Trump considera prohibir entrada de inmigrantes centroamericanos a EE. UU.

Fuente:  Anita Kumar / Brenda Medina /El Nuevo Herald /

A pocos días de las elecciones intermedias, el gobierno de Trump está diseñando un plan para impedir que inmigrantes de países de Centroamérica soliciten asilo en Estados Unidos.

La medida, en la que el gobierno ha estado trabajando durante dos semanas, se prepara mientras el presidente Donald Trump ha pasado días hablando sobre lo que considera una amenaza de varios miles de migrantes que se dirigen a pie desde Centroamérica, a través de México, hasta la frontera de Estados Unidos.

La acción se ha discutido durante meses, pero se hizo más inminente en las últimas semanas, dijo un ex funcionario del Departamento de Seguridad Nacional familiarizado con la situación. “Es otra herramienta en la caja de herramientas”, dijo.

Dos fuentes dijeron que la acción abarcaría dos órdenes ejecutivas: una similar a la llamada prohibición de viaje de Trump hacia los migrantes de países de mayoría musulmana, y otra que niega el asilo a los inmigrantes de Centroamérica que llegan a la frontera. Los expertos dijeron que las órdenes serían impugnadas de inmediato en los tribunales.

En días recientes Trump, quien ganó la Casa Blanca con promesas de campaña de combatir la inmigración, culpó a los demócratas por los problemas de inmigración en Estados Unidos y por la caravana que se dirige a la frontera con México.

El viernes por la mañana, luego de que se conociera la noticia de sus posibles órdenes ejecutivas, Trump tuiteó que los demócratas estaban bloqueando sus intentos de aprobar “leyes fuertes pero justas”.

Dos ex asesores de Trump que permanecen cercanos a la Casa Blanca dijeron que el presidente sabe que el tema ha motivado a los votantes republicanos, en momentos en que el partido intenta mantener su mayoría en el Congreso en las elecciones de mitad de período, que se llevarán a cabo en menos de dos semanas.

“Los ataques a la caravana están teniendo un buen efecto con sus votantes”, dijo un ex asesor de Trump que permanece cercano al gobierno.

El jueves temprano, el Secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que se enviarían 800 soldados estadounidenses a la frontera sur para ayudar a los oficiales de inmigración con asuntos de logística.

Los republicanos que luchan por retener la mayoría del Congreso, en unas elecciones en que el partido de gobierno tradicionalmente pierde terreno, han visto como sus contrapartes demócratas han recaudado más fondos de campaña. Los demócratas necesitan ganar 23 escaños en la Cámara de Representantes y dos en el Senado para obtener el control de ambas cámaras.

Estados Unidos normalmente considera las solicitudes de asilo de forma individual y determinan si el solicitante tiene un temor razonable de enfrentar peligro si regresa a su país de origen.

Guatemaltecos, hondureños y salvadoreños huyen de la violencia de las pandillas y la pobreza. Algunas mujeres también están huyendo de la violencia doméstica.

Grupos pro inmigración pronto apodaron la posible acción ejecutiva de Trump “The Latino Ban” (La prohibición de entrada a EEUU a latinos).

“La prohibición propuesta es otro intento vergonzoso por parte de esta administración de bloquear la entrada a Estados Unidos a los hombres, mujeres y niños vulnerables que vienen a este país en busca de seguridad”, dijo Mike Breen, presidente y director ejecutivo de Human Rights First. “El gobierno de Trump claramente cree que está por encima de la ley, pero esta prohibición Latina no sobrevivirá en los tribunales “.

Desde que ha estado en el cargo, Trump ha presentado un sinnúmero de propuestas para reducir la inmigración legal e ilegal a Estados Unidos.

Trump ya había hecho de la inmigración una parte importante de sus campañas para las elecciones intermedias y llamó a los votantes a elegir a los republicanos para el Congreso, quienes le darán dinero para construir un muro fronterizo.

Ademas, Trump ha amenazado con recortar la ayuda que EEUU da a los países de América Central, ya que miles de inmigrantes han abandonado la región y se han desplazado hacia el norte como parte de la muy publicitada caravana de migrantes. El último grupo de aproximadamente 4,000 personas está en camino hacia el norte de Honduras, con personas que se unen en el trayecto. México ha enviado a la policía federal a su frontera sur para interceptarlos, pero muchos han logrado seguir.

Trump ha emitido nuevas directivas para intensificar las deportaciones de personas que están en el país de manera ilegal, presionó al Congreso para que aprobara proyectos de ley que no habían logrado ganar impulso, emitió órdenes ejecutivas que restringían las visas de ciertos países, introdujo una política para separar los padres de sus hijos en la frontera, que fue implementada de una manera desordenada y finalmente se revirtió, y prometieron construir un “enorme” muro fronterizo para el que aún no ha obtenido fondos del Congreso.

Franco Ordoñez en Washington y Jacqueline Charles del Miami Herald contribuyeron a este informe.