Leña para el fuego (Entrega 5)

Apóstol: Rony Chaves /

DAVID: EL GOBERNANTE QUE MARCÓ PARA BIEN A SUS GENERACIONES 

 Texto Bíblico del estudio:  1 Crónicas 17: 1 – 15

 Pacto de Dios con David

  “Aconteció que morando David en su casa, dijo David al profeta Natán: He aquí yo habito en casa de cedro, y el arca del pacto de Jehová debajo de cortinas.   Y Natán dijo a David: Haz todo lo que está en tu corazón, porque Dios está contigo.   En aquella misma noche vino palabra de Dios a Natán, diciendo:   Ve y di a David mi siervo: Así ha dicho Jehová: Tú no me edificarás casa en que habite. Porque no he habitado en casa alguna desde el día que saqué a los hijos de Israel hasta hoy; antes estuve de tienda en tienda, y de tabernáculo en tabernáculo.  

Por dondequiera que anduve con todo Israel, ¿hablé una palabra a alguno de los jueces de Israel, a los cuales mandé que apacentasen a mi pueblo, para decirles: ¿Por qué no me edificáis una casa de cedro?   Por tanto, ahora dirás a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo Israel; y he estado contigo en todo cuanto has andado, y he cortado a todos tus enemigos de delante de ti, y te haré gran nombre, como el nombre de los grandes en la tierra.   Asimismo he dispuesto lugar para mi pueblo Israel, y lo he plantado para que habite en él y no sea más removido; ni los hijos de iniquidad lo consumirán más, como antes,  y desde el tiempo que puse los jueces sobre mi pueblo Israel; mas humillaré a todos tus enemigos. Te hago saber, además, que Jehová te edificará casa. 

Y cuando tus días sean cumplidos para irte con tus padres, levantaré descendencia después de ti, entre tus hijos, y afirmaré su reino.   El me edificará casa, y yo confirmaré su trono eternamente.   Yo le seré por padre, y él me será por hijo; y no quitaré de él mi misericordia, como la quité de aquel que fue antes de ti; sino que lo confirmaré en mi casa y en mi reino eternamente, y su trono será firme para siempre.   Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David “.

 I – MOTIVACIÓN: La virtud más grande de David como gobernante y rey fue no separar se fe de lo político; él fue más que un rey o un profeta, un extraordinario adorador.

Su meta al llegar al trono de Israel fue levantarle una ” casa ” a Jehová Dios. Por esta causa, Dios mismo determinó marcar a sus generaciones para su servicio.

David y su pasión adoradora por el Eterno, le abrió un camino en la Historia a su nación y a su descendencia. ¡Amén!

II – DAVID TOCÓ EL CORAZÓN DE DIOS AL LEVANTAR SU TABERNÁCULO EN SIÓN

 ⁃ David tenía muy claro cómo Rey de Israel que su bendición y garantía de victoria estaba en levantarle a Jehová un lugar donde cada día el Pueblo le pudiera adorar.

⁃ A esta estructura de Alabanza y Adoración apasionada por Dios, se le llamó desde aquellos días en l Escrituras: ” El Tabernáculo de David “.

⁃ David incitó y motivó constantemente al pueblo a expresarle a Dios su amor en fervorosa adoración profética y Dios amó esta iniciativa de David.

 III – ¿POR QUÉ AMÓ DIOS EL TABERNÁCULO DE DAVID ?

  1. Porque allí Su pueblo le amaba libre y voluntariamente.
  2. Porque allí tenía experiencias de amor con David.
  3. Porque allí descansaba David en Su Presencia. 4. Porque allí se le manifestaba la misma adoración de los Cielos, veinticuatro horas al día. Fue continua.
  4. Porque David estableció en la tierra el modelo de adoración de los cielos.
  5. Porque allí tuvo adoración nacional corporativa.
  6. Porque allí los nobles le honraban como Rey de Reyes.
  7. Porque allí le daban adoración espontánea. 9. Porque allí el pueblo le cantaba una nueva canción por la revelación de Dios en ellos.
  8. Porque allí se profetizaba de Su amor al hombre.
  9. Porque la adoración continua le permitía establecer Su Trono en aquel lugar. Dios literalmente se entronó en Israel para gobernar a Su pueblo.
  10. Porque tenía de su pueblo verdadero amor, no religión. Amén.

 ⁃ Por eso es que de las cuatro estructuras levantadas para revelar el Plan de Dios: el Arca de Noé, el Tabernáculo de Moisés; el Tabernáculo de David y el Templo de Salomón, el Señor escogió volver a reedificar el Tabernáculo de David. Aleluya. 

 Restauración futura de Israel   ” En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto “. Amós 9:11-12

 IV – UN REY ADORADOR DEJÓ LINAJE PARA BIEN DE SU NACIÓN: 

 ⁃ El Linaje de David “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.” Apocalipsis 22: 16

 ⁃ Dios hizo una promesa a David por brindarse de corazón a adorar a su Dios.

 ” Te hago saber, además, que Jehová te edificará casa. Y cuando tus días sean cumplidos para irte con tus padres, levantaré descendencia después de ti, a uno de entre tus hijos, y afirmaré tu reino. El me edificará casa, y yo confirmaré tu trono eternamente “. 1 Crónicas 17: 10b,11,12

 En esta promesa, el Señor alude a Salomón y a Cristo. Salomón sería el hijo que edificaría La Casa de Dios y Jesús, el Mesías, en quien el trono de David se afirmaría para siempre.

Jesús es el descendiente de David que garantiza la eternidad del Reino. Amén.

 Cuando Mateo el evangelista escribe su versión del Evangelio, nos presenta esencialmente la visión de Jesús el Rey de Reyes y el cumplimiento de la promesa y profecía dada a su padre ancestral David.

Por eso inicia su libro presentando la genealogía de Jesús como descendiente de David y de la tribu de Judá. “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

 “Abraham engendró a…. Judá engendró a….Obed  y Obed a Isaí. Isaí engendró al rey David, y David enge a Salomón…..y Jacob engendró  a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo”. Mateo 1: 1,3ª ,5b,6ª,16

 Jesús, afirma el libro del Apocalipsis es la raíz de David, El es el linaje del Dulce Cantor de Israel.

La raíz es la que trae la fuerza al árbol, la vida y el fruto. Jesús es la raíz de David; Él es el causante de la vida profética y de adoración del salmista. Es Jesús quien produjo en David la pasión y la fuerza de su alabanza al Dios Vivo.

Todo el fruto que tuvo David, lo produjo por Jesús; todo su fruto profético vino de Él.

Jesús genealógicamente para cumplir la Escritura vino de Abraham, de Judá y de David; pero siendo Él, el Verbo hecho carne y siendo Eterno, es el verdadero linaje de David. Él fue quien determinó en David su fe y su posición para adorar al Padre Dios, Jehová de los ejércitos.

 La misma raíz, Cristo, produce en nosotros el mismo fruto que produjo en David, adoración celestial.

Somos parte de Su linaje, descendientes de Él y vamos a producir el mismo fruto de adoración de alto nivel.

Le daremos al Señor fruto de labios, música con diseño del cielo, no música cultural sino del Reino de los Cielos. Amén.

“Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” 1 Pedro 2:9

V – UN GOBERNANTE ADORADOR DEJA UNA HUELLA EN LA HISTORIA DE SU NACIÓN Y EN SUS GENERACIONES FUTURAS.

VI – MORALEJA PARA TODOS:

 SI DESEAMOS TENER PAISES BENDECIDOS POR DIOS, DEBEMOS LLEVAR AL PODER A LOS GOBERNANTES QUE ADOREN Y HONREN AL ETERNO Y AMÉN SU PALABRA SANTA. 

 ” Guardaré tu ley siempre, Para siempre y eternamente. Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos. Hablaré de tus testimonios delante de los reyes, Y no me avergonzaré; Y me regocijaré en tus mandamientos, Los cuales he amado.

Alzaré asimismo mis manos a tus mandamientos que amé, Y meditaré en tus estatutos “ . Salmo 119:45-48