“Nosotros defendemos simplemente los derechos humanos sin excepción. Es lamentable este hecho de violencia, violencia solo genera violencia. Estamos muy distantes de recuperar la paz social”, dijo Álvaro Leiva, de la ANPDH.

La Arquidiócesis de Managua, condenó la agresión por parte de personas a fines del Gobierno.

“Su Excelencia Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua, Su Excelencia Silvio José Báez, Obispo Auxiliar, Su Excelencia Monseñor Waldemar Somertag representante del Santo Padre en Nicaragua, han sido agredidos este medio día en la Basílica Menor de San Sebastián en Diriamba. Ellos realizaban una visita pastoral a sacerdotes y fieles de la zona de Carazo, atacada por paramilitares y turbas este fin de semana, dejando muerte, luto y dolor”, publicó en su cuenta de Facebook.

Los religiosos y periodistas lograron salir del templo escoltados hasta la entrada de la ciudad por dos patrullas de la Policía Nacional.

“Hemos superado todo, la policía ha venido y ha puesto un poco de orden. Seguimos orando para que la paz se recupere en el país”, dijo el Cardenal Leopoldo Brenes.