Israel toma sus primeras medidas frente a la variante B.1.1529 de coronavirus

EnlaceJudío /

Enlace Judío – Israel anunció este jueves que agregó a Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Mozambique, Esuatini, Botsuana y Zimbabue a su lista de países “rojos”, después del descubrimiento de una nueva variante de COVID-19, lo que esencialmente prohíbe a los israelíes viajar hacia y desde estos países, informó el periódico Haaretz.

Después de consultar con los funcionarios del Ministerio de Salud, el primer ministro Naftali Bennett ordenó un examen de la suspensión inmediata de todos los vuelos desde y hacia Sudáfrica y los países vecinos.

Funcionarios israelíes dijeron que otros países de la región también podrían agregarse a la lista de países “rojos”.

La variante, llamada B.1.1.529, tiene una “constelación muy inusual” de mutaciones, que son preocupantes porque podrían ayudarle a evadir la respuesta inmune del cuerpo y hacerlo más transmisible, dijeron científicos sudafricanos a reporteros en una conferencia de prensa, que agregaron que estaban trabajando para entender sus implicaciones.

Los primeros signos de los laboratorios de diagnóstico sugieren que la variante ha aumentado rápidamente en la provincia más poblada de Gauteng y puede que ya esté presente en las otras ocho provincias del país, dijeron.

En una actualización diaria periódica sobre los casos confirmados en todo el país, el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD) informó posteriormente de 2,465 nuevas infecciones por COVID-19, un poco menos del doble de las infecciones del día anterior. El NICD no atribuyó el último resurgimiento a la nueva variante, aunque algunos científicos locales importantes sospechan que es la causa.

Sudáfrica ha confirmado alrededor de 100 especímenes como B.1.1.529, pero la variante también se ha encontrado en Botsuana y Hong Kong, y el caso de Hong Kong es un viajero de Sudáfrica. Hasta el 90% de los casos nuevos en Gauteng podrían ser B.1.1.529, creen los científicos.

“Aunque los datos son limitados, nuestros expertos están trabajando horas extras con todos los sistemas de vigilancia establecidos para comprender la nueva variante y cuáles podrían ser las posibles implicaciones”, dijo el NICD en un comunicado.

Sudáfrica ha solicitado una reunión urgente de un grupo de trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la evolución del virus para discutir la nueva variante.

El ministro de Salud, Joe Phaahla, dijo que era demasiado pronto para decir si el gobierno impondría restricciones más estrictas en respuesta a la variante.

Sudáfrica fue el primer país en detectar la variante Beta el año pasado.

Beta es uno de los cuatro únicos etiquetados como “preocupantes” por la OMS porque hay evidencia de que es más contagioso y las vacunas funcionan menos en su contra.

El país detectó otra variante, C.1.2, a principios de este año, pero que no ha desplazado a la variante Delta más común y todavía representa solo un pequeño porcentaje de genomas secuenciados en los últimos meses.