Ley del fortalecimiento de las finanzas públicas – IVA y renta, consideraciones de aplicación práctica y consecuencias

Lic. Elí Garro Valerio /

 La aplicación del impuesto de valor agregado y las modificaciones al impuesto de renta, la podemos ver y sentir en forma práctica de la siguiente manera. Desde la perspectiva de ingresos, muchos asalariados y pensionados quedan expuestos a recibir menos ingresos, producto de pagar mayor impuesto de renta y recibir menos ingresos por rendimientos de los certificados de inversión. Por ejemplo, un pensionado que recibe una pensión del 55% de su salario y un ingreso adicional por colocar sus prestaciones en certificados de inversión; debe pagar más renta por su pensión y recibir menos interés por su certificado al pasar el impuesto de renta del 8 al 15%.

Desde la perspectiva de los gastos, si va al médico, o requiere servicios profesionales de abogados, profesores, ingenieros, contadores, periodistas, arquitectos, veterinarios, entre otros, deberá cancelar un monto mayor. Si alquila casa, usa guardería y servicios de mantenimiento personal (recorte de cabello, uñas, pedicure, etc.), gimnasio, diversión y otros, también deberá pagar más. Si requiere otros servicios de pintura o reparación en su casa, pólizas, también deberá cancelar un monto mayor.

Si consume más de una cantidad de litros de agua y de kWh en electricidad por mes, debe pagar el impuesto sobre el total de los consumos. Si vende bienes muebles e inmuebles deberá pagar impuesto sobre la ganancia. Otro ejemplo, una familia que paga alquiler y guardería, verán incrementados estos dos rubros, además de los precios de otros bienes y servicios.

Este efecto de los impuestos, tiene también un impacto en los precios de los insumos, ya que toda empresa que contrate especialmente servicios y bienes, paga más, se incrementa su estructura de costos y disminuye su margen de ganancia. Ante esta situación se verán en la necesidad de incrementar los precios en los productos que ofrece, bajan sus ventas y sus ingresos, compra menos insumos; y corre el riesgo de salir del mercado.  Producto de este efecto, inclusive los precios de bienes y servicios de la canasta básica se verán incrementados a partir del segundo semestre del 2019, aunque también se aplicará un impuesto a partir de julio del año entrante.

Esta cadena tendrá un efecto espiral que permea y afecta toda la economía con un impacto social muy importante en todos los hogares, aunque en algunos hogares más que otros, esto se conoce como una contracción de la economía. Ya hay signos de contracción en las ventas de electrodomésticos, autos y materiales. Como hacer frente a sus gastos de alimentación, estudio, vivienda, vestido y diversión, cuando disminuyen sus ingresos y se incrementan sus gastos, qué hacer cuando los hogares tienen menor capacidad para suplir sus requerimientos en el mercado. La reacción será consumir menos, buscar opciones más baratas, cambiar sus hábitos de consumo o una combinación de las anteriores.

Al vender menos las empresas, habrá una tendencia a disminuir sus costos, en rubros como materia prima, gastos indirectos y reducción de personal. También habrá empresas especialmente pequeñas y medianas que saldrán del mercado. Esto se suma a una situación que podemos ver en algunas provincias, donde a la fecha hay muchas locales que se alquilan indicativo de cierre de negocios, esta es una señal que tenderá a incrementarse con el impacto de la Ley de Fortalecimiento, aunque no se descarta que alguna empresa extranjera emigre hacia otro país.

Al haber desocupados en la familia, habrá menos ingresos en los hogares con menor capacidad de adquisición de bienes y servicios, y sigue la espiral, el efecto cascada. Esta situación afecta a los suplidores de insumos y vuelve a afectar los ingresos familiares. De la misma manera se verá un incremento de indicadores negativos como el desempleo, la pobreza, la indigencia, las manifestaciones públicas, la violencia y la delincuencia, entre otros. Este efecto en espiral, afectará en forma indirecta los precios de otros productos no incluidos en la Ley citada.

Estos impuestos, más la presión de las deudas por préstamos y tarjetas de crédito, tendrán un efecto directo desde la perspectiva de la salud, ya que habrá más frustración, depresión, angustia, temor, violencia familiar y ansiedad, que a su vez impacta la salud mental y física de la población. Habrá más necesidad de los servicios médicos, pero menor acceso a la medicina privada, con lo cual se incrementa la demanda de los servicios de la CCSS, Institución que ya tiene muchos problemas para atender los requerimientos de salud del país.  

El efecto total de la Ley de Fortalecimiento impacta todos los sectores productivos y sociales, hasta que se produzca un reacomodo producto de las fuerzas del mercado, con un costo muy importante y posiblemente doloroso para las familias y la sociedad como un todo.

En todo confiemos y oremos al Señor; mi oración al Altísimo Creador y dueño de todo lo que existe, para que nos bendiga con Su sabiduría a los que están en eminencia y a todos los ciudadanos, para que seamos buenos mayordomos de Sus recursos, ya que todas las cosas fueron creadas por Él y para Él, Colosenses 1:16-17. Clamemos al Señor misericordioso y todopoderoso, para recibir sus promesas de revelación y esperanza. Oremos, oremos y sigamos orando, la oración hace descender la justicia del Señor; porque: “¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia”, ver Lucas 18:7-8. Señor que se haga tu voluntad que es agradable y perfecta. Amén.