Menos del 10% de los evangélicos quieren sermones más cortos; 30% quiere una enseñanza más profunda

Michael Gryboski /Christian Post Reporter/

Menos del 10% de los protestantes evangélicos quieren tener sermones más cortos durante el culto, mientras que casi un tercio quiere una enseñanza más profunda, según datos de encuestas publicados recientemente.

Gray Matter Research e Infinity Concepts publicaron un nuevo informe el viernes pasado titulado “El cuadro de mando congregacional: lo que los evangélicos quieren en una iglesia”.

Los investigadores encuestaron a 1000 protestantes evangélicos estadounidenses y les pidieron su opinión sobre 14 elementos diferentes sobre las iglesias a las que asisten para adorar.

Según el informe, una copia del cual se envió por correo electrónico a The Christian Post el lunes, solo el 7% de los encuestados quiere que los sermones sean más cortos, mientras que el 85% cree que la duración de los sermones es aceptable tal como es. Alrededor del 8% por ciento dijo que quería que los sermones fueran más largos.

Estas tendencias fueron bastante consistentes entre generaciones, ya que el 10% de los evangélicos menores de 40 años preferían sermones más cortos, mientras que el 11% mayores de 70 años respondieron lo mismo.

Los encuestados evangélicos entre las edades de 40 y 54 años eran los menos propensos a querer sermones más cortos, con un 3% de acuerdo con esta idea. Los encuestados entre las edades de 55 y 69 años fueron los más propensos (88%) a creer que la longitud de los sermones estaba bien tal como es.

“Uno de los hallazgos más sorprendentes fue que muy pocos evangélicos quieren sermones más cortos, ya que un estereotipo tan común y desafortunado es el de los pastores prolijos”, dijo a CP el presidente de Gray Matter Research, Ron Sellers.

“No solo eso, sino que nos siguen informando que los adultos jóvenes tienen períodos de atención cortos y que los pastores realmente necesitan reducir sus sermones para llegar a esta población. Esperaba encontrar una mayor proporción de evangélicos (especialmente jóvenes) que desearan sermones más cortos, como quizás un 20% o un 30%. En cambio, es solo el 7%”.

Además, los datos muestran que el 30 % de los encuestados quiere una enseñanza más profunda de sus iglesias, mientras que el 69 % respondió que sentía que la profundidad de la enseñanza estaba “bien tal como está”.

Mark Dreistadt, director ejecutivo de Infinity Concepts, dijo que considera que es especialmente sorprendente que casi un tercio de los evangélicos quieran más profundidad en los sermones.

“La idea más sorprendente fue que el 30 % de los evangélicos quieren una enseñanza más profunda de la que actualmente brinda su iglesia”, dijo Dreistadt.

“Esto demuestra una oportunidad para que los pastores profundicen en la Palabra de Dios. Esta es una buena noticia en un momento de nuestra cultura en el que la alfabetización bíblica es tan baja: parece haber un deseo entre los evangélicos de profundizar su comprensión de la verdad bíblica”.

En 2019, el ex director ejecutivo de LifeWay Christian Resources, Thom S. Rainer, informó que una encuesta en las redes sociales de 1000 personas descubrió que la duración promedio de los sermones estaba disminuyendo en comparación con cuatro años antes.

Oscar Amaechina sobre llegar a los no alcanzados con el Evangelio

“La mediana de duración del sermón de los encuestados fue de 27 minutos, frente a los 29 minutos de hace cuatro años”, explicó Rainer.

“Aunque varios encuestados indicaron que los cambios en la duración de los sermones fueron más largos que en años anteriores, por un margen de 3:2, más pastores se estaban moviendo hacia sermones más cortos”.

El informe Gray Matter Research e Infinity Concepts también encontró que a alrededor de dos tercios de los encuestados les gustaban los mensajes políticos o la participación política de sus iglesias, mientras que el 22% quería menos participación política de sus iglesias.

Sellers le dijo a CP que este hallazgo “no me sorprendió mucho, porque cada vez que un tema es controvertido, espero ver alguna reacción”.

“Ha habido muchas historias y mucha evidencia anecdótica, además de una variedad de estudios, que muestran a personas que cambian de iglesia o incluso abandonan la Iglesia debido a diferencias políticas, ya sea en general o en una posición específica como el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo”. añadió.

“Entonces, si las personas se van o cambian debido a diferencias políticas, no será nada nuevo, solo una continuación de lo que ya ha estado sucediendo en nuestra sociedad durante algún tiempo”.

Además de las preguntas sobre la duración del sermón, la profundidad de la enseñanza y la política, se les preguntó a los encuestados si creían que su iglesia necesita cambiar la cantidad de música, los estilos de música y los estilos de adoración. Se pidió a los encuestados que opinaran sobre el enfoque de sus iglesias en la evangelización, los problemas sociales, la extensión, la duración general del servicio, el tamaño de la congregación, la diversidad racial, la frecuencia con la que se solicitan donaciones y la cantidad de mujeres en el liderazgo.

Para cada elemento enumerado, en promedio, el 74% de los encuestados dijeron que estaban contentos con la forma en que su iglesia manejó el asunto y que no querían ver un cambio.

Dreistadt espera que el informe “brinde a los líderes de la iglesia algunos puntos de referencia para medir y algunas ideas para considerar”.

“Sin embargo, es importante tener en cuenta que existe una amplia variedad de estilos de iglesia para elegir y los evangélicos tienden a buscar iglesias que se ajusten a sus preferencias personales”, dijo Dreistadt.

“Así que queremos alentar a los pastores y líderes de la iglesia a aprender de los datos y aumentar su conciencia sobre los posibles cambios. Sin embargo, también queremos animarlos a que siempre busquen demandar el llamado que Dios ha puesto en sus corazones para la congregación.”