Los primeros cien días del gobierno Alvarado

 Fernando Berrocal / periodista

El gobierno del PAC-PUSC-FA del presidente Carlos Alvarado llegó a sus primeros cien días.

Aunque todavía no hay resultados concretos medibles, opino que el balance de las buenas intenciones es positivo para el país.

Destacó dar internet de banda ancha con una velocidad sobre 10 Mbps a 4.569 centros educativos para el 2021. Eso es meter de lleno a Costa Rica en el siglo XXI. El equipo ad honorem de expertos nombrado es lo mejor que tiene el país.

Es imposible, sin embargo, no hacer referencia a dos situaciones finales del gobierno de Luis Guillermo Solís que deben ser investigadas por la Contraloría General de la República y el Ministerio Público, para determinar su legalidad:

1. El enorme hueco fiscal heredado en el presupuesto del 2018, es de 900.000 mil millones de colones. Con venta de bonos y de acallado, se rellenaron los impresionantes faltantes del presupuesto nacional necesarios para que dicho gobierno PAC pudiera terminar su mandato. Esta fue otra de las censurables manipulaciones para que no explotara, en pleno proceso electoral, una gravísima situación de insolvencia y falta de pagos.

2. Extraña también, en ese diciembre, la compra directa por US$8.5 millones de un avión carísimo y sobre preciado para Seguridad Pública. China había donado dos aviones funcionales y los Estados Unidos cuatro helicópteros policiales y varios guardacostas modernos. Con eso estábamos bien equipados para dar la lucha contra las mafias del narcotráfico internacional, pero….

Me recuerda dos helicópteros de lujo comprados en el gobierno PLN anterior que igualmente critique y denuncié públicamente. Lo digo con transparencia.

Dos preocupaciones sobre estos primeros cien días:

1.-No se conocen planes agresivos y visionarios de crecimiento económico y fortalecimiento del sector privado productor, exportador y generador de la riqueza nacional. Esta variable y las alianzas público privadas, deben entrar prioritariamente en el cuadro de acciones. De otra forma, aunque se mejorará la situación fiscal y permanecieran estables las variables macroeconómicas, no salimos adelante. Tenemos que volver a crecer a más del 6% y esa es la máxima prioridad del país: fortalecer al sector privado productor y exportador y atraer inversión extranjera directa y de servicios.

2. -La reorganización de la política social del Estado. En términos relativos, somos el país de América Latina que más recursos públicos destina e invierte en programas de asistencia social y lucha contra la pobreza.  Eso está muy bien, pero no es funcional ni eficiente seguir con 42 programas de cooperación social, a cargo de 20 instituciones públicas distintas. Esa estructura estatal es un archipiélago de pequeños poderes, ineficiencia, burocracia y manipulación política. La reforma integral de ese sector es otra gran prioridad.

Hay ministerios e instituciones en que se ve mucha energía y trabajo. Destacan Hacienda, MOPT y Ambiente. Otros están todavía organizándose y sin arrancar o bien cometiendo errores y generando conflictos innecesarios y secundarios.

A fin de año, la ciudadanía con todo derecho exigirá resultados evaluables y positivos. No solo ideas y buenas intenciones al Gobierno y los Diputados. 

El país necesita urgentemente acciones concretas y reformas.