Movimiento popular afirma que se puede revertir matrimonio igualitario en Costa Rica

Róger Murillo-periodicomaranata.com /

Coherencia Cívica Costarricense y Sinergia, grupos interdisciplinarios, gestores de transformación social en Costa Rica, que se han apoyado además en una serie de organizaciones civiles, se niegan a aceptar que en este país, a partir de mayo del 2020 se aplique el matrimonio igualitario.

Como recordaremos desde agosto del 2018, la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia dictaminó que la Asamblea Legislativa debía regular el matrimonio entre personas del mismo sexo en un plazo de 18 meses, que se cumple el 26 de mayo del 2020.

De lo contrario, entraría en vigencia la inconstitucionalidad del inciso 6 del artículo 14 del Código de Familia, que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo.

O lo que es lo mismo, si se llega a esa fecha y el Congreso no presenta ninguna regulación a esta temática, el matrimonio igualitario entraría en vigencia en forma automática.

Lo anterior, tomando en cuenta las acciones de inconstitucionalidad planteadas contra dicho artículo del Código de Familia, donde el Tribunal tomó como base la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, (OC-24-17) la cual le dio al país -en aquel momento- tan solo unos meses para reconocer este tipo de matrimonio. Algo que para muchos juristas no es vinculante.

En que consiste el “portillo”

Según el representante legal de Sinergia, el licenciado Raúl Escalante Soto, abogado litigante, especialista en derecho constitucional y administrativo, la idea es que la Asamblea Legislativa interprete en forma auténtica el artículo 242 en relación al 14.6 del Código de Familia, de manera que la interpretación sea que el matrimonio y la unión de hecho es entre un hombre y una mujer.

Ese mismo artículo 242, habla literalmente que la relación es entre hombre y mujer, sobre todo por el concepto aptitud legal para contraer matrimonio: “La unión de hecho pública, notoria, única y estable, por más de tres años, entre un hombre y una mujer que posean aptitud legal para contraer matrimonio, surtirá todos los efectos patrimoniales propios del matrimonio formalizado legalmente, al finalizar por cualquier causa”, dice el texto.

La propuesta incluye además, la interpretación adecuada al artículo 4 de la Ley de la Persona joven.

Lic. Raúl Escalante impulsor de la iniciativa.

Piden una ampliación del plazo

Don Raúl acotó, que la idea es que la Asamblea Legislativa solicite una suspensión del plazo otorgado por la Sala Constitucional, para que así con un mayor lapso, el plenario pueda discutir con el debido tiempo, un proyecto de ley con el objetivo de la mencionada interpretación auténtica.

Para tales fines, Coherencia Cívica y ​Sinergia, se han dado a la tarea de un arduo proceso de recolección de firmas en diferentes iglesias (católicas, evangélicas, adventistas, etc.) con el objetivo de mostrar el respaldo ciudadano a la iniciativa.

Si bien es cierto que para tales fines lo que vale son las firmas físicas, (ya van por más de 30.000) también cuando las personas firman esta campaña digitalmente, en forma automática se le envía un email a la Sala Constitucional, al presidente y vicepresidente de la Asamblea Legislativa, así como a la primera y segunda secretaria del plenario.

Cabe destacar que este esfuerzo, está impulsado por todos los movimientos Provida y Profamilia de Costa Rica.

El Lic. Escalante explicó a periodicomaranata.com, que la suspensión del plazo de 18 meses, no es una opción nueva en el caso de la Sala Constitucional, ya que hay varios precedentes. Así es que perfectamente lo pueden hacer.

Le corresponde a la Asamblea Legislativa

Para este abogado constitucionalista, este tema debe dilucidarse en el plenario legislativo y no en la Corte de Justicia.

De lo anterior se desprende, que hubo una extralimitación tanto de la Sala Constitucional como de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Escalante dijo, que el artículo 52 de la Constitución Política de Costa Rica es clara al afirmar que “El matrimonio es la base esencial de la familia y descansa en la igualdad de derechos de los cónyuges”.

Expresó que los mismos magistrados del Alto Tribunal y los legisladores entienden que el diseño es bueno, ha sostenido a la sociedad costarricense y es coherente con lo diseñado por el Constituyente originario en 1949. Todo está basado en Costa Rica para la tutela de la unión entre hombre y mujer como plataforma de la familia, célula clave de la sociedad, como lo afirma la Constitución.

Agregó, que siendo el matrimonio entre hombre y mujer parte de los valores tradicionales de la sociedad costarricense, apoyado además por una mayoría de la población, es ilógico que un pequeño grupo de magistrados legislen creando una norma ajena a estos principios, imponiendo a la vez una ideología que afecta el equilibrio institucional.

A continuación, adjuntamos el link donde usted puede firmar y unirse a esta campaña:

https://www.citizengo.org/es-lat/173358-costa-rica-dice-no-al-gaymonio